Cortes

La Contraloría 'raja' la gestión de Incoder

Auditoría da cuenta de desorden, líos de gestión y problemas de ejecución en el organismo.

fg

La Contraloría detectó que en un convenio con el municipio de Imués (Nariño), no se ejecutaron recursos por cerca de $ 4.000 millones.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

15 de agosto 2016 , 10:42 p.m.

Aunque el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) está en liquidación y en su reemplazo surgieron dos nuevas entidades, una auditoría de la Contraloría General de la República (CGR) da cuenta del desorden, líos de gestión y problemas de ejecución en ese organismo.

Encontró, entre otras cosas, que hay inconsistencias en el registro de los beneficiarios, demoras “excesivas” para conceder los subsidios, que no hubo un buen seguimiento para garantizar la inversión de los recursos en los proyectos productivos, y que ni siquiera se sabe el verdadero valor de tierras del Fondo Nacional Agrario (FNA).

La auditoría, que corresponde al 2015, evidencia que por ser el último año de vida del Incoder, se descuidaron los programas que ejecutaba.

Por eso, el informe da cuenta de 101 hallazgos, 7 de ellos con alcance fiscal por 867 millones de pesos, 35 con disciplinario, 2 con penal y uno para indagación preliminar.

El reporte de la CGR es contundente en cuestionar una serie de evidentes fallas que revelan la “deficiente gestión” del organismo.

Uno de los ejemplos que menciona es un convenio con el municipio de Imués (Nariño), en el que se detectó que no se ejecutaron recursos por cerca de $ 4.000 millones.

Si bien el Incoder tenía como una de sus misiones claves manejar asuntos de la tierra, no está claro cuál es el valor de los predios del FNA, debido a que no se ha podido determinar el número de propiedades que forman parte de este fondo. Solo en este punto, la Contraloría advierte de un riesgo de detrimento por cerca de $ 9.500 millones.

En lo que tiene que ver con el Subsidio Integral Directo de Reforma Agraria (Sidra), se hallaron inconsistencias en el registro de los beneficiarios, además de demoras excesivas para conceder los subsidios.

Otra de las preocupaciones que plantea la Contraloría es la lentitud con la que se ha dado la transición entre el Incoder y las dos nuevas entidades en las que se transformó: la Agencia Nacional de Tierras y la Agencia de Desarrollo Rural.

Además, hoy la entrega de todos los programas y proyectos que manejaba el Incoder está enredada, pues la planta de personal fue liquidada. Quedó un mínimo de trabajadores.

La CGN también encontró que desembolsaron en un solo giro los recursos para proyectos productivos, sin tener en cuenta que se avecinaba la liquidación, lo que afecta tanto el seguimiento de los dineros como de los proyectos.

Para la CGR es claro que en el Incoder se registraron “muy diversas fallas de gestión”, debido a deficiencias por parte del propio organismo y al hecho de que, ante la liquidación, no se han podido llevar a cabo diversas labores que ahora han quedado huérfanas.

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA