Delitos

Colombianos deportados de EE. UU. aumentaron 22 por ciento en 2017

Expertos dicen que el cambio sustancial en la política de Trump es el número de detenciones.

Deportados desde Estados Unidos

Según cifras de Migración Colombia en los tres primeros meses del año fueron deportadas a Colombia 266 personas.

Foto:

John Moore / AFP - Archivo / EL TIEMPO

06 de mayo 2017 , 11:59 p.m.

Aunque la era Trump no ha significado un cambio sustancial en el número de colombianos deportados desde Estados Unidos, expertos en derecho migratorio señalan que se han disparado las cifras de arrestos contra migrantes, incluyendo connacionales que viven o pretenden vivir en ese país.

Según cifras de Migración Colombia en los tres primeros meses del año fueron deportadas a Colombia 266 personas, mientras en el mismo periodo del año pasado fueron 218, lo que representa un incremento del 22 por ciento.

Fuentes oficiales señalaron que en el vuelo que mensualmente llega al país con deportados desde Estados Unidos, cada vez se necesitan más puestos.

Sin embargo, los expertos consultados por EL TIEMPO señalan que ese incremento no es significativo y lo que sí asusta a los nacionales es que se endureció en ese país la aplicación de la ley migratoria, que ha llevado a que infracciones menores terminen en procesos de deportación.

Fernando*, un colombiano que vive hace casi 20 años en Estados Unidos, a donde llegó cuando era un niño, es una de las personas que en los primeros 110 días del gobierno Trump terminó en una cárcel por cuenta de las nuevas políticas migratorias.

El colombiano fue detenido hace un par de meses cuando salía de su casa en Nueva Jersey y se dirigía a su trabajo. Sin mayores explicaciones y sin una orden fue llevado a un centro de detención donde le notificaron la apertura de un proceso de deportación por tener en su historial una infracción que cometió el año pasado al conducir en estado de embriaguez. Esto a pesar de que en su momento, dice que pagó la sanción que le fue impuesta.

El mismo día de su detención fue trasladado a una cárcel porque en el centro para migrantes no había cupo. Y en la cárcel también fue cambiado de celda por los mismos motivos y recluido con pandilleros.

Luego de pagar una fianza de 10.000 dólares quedó libre, pero el proceso continúa y según le dijo el abogado no hay muchas esperanzas de evitar la deportación.

Fuentes del Consulado de Colombia en Nueva York ratificaron el aumento del número de nacionales arrestados.

El abogado Camilo Rincón, experto en migración, afirma que hay una política de “cero tolerancia” con personas que tienen antecedentes penales, aunque se trate de faltas menores.

Entre los deportados también está María Fernanda Gardeazábal que fue inadmitida cuando, al llegar a Houston (Texas) el primero de febrero, le dijo al oficial de migración que pretendía tomar un curso de inglés, aunque su visa era de turista. Y hace dos semanas, Ómar Díaz, un fotógrafo colombiano que llegó a Estados Unidos, confesó en la entrevista de migración que en uno de sus viajes a ese país en el que había permanecido seis meses había trabajado. Por esa razón fue enviado a Colombia.

Ellos fueron objeto de deportación exprés y ni siquiera alcanzaron a entrar a los Estados Unidos.

Incluso, dijo el abogado Rincón, en los últimos meses han conocido casos de personas a quienes les piden el celular para revisar los mensajes de WhatsApp, si encuentran mensajes en los que les dicen que tengan suerte en su trabajo o en su curso de inglés, esto les puede negar el ingreso porque estarían violando los términos de la visa. O si le encuentran hojas de vida en el equipaje ya es motivo para que le nieguen el ingreso si su visa es de turista.

“Cada visa tiene un propósito y si una persona pretende estudiar o trabajar no puede tener visa de turista. Lo que más nos llegan son casos de personas que compran un tiquete de ida y no de regreso y eso ya es un mal indicador para los agentes de migración”, sostuvo.

Carlos Mauricio Duque, abogado y presidente del Comité de Inmigración de la Asociación de Abogados del Condado de Dade, dice que la cantidad de arrestos de extranjeros se evidencia en el crecimiento del aparato judicial en Miami: ya han sido contratados ocho nuevos jueces y cerca de 20 fiscales, incluso habilitaron un piso más con tres juzgados. Esa situación también la evidencia el padre Juan Carlos Ruiz, cofundador del Movimiento Nuevo Santuario en Nueva York que apoya a migrantes, quien dice que el número de camas en centros de detención para personas en proceso de deportación aumentó a unas 70.000 en los últimos años.

También están siendo procesadas las personas que solicitan algún tipo de beneficio migratorio como la residencia, porque en caso tal de que les sea negado el beneficio, los agentes ya saben que esa persona está de forma ilegal en el país.

Durante el gobierno de Barack Obama, el 46 por ciento de las personas con procesos de deportación vigentes permanecía detenida mientras se resolvía su caso, hoy la cifra, según el sistema de investigación y recolección de datos de la Universidad de Syracuse, llega al 75 por ciento.

El mismo sistema registra que desde que Trump asumió el cargo, el Departamento de Seguridad DHS ha iniciado un total de 25.942 procesos ante jueces para solicitar órdenes de expulsión.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA