Delitos

Golpe a los ‘duros’ de la marihuana en media Colombia

Luego de meses de seguimiento e interceptaciones, la Fiscalía logró la captura de 31 personas.

Incautaciones

La incautación de marihuana también aumentó. Fueron incautados 8.160 gramos en 2016.

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

07 de febrero 2018 , 11:32 p.m.

Semillas de marihuana, mejoradas genéticamente en laboratorios en España y Holanda, que por cuenta de un proceso hidropónico daban un rendimiento de un 30 por ciento superior a la droga que se consigue en el país, fueron descubiertas en una investigación de la Fiscalía.

Luego de meses de seguimiento e interceptaciones, el ente acusador logró la captura de 31 personas. Entre ellas están ellos varios integrantes del llamado clan de ‘los Garro’, señalados líderes de la más grande red de producción y comercialización de marihuana del país.

Según la investigación, al estilo de los capos del pasado, la organización tenía el control de toda la cadena productiva, desde la compra de la semilla, la siembra en invernaderos (que desplazaron los cultivos de flores en municipios como Toribío, Caloto, Santander de Quilichao y Corinto, en Cauca), el transporte en vehículos con caletas y la venta a domicilio en las ciudades.

“Estamos hablando de una nueva forma de explotación a los habitantes de esta región, en la que empresarios de origen antioqueño se apropiaron de los cultivos y pagan precios ínfimos por los jornales, pero condicionan a las comunidades indígenas a entregar toda la producción a la organización” delictiva, dijo el fiscal Néstor Humberto Martínez.

Investigadores señalaron que la banda manejaba los mercados de Bogotá, Medellín, Cali y el Eje Cafetero, estableciendo puntos de distribución que les llegaban a dejar 40 millones de pesos semanales de ganancias.

La libra de la droga de ‘los Garro’, que costaba 600.000 pesos en el Cauca, terminaba con precios de hasta tres millones de pesos entregada a domicilio en cualquier ciudad del país.

El centro de sus operaciones era Medellín, donde ubicaron los centros de acopio y distribución de la marihuana. Para evitar a las autoridades, la droga no se escondía en sectores populares sino en casas lujosas, en zonas de estrato alto, como El Poblado y Laureles.

La investigación de los expertos de la Fiscalía se basó en una serie de escuchas telefónicas que permitieron triangular las actividades ilegales, desde la venta de la droga hasta el punto de envío de la misma.

La Fiscalía señala que los hermanos Garro –conocidos con los alias de el Mono, Eliza y Jeringa– manejaban los cultivos.

Entre tanto, los hermanos Álvarez se encargaban de la distribución a gran escala –toneladas– y hasta de los domicilios.

Además, la red también vendía drogas sintéticas como LSD, pastillas de éxtasis y poper.

En Medellín, el LSD era distribuido en goteros, en papel o comestibles, específicamente dulces. En operativos de los últimos seis meses se decomisaron 10 toneladas de marihuana en Medellín y el municipio de Bello (Antioquia).

Adicionalmente se realizó una primera fase de la operación en la que fueron capturadas 19 personas dedicadas a la venta de la droga en la capital antioqueña.

JUSTICIA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA