Delitos
NO ES HORA DE CALLAR
No es hora de callar

Víctimas de violencia sexual ratificaron su lucha contra el silencio

En Tumaco, conmemoraron el día en homenaje a ellas pidiendo a la justicia creer en sus testimonios.

Acuerdo entre Huawei y campaña No Es Hora de Callar

Las mujeres, encabezadas por Jineth Bedoya, caminaron hasta la playa para lanzar rosas moradas al océano Pacífico y así despedirse simbólicamente de su dolor.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

26 de mayo 2017 , 04:18 p.m.

Un centenar de rosas moradas lanzadas al océano Pacífico fue el símbolo del dolor que han cargado las sobrevivientes de violencia sexual y al cual renunciaron para llamar de nuevo a la esperanza. Aunque las marcas y las cicatrices de lo que sufrieron siguen en sus cuerpos, tienen una razón para luchar: sus sueños.

Este jueves, cerca de 150 mujeres, provenientes de Tumaco, Cali, Buenaventura, Pasto, Montes de María, Cauca, Norte de Santander, Meta, Bogotá y otras zonas del país, se reunieron para celebrar la vida en el marco del ‘Día nacional por la dignidad de las víctimas de violencia sexual’.

En medio de cantos del Pacífico caminaron durante 30 minutos por algunas de las calles principales de Tumaco hasta llegar, hacia el mediodía, a la piedra conocida como El Morro, donde lanzaron una rosa que representaba todo aquello que querían dejar atrás.

“Esta rosa es parte de nuestro dolor; le vamos a entregar al mar Pacífico eso que hemos cargado con tanto dolor durante años. No más dolor, mujeres de Colombia y mujeres sobrevivientes de violencia sexual, celebremos que hoy estamos vivas” fueron las palabras de la periodista Jineth Bedoya Lima, quien lidera la campaña No Es Hora de Callar.

Dejaremos el dolor atrás. Ya no somos víctimas, somos sobrevivientes y guerreras. Se valen las lágrimas, porque son lágrimas de seguir viviendo, y porque seguiremos adelante”, agregó.

Nubia Becerra Valencia, de 57 años, quien fue violada por su expareja, dijo que lo más gratificante de participar en el evento fue poder abrir su corazón con otras mujeres que han vivido lo mismo.

“Esto es algo muy hermoso, muy lindo; me sentí completamente identificada. Lancé una flor hermosa que se fue por el agua hasta el arco de El Morro; le pedí tanto que me regresara los dos corazones que más quería en la vida y que ya no están porque fueron asesinados por la guerrilla: mi hijo Jaír y mi nieto Camilo”, dijo.

Becerra muestra las marcas que tiene en el cuerpo como resultado del continuo maltrato de su exesposo; entre ellas, una fractura en el brazo, de cuando la lanzó desde un tercer piso y le dijo que si no era para él, no era para nadie.

La voz de Nubia se unió a la de sus compañeras, incluso menores de edad, para reclamar que no debe haber ni una mujer más maltratada. “¡Cuántas mujeres han muerto, a cuántas no han escuchado! Hoy pedimos paz, ni una más”, “estamos celebrando la vida”, “por nuestra dignidad renacemos”, se escuchó entre los cantos.

Otra de las sobrevivientes, que también participó en el acto simbólico y en el Proyecto Tumaco, fue Yury Caicedo, de 27 años, quien sufrió el abuso sexual de integrantes de la banda criminal ‘los Rastrojos’, a los 15 años. “Nos han explicado cómo podemos acudir para exigir nuestros derechos y que los crímenes no queden en la sombra. Es una historia muy triste, pero decidí no quedarme callada y salir adelante”, cuenta.

Dejaremos el dolor atrás. Ya no somos víctimas, somos sobrevivientes y guerreras

Apoyo creciente

Antes de ese acto simbólico frente al mar, las mujeres recibieron varios mensajes de apoyo. La representante de ONU Mujeres, Belén Sanz, les dijo que era el momento de no guardar silencio. “La violencia sexual es un crimen que queremos erradicar; los conflictos tienen rostros y generan impactos que afectan la vida de la sociedad y de la comunidad. Sabemos que la violencia sexual no solo ha ocurrido en el conflicto colombiano, sino en otros países donde está presente la guerra”, indicó.

Sanz dijo que este 25 de mayo no era un día solo para conmemorar la vida y la lucha de sobrevivientes de violencia sexual, sino para erradicarla, y destacó el acuerdo de paz con las Farc. “El acuerdo de paz es un momento para generar un cambio; sabemos que la construcción de la paz no es un punto fácil, pero sabemos que desde el camino de la paz es posible”, dijo.

El 25 de mayo fue decretado en el 2014 por el presidente Juan Manuel Santos como el día para recordar a las víctimas de violencia sexual, como reconocimiento a la labor que realiza la periodista de EL TIEMPO Jineth Bedoya, quien el 25 de mayo del 2000 fue secuestrada, torturada y violada por paramilitares.

Bedoya pidió como parte de su reparación que el día de su tragedia se convirtiera en una fecha simbólica para recordar a miles de mujeres violentadas sexualmente.

La periodista búlgara y corresponsal de guerra Mariana Katzarova, quien se sumó al evento, afirmó que en cada uno de los países marcados por el conflicto ha encontrado mujeres que han levantado la voz para decir ‘no más violencia’.

“Ustedes son un ejército de mariposas que van esparciendo amor y justicia por el resto del mundo. El símbolo de la mariposa es de cómo ustedes se transforman”, les dijo.

En el encuentro, Bedoya hizo un llamado a la justicia. “Cuando decimos que tenemos que romper ese silencio, significa que los operadores de la justicia también entiendan que la palabra de una mujer en un juicio debe ser suficiente”.

El acto en Tumaco se cerró con un concierto en la playa a cargo del artista colombiano Santiago Cruz, quien estuvo en compañía de las cantadoras del Pacífico
Sur y el grupo de salsa choque Quendambux.

El evento fue impulsado por la campaña No Es Hora De Callar, con el apoyo de EL TIEMPO, ONU Mujeres, la Unidad de Víctimas, el Pnud, las embajadas de Estados Unidos y del Reino Unido, Huawei, la Policía Nacional y Discovery. También se unen la Fundación para la Libertad de Prensa, Natura, la emisora Vibra Bogotá, la Alcaldía de Tumaco, la Gobernación de Nariño, Limpal Colombia, la Universidad Central y la Mesa de Género de la Cooperación Internacional.

Acuerdo entre Huawei y campaña No Es Hora de Callar

La empresa de tecnología Huawei y la campaña No Es Hora de Callar cerraron su acuerdo de colaboración para brindar a las mujeres de Tumaco la posibilidad de conectarse con el mundo a través de un teléfono móvil.

Huawei también ofrecerá talleres de comunicación y fotografía que estarán a cargo del reconocido fotógrafo colombiano Mauricio Vélez, quien este miércoles compartió con las mujeres.

María Fernanda Chinchilla, directora de Mercadeo de Huawei Devices Colombia, dijo que buscan “poner un grano de arena en materia de inclusión social”.

ANGY ALVARADO RODRÍGUEZ
Enviada Especial EL TIEMPO
Twitter: @angyalvarador
vivrod@eltiempo.com 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA