Delitos

¿Qué es la Ley de Pequeñas Causas y por qué genera polémica?

Esta norma permitió que delitos como robarse unas galletas sean resultos con más rapidez.

Captura Esposas

Captura

Foto:

Archivo EL TIEMPO

13 de junio 2018 , 08:20 a.m.

El fin de semana pasado, se conoció la historia de una mujer que olvidó pagar un paquete de galletas en un súpermercado de Bogotá. La señora, de 75 años, afirmó que al percatarse de su olvido se devolvió para pagarlas, pero el vigilante la hizo llenar un formulario y llamó a la policía.

La señora fue llevada a una Unidad de Reacción Inmediata (URI), donde pasó todo un día. Ahora, deberá enfrentar un proceso penal.

Hace unos años, se hizo famoso el caso de un hombre que fue enviado a la cárcel por intentar robar una crema dental y por el robo de paquetes de chocolatinas en repetidas ocasiones. Pero ¿por qué no se existe la misma inmediatez para resolver todos los casos?

‘Mientras los medios de comunicación denuncian, frecuentemente, los casos de corruptos que logran dilatar la justicia por años, las cárceles del país albergan a muchas personas condenadas por ‘delitos menores’.

Esto se debe a que en el 2017 se aprobó la Ley de Procedimiento Especial Abreviado, o Ley de Pequeñas Causas, la cual contempla delitos que, en la escala judicial, no superan los 150 salarios minimos.

Esos son: hostigamiento, discriminación, hurto, estafa, lesiones personales menores, abuso de confianza, corrupción privada, administración desleal, abuso de condiciones de inferioridad, utilización indebida de información privilegiada en particulares, delitos informáticos, violación de derechos de autor y contra la propiedad industrial, falsedad en documento privado, ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y delitos que requieren querella de parte.

La Ley hizo que los procesos penales para estos delitos se redujeran de cinco audiencias a dos, resolviéndose en un máximo de seis meses.

También permitió la creación de la figura de ‘Acusador privado’, que significa que cualquier ciudadano puede presentar las pruebas de un delito ante un juzgado. Es decir, si alguien es cogido ‘en flagrancia’ podría ser acusado directamente ante la justicia sin tener que pasar antes por un fiscal.

Acciones como el homicidio, el secuestro, el acceso carnal violento o peculado son considerados delitos mayores y por lo tanto se requiere de procesos más largos y de la figura de un fiscal, para que se reunan pruebas y se haga una acusación formal.

El peculado, prevaricato, concusión, cohecho o concierto para delinquir son otros ejemplos de delitos considerados de mayor cuantía.

Antes de la promulgación de la Ley de Pequeñas Causas, el robo de un celular, de unas galletas o de unas chocolatinas tenía los mismos pasos procesales que un delito complejo y gracias a ella se redujeron, permitiendo celeridad.

El próximo 14 de julio la norma cumplirá un año. Se espera tener un balance de cómo operó y si en realidad logró su objetivo de agilizar los procesos y descongestionar la justicia.

ELTIEMPO.COM

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA