Delitos

Tres años sin justicia en el caso de la ‘mamá del vallenato’

Sus víctimas temen no volver a ver lo que perdieron. Investigadores siguen la pista de testaferros.

Beatriz Isabel Castro Pérez

Beatriz Isabel Castro Pérez está detenida desde septiembre del 2015.

Foto:

Cortesía Policía

28 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Más de mil familias de todo el país completan casi tres años esperando alguna noticia de la plata que le dieron a ‘Mama Beatri’, a cambio de una casa en remate.

Beatriz Isabel Castro Pérez, la mujer a la que saludaban en sus canciones artistas vallenatos de la talla de Diomedes Díaz, Jorge Iván el ‘Churo’ Díaz, Silvestre Dangond, Martín Elías, Peter Manjarrés, Beto Zabaleta y hasta Poncho Zuleta, está presa en la cárcel del Buen Pastor por estafa, y hoy se duele de que los famosos a los que ella en su momento les tendió la mano la hayan olvidado.

Como está detenida desde septiembre del 2015, su defensa pretendía que fuera beneficiaria de la cascada de excarcelaciones que empezarán el primero de julio con la entrada en vigor de la ley que permitirá que los que lleven más de dos años presos sin condena puedan esperar la sentencia en libertad.

El pasado 18 de mayo debía realizarse una audiencia en la que la Fiscalía iba a pedir la prórroga de la medida de aseguramiento, justificada por las supuestas dilaciones de la defensa.

Pero una vez más la mujer no asistió, con el pretexto de que no tenía abogado. Desde diciembre del 2015, denuncian las víctimas, el caso no se ha movido, y desde entonces la historia se repite: siempre aparece un inconveniente para realizar las audiencias.

El próximo 5 de junio se hará la audiencia preparatoria contra Beatriz Castro Pérez y Elba Velandia Coy, quien fungía como asesora jurídica de la sociedad Costa Azul. Según el expediente, con una empresa como fachada, Inversiones Costa Azul Castro Pérez S. A. S. dejó en la calle a centenares de familias en todo el país y se logró embolsar unos 145.000 millones de pesos. Solo en Bogotá, la Fiscalía relaciona en un primer expediente a 327 de las víctimas. En una segunda carpeta ya se recopiló el testimonio de 220 personas más. Todas cayeron en la misma celada.

La estrategia para atrapar a sus víctimas, casi todos pensionados, era mediante ofertas llamativas para vender casas y apartamentos de remates hipotecarios. Eso fue lo que le pasó a Beatriz Elena Gómez García, pensionada de la Policía: “Vendí el apartamento que tenía en Castilla (occidente de Bogotá) porque quería comprar algo mejor –dice la señora–. Vi un aviso de una inmobiliaria que decía ‘invierta seguro’. Enviaron a mi correo la información de las casas en remate. Un día antes del cierre les entregué 65 millones de pesos: ahora estoy sin casa y viviendo en arriendo”.

Otra de las estafadas, María del Carmen Rincón, vive en una pieza porque también le entregó todos sus ahorros, hasta vendió la casa en que vivía, a Costa Azul. “Yo escogí una de las casas que ellos ofrecían en el barrio Villa Luz. Les consigné 130 millones de pesos. Me quedé sin techo. A mi edad (60 años), quién me da empleo. Estoy en una situación difícil y la mayoría de las veces no tengo dinero para ir al juzgado”, dijo.

Cercanos a Castro Pérez afirman que ella practicaba ritos de santería en su oficina, ubicada en un tercer piso de la avenida Jiménez con carrera 10.ª, centro de Bogotá. Esperanza Mendoza Contreras, abogada de las víctimas, dice que “las personas iban a la oficina de ‘Mama Beatri’ y le llevaban fajos de billetes, hasta más de 100 millones de pesos, y se los entregaban como si fueran dulces”.

En la acusación, la Fiscalía asegura que las víctimas firmaban un contrato de gestión de compra de derechos y “entregaban entre 30 y 400 millones de pesos”. Buena parte de esa plata se habría ido a pagar la vida de lujos que se dio en el medio vallenato.

Muchos sostienen que ella agradecía algunos de los saludos con cuantiosos regalos y financiaba promociones y lanzamientos de muchos artistas. No faltaban los detalles para programadores en las emisoras, que convertían la canción del saludo en la más sonada. Regaló hasta camionetas de alta gama, dicen. Los hechos, según el amplio proceso, ocurrieron entre los años 2009 y 2015, y por ellos fueron capturadas Castro Pérez y tres de sus empleadas. A Beatriz Castro se la acusa de estafa agravada, en la modalidad de delito en masa, y de concierto para delinquir.

¿Dónde está el dinero?

Los cientos de víctimas esperan que la Fiscalía ubique el dinero para que se les devuelva. “Pero cada día perdemos la esperanza de que así sea”, expresó Gómez García. No obstante, el trabajo de los investigadores ha estado orientado a localizar los testaferros, que tienen a su nombre fincas y apartamentos.

“Sabemos que estas personas le dieron la espalda a Beatriz Castro y que ahora se han negado a devolver los bienes. Los tenemos identificados. Estamos recopilando las pruebas”, dijo un investigador.

‘Mama Beatri’ fue capturada en Barranquilla el 20 de julio del 2015, después de regresar de Panamá. Sus viajes fuera del país son la pista que está siguiendo la Fiscalía para rastrear y ubicar buena parte del dinero, que se cree se encuentra depositado en paraísos fiscales. “Están dilatando a propósito el proceso, y las más afectadas vamos a ser nosotras”, dijo Consuelo Caicedo, otra víctima. Al hacer la solicitud de la medida de aseguramiento, la Fiscalía afirmó que Castro es un peligro para la sociedad.

LEO MEDINA JIMÉNEZ
Redacción Justicia

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA