Cortes

¿Qué mantiene al campesino en los narcocultivos?

Incremento del pago por kilo de coca y aparición de laboratorios en zonas urbanas, algunas razones.

fg

212 toneladas de cocaína han sido incautadas por la Fuerza Pública en el 2016, así como 100 toneladas de marihuana y 290 kilos de heroína. Era droga para consumo interno y exportación.

Foto:

Archivo particular

22 de agosto 2016 , 10:47 p.m.

Factores que han influido en esta bonanza cocalera y que se han considerado incentivos tienen que ver con el incremento del pago por kilo de hoja de coca cosechada, el cual pasó de 2.150 a 3.000 pesos y que llega en algunas zonas a los 4.000, lo que se traduce en un incremento de entre el 39 y 100 por ciento de ganancia.

De una hectárea sembrada con matas de coca se producen por cosecha 1.146 kilos de hoja de coca. Al año se pueden lograr cuatro cosechas.

Esa es la principal conclusión expuesta por los investigadores que elaboraron el informe del Simci de Naciones Unidas (2015), el cual detectó además que el incremento de las hectáreas sembradas con matas de coca en el país puede ser el resultado de la decisión de ese campesino cultivador, de ser incluido en los programas de sustitución de cultivos ilícitos que viene adelantando el Gobierno Nacional, ya sea por acuerdos agrarios, por su propia voluntad o por los acuerdos que se logren como resultado del posconflicto y la firma de la paz con las Farc. (Además: Más de 400 bloqueos de cocaleros frenan proceso de erradicación)

De igual forma, llama la atención el cambio de dinámica de Colombia, que pasó de ser un país netamente exportador de coca a un país exportador-consumidor, lo que influye en la demanda interna a través de las redes del microtráfico que exigen el manejo de su propio mercado.

Aquí se explora otro factor de incidencia y es la aparición de pequeños laboratorios para el procesamiento de cocaína en las zonas urbanas que buscan suplir su propio mercado, pero que siempre necesitarán de un proveedor de hoja de coca o base de coca para cumplir con la producción.

En búsqueda de lograr mayores ganancias, los cultivadores de matas de coca, según la investigación, han implementado sistemas de riego en sus cultivos para ser más eficientes, además de adecuar pequeños laboratorios para transformar la hoja de coca en base de coca y lograr un dividendo más alto.

El campesino ha ido acabando con la figura del trueque en las zonas más apartadas y evidencia la necesidad de dinero en efectivo porque la dinámica del mercado ha evolucionado. Solo en algunos puntos de Meta, Guaviare y la Orinoquía aún se recibe la base de coca como forma de pago, especialmente para intercambiar alimentos e insumos químicos. (Lea también: Las 4 causas de la mala hora de la lucha contra cultivos de coca)

Un kilo de base de coca se negocia en promedio en dos millones de pesos. Un kilo de cocaína en el lugar de producción fluctúa entre los cuatro y siete millones de pesos.

La Fuerza Pública tiene como prioridad afectar la cadena ligada a la producción de estupefacientes a través de las operaciones de interdicción. En lo corrido del año se han incautado 212 toneladas de cocaína

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA