Cortes

Esta es la explosiva confesión de Gustavo Moreno ante la Corte Suprema

EL TIEMPO conoció detalles de cómo funcionaba la trama de corrupción del ‘cartel de la toga’.

Luis Gustavo Moreno

El exfiscal Luis Gustavo Moreno se presentó ante la Corte Suprema de Justicia.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

04 de octubre 2017 , 08:27 a.m.

El pasado 19 de septiembre, el exfiscal Luis Gustavo Moreno empezó a 'prender su ventilador' y esa declaración, de casi hora y media, no solo tiene prófugo al senador Musa Besaile Fayad y preso al expresidente de la Corte Suprema Francisco Ricaurte, sino que enreda al también expresidente de la Corte Leonidas Bustos y compromete directamente en la red criminal al actual magistrado de la Sala Penal Gustavo Malo Fernández y al abogado Luis Ignacio Lyons.

Malo, de hecho, fue imputado este martes en la Comisión de Acusación por varios delitos, entre ellos concierto para delinquir.

Aunque la esencia de las declaraciones de Moreno, quien se declaró dispuesto a "contarlo todo", se conocía, el video que revela ELTIEMPO.COM muestra la contundencia de sus declaraciones en contra de Musa Besaile, a quien le reclama por presentarse como víctima de una extorsión y no como 'cliente' de la red de corrupción.

La Sala estuvo presidida por el magistrado Luis Hernández, que investiga a los congresistas que pagaron para torcer sus procesos en la Corte Suprema.

Un par de semanas antes, Musa Besaile había dicho en la Corte que conoció a Gustavo Moreno después de que fue contactado por el exmagistrado Ricaurte.

Moreno, en cambio, aseguró que fue el abogado Lyons, que defendía a Musa en la Corte, quien los presentó. Lyons, dijo, fue hasta codeudor para arrendar la oficina que compartió con los expresidentes de la Corte Ricaurte y Ruth Marina Díaz.

"Yo ya tenía oficina con el doctor Francisco Ricaurte y la doctora Ruth Marina (Díaz) en la calle 84, pero con antelación había tenido una relación de amistad, no solo por vínculos profesionales, con Luis Ignacio Lyons España, sino que también nos habíamos hecho amigos (...).  Igualmente, en la oficina que había seleccionado el doctor Francisco Ricaurte para que ejerciera la profesión de abogado litigante, el codeudor de esa oficina, contrato que me comprometo a aportar, había sido el doctor Luis Ignacio Lyons España", dijo .

En esa reunión yo le hablo de cuánto podrían costar los honorarios de la oficina del doctor Francisco Ricaurte. Él me pregunta: '¿Y a qué se comprometen?'

'Quiero hablar con el dueño del circo, no con el payaso'Esto le dijo Besaile a Moreno sobre el cobro del dinero para frenar su proceso en la Corte Suprema.
Audiencia Gustavo Moreno

Así se conocieron Musa Besaile y Luis Gustavo Moreno.

El preso exfiscal anticorrupción aseguró que, a finales del 2014, Ricaurte le advirtió que Musa Besaile lo iba a llamar: "Me dijo: 'Gustavo, te va a llamar Musa Besaile y otro aforado'. El doctor Francisco Ricaurte me avisaba de las personas que me iban a llamar para efectos de que me otorgaran poder. Y yo le pregunto que por qué. Me dijo: 'Es posible que se vaya a librar una orden de captura'. Como yo sabía que el doctor Luis Ignacio Lyons era abogado de Musa Besaile, porque teníamos negocios y amistades, le comenté a Leonardo Pinilla, porque teníamos las oficinas muy cerca. Leonardo me dice: 'Hay que comentarle a Luis'. Le dije: 'No quiero meterme en eso porque es un tema del doctor Ricaurte'. 'Tienes que comentarle', insistió".

Después, segun Moreno, Ricaurte convoca a una reunión: "Creo que fue a la Pescadería Jaramillo, a la que vamos Leonardo Pinilla, Luis Ignacio Lyons y Gustavo Moreno. Luego, Pinilla le cuenta que es posible que capturen al senador Musa Besaile. Ya nosotros habíamos tenido negocios de este tipo con el doctor Luis Ignacio, que de eso me referiré más adelante en otros radicados. Y le comento que sí, que el doctor Francisco Ricaurte me había comentado eso. Luis Ignacio me dice: 'Bueno, no me vayas a sacar del caso, que yo hablo con Musa'. Le dije: 'Yo no puedo hacer eso, tengo que hablarlo con Pacho'. Me dice: 'No, no, no; háblate con Pacho y no me vayan a sacar del caso'. Yo hablo con Francisco Ricaurte, se molesta, y vuelvo a tener otra reunión con Luis Ignacio, y este se compromete en ayudar a que todos nosotros vayamos en la estrategia de defensa del doctor Musa Besaile para evitar la captura y volvemos a hacer otra reunión".

Y agregó: "En ese escenario aparece Musa. Luis Ignacio le cuenta que hay posibilidad de que lo capturen y que nosotros podíamos ayudarle a que eso no fuera así. Antes de esa reunión, el doctor Francisco Ricaurte envía el mensaje de que la defensa podría costar 3.000 millones de pesos. Yo le transfiero ese mensaje a Luis Ignacio y este me dice que Musa no paga 3.000: 'Hablémosle de 2.000 millones de pesos'. Entonces se genera la reunión con el doctor Musa Besaile, se hicieron varias reuniones. En esa reunión yo le hablo de cuánto podrían costar los honorarios de la oficina del doctor Francisco Ricaurte. Él me pregunta: '¿Y a qué se comprometen?' ".

Según Moreno, "por lo general los congresistas llegaban directamente por referencia del doctor Francisco Ricaurte", aunque la reunión con Musa Besaile fue atípica: "El senador Musa Besaile me dice: '¿Bueno, y cuáles son los compromisos? Yo le dije: 'Yo no me puedo comprometer, ahí vamos a ayudar, hay que hacer una solicitud de pruebas' (...). Él se molesta y me dice: si usted no me garantiza nada yo no voy a pagar. Yo quiero hablar es con el dueño del circo y no con los payasos. Yo recuerdo esa expresión. Y en ese entorno es cuando se organiza la reunión con el doctor Francisco Ricaurte".

La versión que ha dado Besaile es otra: él asegura que hubo dos reuniones, y que cuando le pidieron la plata se sintió "humillado e intimidado" por Moreno, quien supuestamente le dijo que venía en representación de "su papá" (Leonidas Bustos, por entonces el poderoso presidente de la Corte Suprema).

Por el contrario, Moreno afirma: "(Musa) insiste en que (ya que) vamos a entrar en gastos, que buscáramos una preclusión, una finalización del proceso". Y continúa: 'Se le decía que eso no era posible, porque una preclusión implica una decisión de sala".

Le ofrecieron, dice Moreno, "un inhibitorio y se generó una discusión, porque con cualquier declaración posterior se podía reabrir esa investigación. Se le explicó que había una dificultad con el magistrado auxiliar y se concretan ya, dentro de esas diferentes reuniones, los pagos".

Así fue la reunión entre Luis Gustavo Moreno y Luis Ignacio LyonsLos dos abogados se reunieron para frenar la orden de captura de Musa Besaile a través del exmagistrado Ricaurte.
Audiencia Gustavo Moreno

Así fue la reunión entre Luis Gustavo Moreno y Luis Ignacio Lyons.


Y continúa: "Honorable magistrado, en ese entorno conozco yo al senador Musa Besaile. Y en ese escenario se acuerda pagar: ya el doctor Musa se reúne con el doctor Francisco Ricaurte, incluso en el apartamento de él. Se acuerda pagar 1.000 millones de pesos para empezar, se establece una fecha, no se cumple la fecha. Y un día cualquiera Luis Ignacio Lyons me llama y me dice: '‘Tavo’, pásate por la oficina'. Yo me paso y él me dice: 'Hoy van a traer el dinero, sobre las 7 de la noche, pásate".

Este es el aparte, ya conocido, de que un retén de la Policía paró el carro con el soborno y que los agentes fueron también comprados por los abogados corruptos.

"Yo le dije (a Lyons): 'Bueno, dejo el carro en mi casa, paso a la oficina y de ahí salimos para la casa de Pacho, le voy a avisar. Le aviso al doctor Francisco. El dinero no llega sobre las 7 de la noche, sino entradas las 11 de la noche, medianoche, no recuerdo exactamente. No llegaron completos, llegaron unos 390 millones de pesos. Yo le digo a Lyons: 'Yo no voy a llevar eso, mañana madruguemos y se lo llevamos a Pacho'. Me dice: 'Yo no puedo dejar eso en la oficina, porque se nos meten. Accedo y nos vamos en la camioneta de Luis Ignacio Lyons, que era una camioneta Lexus Toyota que portaba incluso un permiso del Congreso de la República, de Musa Besaile, si no me falla la memoria, y bajando el puente de la 127 con 9.ª nos para la Policía (...). Luis Ignacio Lyons llama a otra persona y le da manejo a la situación y les regala a los policías de a millón de pesos y ellos terminan escoltándome con Luis Ignacio hasta la casa (de Ricaurte). Dejo el dinero ahí".

Transportaron el dinero del soborno con ayuda de la PolicíaMoreno y Lyons pagaron dos millones de pesos a dos policías en un retén para poder llevarle la plata a Francisco Ricaurte.
Audiencia Gustavo Moreno

Transportaron el dinero del soborno con ayuda de la Policía.

Moreno afirmó que de la plata Lyons sacó 100 millones y que él le llevó los 290 millones restantes "al doctor Francisco": "El doctor Francisco se molesta porque, primero, recibí eso graneado y además no estaba completo porque Luis Ignacio había echado mano de su porcentaje cuando no se había pagado la totalidad del dinero y se molesta. Y quedamos pendiente del otro pago".

Un segundo pago por 300 millones lo llevó Lyons al apartamento que Moreno tenía en la calle 123 con carrera 15, en un segundo piso. "De esos 300 millones echa mano de 50 millones, me dice que está pasado por una situación económica difícil, me dice que del porcentaje que me corresponda a mí organizamos. Me deja esa plata. Coordino con el doctor Francisco, se la entrego. El doctor Francisco se molesta nuevamente".

Cuando el magistrado Hernández le pregunta por qué había afirmado que la plata habría ido a "algunos magistrados de la Corte", Luis Gustavo Moreno responde: "Nosotros teníamos una oficina, y yo conozco al doctor Francisco Ricaurte por referencia del doctor Leonidas Bustos: abro oficina con él y comparto oficina con él por instrucciones del doctor Leonidas Bustos".

Cuando Hernández le pregunta al testigo si podía dar fe de reuniones entre Musa y Ricaurte para hablar del soborno –el congresista asegura, por el contrario, que Ricaurte no lo hizo directamente, sino que usó a Moreno–, el exfiscal contesta: "Varias reuniones. De hecho, cuando el doctor Ricaurte se reunía en su apartamento, yo esperaba en otra sala. Él tiene dos estudios. Uno donde habitualmente recibe y otra salita, un estar, yo por lo general estaba en otro estar".

Moreno dice que la reunión definitiva fue en la casa de Ricaurte, que expresamente se habló de plata y que "esas reuniones se dan por exigencia del doctor Musa Besaile directamente".

Así funcionaba la red, según Moreno

El 'modus operandi', según lo relatado por el abogado Moreno, era así: "El doctor Francisco me advertía que alguien me iba a llamar y me fijaba los honorarios, me reunía yo con esa persona, que por lo general tenía procesos en el despacho del doctor Gustavo Malo, y se organizaba otorgar poder y fijar los honorarios. Unos incluso se hacían 'ad honorem' porque el doctor Francisco tenía el manejo".

Moreno aseguró que obtenía "información privilegiada del doctor Francisco Ricaurte", quien a su vez la obtenía "del doctor Gustavo Malo".

Sobre los magistrados implicados, así lo resumió: "Había una relación entre el doctor Gustavo Malo y Francisco Ricaurte, y en el caso concreto al que me estoy refiriendo, al doctor (Leonidas) Bustos. La injerencia directa era del doctor Gustavo Malo en la toma de las decisiones. El respaldo del doctor Leonidas Bustos no solo en esta, sino en otras decisiones, era afianzar, no en las discusiones, sino a través de su influencia, que se respaldaran esas decisiones. No en sala, creo que eso no iba a sala".

En el caso puntual de Musa por 'parapolítica', que estaba en el despacho de Malo, señaló: "Cuando yo me siento con Luis Ignacio Lyons, él abre una cifra. Cuando el doctor Musa Besaile habla con el doctor Francisco ya hablan concretamente de los manejos del proceso, cuáles son los compromisos de cómo se va a frenar y se adquieren unos compromisos por esa suma de dinero. Es que el doctor Francisco es directo, es cercano, es del corazón del doctor Gustavo Malo". El compromiso era "dilatar, demorar y buscar la prescripción".

Sobre el episodio del magistrado auxiliar José Reyes, Moreno asegura que Malo y Ricaurte decidieron sacarlo de su cargo porque incomodaba sus planes: "Desde luego que no era amigo del doctor Ricaurte y desde luego que no era amigo del doctor Gustavo, si no, no lo hubiera sacado del despacho". Según Moreno, Ricaurte tenía una animadversión personal hacia Reyes por haber divulgado ante un magistrado que en una interceptación había quedado en evidencia la relación entre el expresidente de la Corte y el senador Álvaro Ashton, otro de los investigados en el despacho de Gustavo Malo.



"Pacho se entera y monta en cólera, incluso refiere: 'Este es un hijueputa, cómo no le va a contar a Gustavo y riega ese cuento'. Ya se vuelve un problema personal adicionalmente al tema del senador Musa y de otros congresistas que tenían intereses que el auxiliar Reyes no siguiera".

La procuradora del caso le preguntó si conocía si el resto de los 2.000 millones se pagaron, y dijo: "Yo recogí 690 millones, seguramente se hicieron los demás pagos, porque los resultados se dieron. Ya yo no tenía trato". Y agregó que podía inferirlo de hechos como que "en el caso del doctor Musa Besaile no haya pasado absolutamente nada y que el magistrado auxiliar haya sido retirado de su cargo".

Y ante la airada reacción de Musa Besaile, que asistió a la declaración y lo señaló de mentir, le dijo: "Creo que he contestado con suficiencia y usted, más que nadie, senador, sabe cómo se dio esa negociación: usted se sentó e incluso habló de finiquitar, dijo que incluso pagaba, pero si se le resolvía, y se hicieron unos acuerdos, pero había un magistrado auxiliar que tenía en mente su captura".


Sobre el destino final de la plata, aseguró: "Senador, usted sabe para quién iban los recursos. Usted mismo lo mencionó y habló con Pacho, y usted constató la cercanía que tenía Pacho con el magistrado Gustavo Malo".

Y agregó: "Quien tiene que dar explicaciones es usted. Usted pagó a sabiendas de que se iba a beneficiar. Usted pagó porque sabía que había un magistrado auxiliar que estaba con la convicción firme, producto de las evidencias, de que usted era merecedor de una apertura de instrucción y usted pagó y negoció los términos de ese pago directamente con el doctor Francisco, donde yo serví de intermediario".

Moreno dijo que, a través de Leonardo Pinilla, el abogado Lyons le ofreció ayuda con tal de que no hablara y que cuando constataron que ya el exfiscal jugaría por la delación, "no se iban a dejar anticipar". "Yo no he negado mis culpas y desde el principio, desde el minuto cero que fui capturado y me pusieron a disposición de los agentes de la DEA, dije: voy a contar todo lo que sé".

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA