Investigación

La muerte de María Andrea Cabrera fue un homicidio: abogado Granados

Aseguró el apoderado de la familia que las pruebas determinaron que le echaron la droga en el trago.

María Andrea Cabrera

María Andrea Cabrera tenía 25 años.

Foto:

Facebook de María Andrea Cabrera

09 de febrero 2018 , 02:54 p.m.

Pocas horas después de conocerse el informe oficial del Instituto de Medicina Legal con los resultados de la necropsia que el organismo le practicó al cadáver de la periodista María Andrea Cabrera Martínez, su familia –a través de su abogado de confianza– dio a conocer su postura ante las conclusiones científicas.

“Se encontró metanfetamina, sustancia alucinógena, –que concretamente se trata del llamado éxtasis– y esta sustancia, según dice Medicina Legal, estaba alojada en el estómago, en la región gástrica, y que es compatible con la hipótesis de que fue puesta en su bebida por parte de sus acompañantes”, explicó el abogado Jaime Granados Peña.

Agregó el defensor de la familia que existe el testimonio, que se convierte en una evidencia de que se trató de un hecho intencional.  “De que terceros colocaron el éxtasis en su bebida y que esa sustancia mezclada con el alcohol, no consumidas voluntariamente, generaron la intoxicación que produjo su deceso”, preciso Granados Peña.

El abogado señaló que el padre de la víctima, el general retirado del Ejército Fabricio Cabrera, y su hijo Andrés, le encomendaron adelantar la defensa en este proceso.

“Puesto que para él (general Cabrera) y de nosotros, de acuerdo con lo que hemos podido estudiar en las últimas 48 horas y especialmente luego del informe de Medicina Legal, no abrigamos duda de que se trató de una muerte homicida, es decir de un delito, ya fuese de un homicidio doloso, por dolo eventual o preterintencional; lo que finalmente las pruebas determinen en las investigaciones que se deban adelantar”, manifestó Granados.

La prueba de toxicología no registró ninguna rastra de haber consumido sustancia alucinógena, no solo esa noche, sino en semanas anteriores

El abogado de la familia Cabrera explicó que los resultados fueron publicados por Medicina Legal luego de que el organismo consultara a la familia, y que el estudio científico arrojó que la joven periodista no era consumidora de ningún tipo de sustancia.

“No solamente porque su padre y su familia la conocían y sabían que no consumía drogas, además, científicamente se estableció dentro de la trazabilidad que se hace de la prueba de toxicología que no registró ninguna rastra de haber consumido sustancia alucinógena, no solo esa noche, sino en semanas anteriores", añadió. 

Reiteró Granados lo dicho por el director de Medicina Legal que Cabrera había consumido poco alcohol.

“Hay un consumo moderado de alcohol, el grado de alcoholemia que aparece es 0.86 indicativo, por tanto, de un consumo absolutamente normal social de una persona joven en un establecimiento público abierto donde se expenden bebidas alcohólicas. Luego, no existe ninguna conducta en ese consumo de grado de alcohol que pudiese generar la muerte de un ser humano”, puntualizó Granados Peña.

Una noche trágica

María Andrea, quien era periodista de la Universidad de la Sabana, murió el pasado domingo 4 de febrero después de asistir con un grupo de amigos a un bar ubicado en la calle 84 con carrera 13 de la localidad de Chapinero.

Desde el primer momento de conocerse los lamentables hechos, la Policía en Bogotá descartó que la muerte de la hija del general Cabrera tuviese alguna relación con un hurto. Esta hipótesis se fundamentó en las primeras indagaciones y en el testimonio de las personas que acompañaban a la periodista Cabrera Martínez.

Fueron estas personas quienes contaron que el grupo estuvo en principio en un restaurante de la calle 81 con carrera 13 y que la periodista estaba en compañía de tres amigas: María Carolina Daza, Johanna Cano y Lina María León y de cuatro hombres: Jaime Esparza, Luis Miguel Flórez y de otro amigo de apellido Ladino.

De este lugar decidieron irse, dijeron los testigos, hacia un amanecedero de la zona, un sitio en donde uno de los muchachos era conocido.

Hacia las 3:30 de la mañana Cabrera se desvaneció en pleno bar. Los jóvenes decidieron salir del sitio con dirección al apartamento de una de sus acompañantes en el sector de Usaquén. Durante el camino, María Andrea tuvo una hemorragia nasal que nunca pudieron detener.

Al llegar al sitio, la joven se desmayó de nuevo y fue entonces cuando María Carolina Daza, la dueña del apartamento, llamó a un amigo, que fue quien finalmente llevó a María Andrea hasta la Fundación Santa Fe de Bogotá. La joven, de 25 años, llegó sin signos vitales sobre las seis de la mañana del domingo.

Una de las claves en la resolución de este caso es el testimonio que pueda rendir el joven Ladino, quien estuvo con ella minutos antes de que se afectara la salud María Andrea.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA