Conflicto y Narcotráfico

Mafia colombiana se ‘toma’ dos ciudades españolas

A la zona la llaman ‘la pequeña Colombia’. Ya tienen incluso cristalizaderos.

Puerto español de Algeciras

Por el puerto español de Algeciras, frente a Gibraltar (foto), entra coca colombiana a través de semisumergibles, vuelos chárter y buques con bananos de exportación.

Foto:

Archivo particular

30 de abril 2018 , 06:56 a.m.

El Sindicato de la Policía española lanzó hace unas semanas un llamado de emergencia.

Exigió que se aumente el pie de fuerza en la provincia de Cádiz y que se los dote de armamento para enfrentar a dos poderosos enemigos: el cartel que introduce hachís por la región de Gibraltar y el colombiano, que usa la misma ruta para inundar de cocaína pura a Europa usando el puerto de Algeciras.

“El campo de Gibraltar se está transformando en la pequeña Colombia (…). El principal objetivo de la juventud es imitar al capo Pablo Escobar, ahora de moda (…)”, le escribió el sindicato a su Gobierno, al que le pidió que los 1.100 policías que tienen en la zona sean reforzados con al menos 300 más.

La incautación hace apenas 6 días de 8.740 kilos de coca, que llegaron en un barco que zarpó del puerto colombiano de Urabá, confirman un dato alarmante: que por Algeciras ingresa cerca del 40 por ciento de la droga que se vende en ese continente.

Según el Ministerio del Interior español, en menos de 5 meses han caído 14,7 toneladas de cocaína pura colombiana, y el cargamento del lunes se convirtió en el más grande en la historia de ese país. Pero también en un claro aviso de que la mafia está desbordada.

Sus autoridades aduaneras calculan que uno de cada 20 contenedores que llegan a Algeciras viene contaminado con coca refinada o en pasta, camuflada especialmente en cajas de banano tipo exportación. Y admiten que solo pueden requisar un 5 por ciento de la mercancía que ingresa.

De hecho, en enero la DEA le advirtió al gobierno de Mariano Rajoy, que la bonanza cocalera que vive Colombia, tras el proceso de paz con las Farc, se está traduciendo en más narcoembarques. Las alarmas están prendidas en los puertos de Marín, Vigo, Algeciras, Valencia y Barcelona, lo que ha llevado a intensificar la colaboración con la Policía Antinarcóticos de Colombia y con la Armada Nacional.

Hasta cristalizaderos

“Toda la droga que llega a Algeciras sale por los puertos de Urabá, Buenaventura, Santa Marta y Cartagena. También hemos descubierto que están enviando semisumergibles hasta África y la costa de Marruecos para luego subirla a España”, le explicó a EL TIEMPO un oficial de inteligencia de la Policía Antinarcóticos.

Y entregó un explosivo dato: los colombianos ya han instalado cristalizaderos (laboratorios de refinamiento de coca) en Bouchtat, noreste de Marruecos, y en Villanueva y Tarragona, España.

El negocio es tan jugoso que mafiosos colombianos decidieron afincarse en España, donde comercializan un solo kilo de coca rebajada en 35.000 euros, unos 120 millones de pesos.

Algunos optaron por vivir en lujosos barrios de Madrid, como el recién capturado Germán Sánchez, alias Coletas, de la estructura del ‘Loco Barrera’. También, el mánager de artistas y vendedor de arte Juan Pablo Muñoz Hernández, alias Carlos Ciro; y el asesinado Ricardo Rojas Montes, alias Richi, del norte del Valle.

Pero informes de inteligencia señalan que un puñado de capos criollos, ligados al ‘clan del Golfo’, vive en chalets de Algeciras o en casas costeras de La Línea de la Concepción. Esta última ciudad, cerca del Peñón de Gibraltar, queda al frente de Algeciras –en el Mediterráneo– y ya es conocida como ‘la pequeña Medellín’, nombre que incluso usan medios locales, sin que la diplomacia colombiana se pronuncie.

Hace un mes, sus habitantes salieron a las calles a protestar por la impunidad con la que actúan los narcos en esa zona de España y a pedir medidas de excepción.

Se quejan de que tienen que guardarse a las 9 de la noche, cuando la mafia sale a mover la coca colombiana o el hachís y el tabaco que traen de Marruecos; o a exhibir carros de alta gama.

En un informe del diario ‘El País’, de España, se habla de la “sudamericanización” de los métodos usados por esas organizaciones en su violenta escalada. Incluso, al mejor estilo de Pablo Escobar, ya tienen en su nómina a policías corruptos que ayudan a mover los cargamentos: entre los 11 capturados del lunes, uno era de la Guardia Civil española.

En ese país, las denuncias se han concentrado en los llamados ‘Castañitas’, el poderoso cartel local del hachís. Pero información en poder de Colombia y España señala que allí operan mafiosos colombianos y unos nuevos huéspedes: mexicanos.

“El ‘clan del Golfo’ tiene emisarios apostados en Algeciras y en Valencia. Usan compañías de fachada para posar de empresarios y llevan un alto tren de gastos. Algunos son profesionales y hasta han buscado mujer en ese país”, explicó el oficial.

Y agregó que el rol de los emisarios es el de garantizar que la coca llegue con alta pureza y que los pagos se hagan de manera cumplida en euros o bitcoin.

Tanto los colombianos como los ‘Castañitas’ se desplazan en grandes camionetas con las que embisten retenes policiales. Incluso, se han enfrentado a bala con los valientes agentes que intentan ponerle freno al narcotráfico en Cádiz.

Al estilo comunas

Según autoridades españolas, las estructuras mafiosas que se han afincado en esa bahía están calcando las estructuras del viejo cartel de Medellín. Cuentan con el favor de habitantes de barrios populares (estilo comunas) que se levantan contra la Policía para evitar sus capturas.

Además, están reclutando a jóvenes locales, aprovechándose de las altas tasas de desempleo: La Línea registra un 33,2 por ciento, mientras que Algeciras alcanza un 29,4 por ciento.

Ese mismo modelo mafioso llevó al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a pedir que el Ejército apoye a la Policía en el patrullaje de un sector de su ciudad que en solo abril registra 59 muertos.

En Algeciras, la misma semana en la que se incautaron las históricas 8,7 toneladas, empezó el juicio contra tres españoles que ayudaron a la mafia colombiana a introducir, el 29 abril de 2016, cerca de 200 kilos de droga. La coca venía camuflada en bananos de plásticos mezclados con fruta real. Uno de los capturados es el dueño de la empresa importadora y para quien la Audiencia de Cádiz está pidiendo 12 años de cárcel.

Ya está establecido que el ‘clan del Golfo’, ‘los Pelusos’ y ‘los Puntilleros’ son los que les están vendiendo la coca a una poderosa confederación de capos de al menos 8 nacionalidades que también usan los ‘narcochárter’. Entre ellos, hay compradores albaneses, turcos, marroquíes, rusos, italianos, españoles, franceses y británicos.

De hecho, por las 8,7 toneladas del fin de semana fueron capturados dos empresarios franceses que habían alcanzado a huir a Lyon.


Para dar una idea de la dimensión del desembarco de mafiosos colombianos en España basta con señalar que, hace apenas tres días, la Guardia Civil capturó a 21 fugitivos criollos.

Si bien hay estafadores y ladrones, también narcos: uno está relacionado con el intento de introducir tres toneladas de coca por el Atlántico y otro es un lugarteniente de Ana María Camelo, ‘la reina de la coca’.

Por ahora, la cooperación entre países da frutos. En el 2017, y gracias a información de la Policía colombiana, se incautaron 205 toneladas de coca. Y este año van 39 toneladas a las que se suman las 8,7 de Algeciras.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @Uinvestigativa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA