Delitos
ANÁLISIS UNISABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Una condena de 51 años es suficiente

Más de 18.900 días preso es una lección de cinco generaciones para aprender a respetar la vida.

Rafael Uribe Noguera

Rafael Uribe Noguera, el confeso asesino de Yuliana Samboní.

Foto:

Archivo particular

31 de marzo 2017 , 03:03 p.m.

Ya es una realidad el polémico fallo que la juez dictaminó por el caso de secuestro, violencia sexual y asesinato que cometió Rafael Uribe Noguera contra Yuliana Samboni, una niña de apenas 7 años que fue víctima del peor feminicidio que hasta ahora se ha conocido en este país, ocurrido el pasado 4 de diciembre de 2016 en Bogotá.

Se ha dictaminado una pena de prisión de 51 años y 10 meses a Uribe Noguera, quien estará custodiado casi el resto de su vida –su condena terminaría a los 90 años–, lo que lo expondrá a enfrentar la culpa y, si se podría decir, arrepentimiento durante más de 18.900 días que permanecerá en la cárcel.

Su condena –y aclaro no soy quien para juzgar si fue justa o injusta– le exigirá también hacerle frente cada día de su existencia a este desastre y, en la privación de su libertad, tal vez entrará en reflexión como al parecer da muestra en su reciente carta dirigida a la familia Samboni.

Una de las grandes preguntas acerca de la privación de libertad versus la pena de muerte –que no existe en Colombia–, es la función que cumple esta decisión en la manera en que se administra justicia y en la que un país afronta sus grandes retos de impunidad.

Considero que esta sentencia en particular tiene un valor incalculable para la sociedad colombiana. Le recuerda el sentido de la vida, haciéndole entender que el dinero y el poder no pueden ser más fuertes que la justicia y la verdad.

Esta sociedad en la cual la corrupción quiere gobernar por doquier debe hacerle frente a esa realidad y entender que el clamor de justicia no es solo por la niña Samboni, lo es entre muchos hechos por cada niño que es abusado en este país y para quienes aún la justicia no ha dado respuesta.

Pero estos 51 años no serán solamente una oportunidad de expiación para Rafael Uribe Noguera, nosotros como colombianos debemos ver esta condena como una oportunidad de no repetición.

En nuestra memoria colectiva debe quedar clara la imagen del zapato de Yuliana en la camioneta de este delincuente, para que nos recuerde la necesidad de salvaguardar a nuestros niños, además de nuestra obligación de cuidar a las nuevas generaciones de las consecuencias que generan la falta de vigilancia y de exigencia sobre las reglas. Lo digo porque la no repetición dependerá, en gran parte, de la prevención que podamos hacer.


Debe permanecer también la imagen de Uribe Noguera cuando en la clínica Navarra la Policía le hace la acusación de feminicidio y la manera como este individuo se llevó sus brazos a la cabeza, simulando una actitud de conciencia frente a un hecho que hoy repudia y genera vergüenza a todo el país.

Esta vez la justicia no se demoró, tardaron aproximadamente cuatro meses para tomar la decisión; la presión de los medios y de muchas personas ligadas o conmovidas por el hecho surtió efecto, pero también nos deja la idea de que es posible hacer que la justicia camine más rápido y que la impunidad no reine para que el buen juicio de nuestras próximas generaciones no se destruya.

Neila Stella Díaz Bahamon
Directora de la Especialización en Psicología Educativa
Universidad de La Sabana

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA