Conflicto y Narcotráfico

‘Granobles’, el temido jefe que no llegó para desmovilización de Farc

No aparece en el listado de los 6.804 guerrilleros que se trasladaron a las zonas veredales.

Granobles no llegó para desmovilización

‘Granobles’ fue expulsado de las Farc por sus excesos. Estuvo a punto de morir en un ‘juicio revolucionario’, pero su hermano ‘Mono Jojoy’ intercedió para salvarlo.

Foto:

Cortesía 'Semana'

21 de mayo 2017 , 01:35 a.m.

En la lista que las Farc entregaron al Gobierno de los hombres que llegaron a las zonas veredales para la entrega de armas y la reintegración a la vida civil no aparece uno de los jefes más temidos:Granobles’, el famoso hermano del ‘Mono Jojoy’.

Ni Noé Suárez Rojas, su verdadero nombre, ni su otro alias, ‘Germán Suárez Briceño,’ figuran en el documento, que contiene la relación de los 6.804 guerrilleros que decidieron apostarle a la paz.

EL TIEMPO confirmó que Inteligencia del Ejército revisó en repetidas ocasiones los listados, para evitar un error, y su conclusión es clara: al cierre del proceso de paz, no hay noticias del hombre que durante más de una década fue considerado como el azote del departamento de Arauca, especialmente para la guerrilla del Eln. Consultadas por este diario, las Farc guardaron silencio sobre el tema.

Desde hace cinco o seis años se perdió toda pista sobre la suerte del hermano del ‘Mono Jojoy’ y empezó a tejerse una serie de especulaciones sobre su suerte. Incluso en el 2012 circuló un rumor de que había sido fusilado tras un ‘juicio revolucionario’, versión que fue desmentida por los jefes de las Farc.

A diferencia de otros guerrilleros del oriente del país fuertemente involucrados con el narcotráfico, ‘Granobles’ no habría seguido el camino de las disidencias.

Un informe clasificado de la Fuerza Pública, de finales del año pasado, dice que el otrora poderoso jefe del frente décimo de las Farc, que hoy tendría 63 años, se quedó viviendo en Venezuela, entre los estados de Barinas y Apure.

Al otro lado de la frontera ha estado refugiado por años, después de que sus excesos llevaron a las mismas Farc a expulsarlo de la organización. Para esa época, ya no tenía la protección de ‘Jojoy’, quien murió dos años antes en la operación Sodoma y que lo había salvado en varias oportunidades.

En esa región, dicen altas fuentes, ‘Granobles’ tendría a personas de confianza que le sirven en muchas ocasiones de emisarios y le ayudan en la compra de víveres y medicinas.

“Se pudo establecer que está muy afectado por la diabetes –de la que también sufría ‘Jojoy’– y que vive con una mujer que lo cuida. Mantiene un bajo perfil y permanece en el área rural”, señalan las fuentes.

En el reporte médico que reposa en el expediente se advierte que padece una insuficiencia renal, como consecuencia de los altos niveles de azúcar en la sangre, y que es insulinodependiente. Los informes militares dicen que, como muchos habitantes del vecino país, se ha visto seriamente afectado por la falta de medicinas, a pesar de que, como otros jefes subversivos –como ‘Pablito’ del Eln–, goza de la protección de algunos estamentos oficiales.

El otrora temido jefe guerrillero, responsable de la muerte de al menos 50 integrantes de la Fuerza Pública y civiles, estaría viviendo del dinero que guardó de su época como máximo comandante de las Farc en la frontera colombo-venezolana y que maneja de una manera muy mesurada para no llamar la atención. Además, dicen las fuentes, cumple la orden de ‘destierro’ que en su momento le impuso el secretariado.

Sobre su cabeza sigue pesando una recompensa de US$ 5 millones que ofrece el gobierno de los Estados Unidos por uno de sus crímenes más crueles: el asesinato de tres indigenistas norteamericanos en Arauca en 1999. Como no llegó al proceso de paz, no está blindado contra la persecución judicial ni en Colombia ni en otros países.

La despiadada campaña de exterminio que desde finales de los 90 y por casi una década adelantó en Arauca contra el Eln y sus bases sociales también sería otro factor para mantenerse por fuera del país, pues a pesar de que las dos guerrillas hicieron un pacto de paz en el 2011, muchos en el Eln no le perdonan la violencia en su contra.

La guerra por Arauca

En el fallido proceso de paz con el gobierno de Andrés Pastrana, las Farc decidieron copar una zona histórica del Eln: Arauca y la zona de frontera. ‘Granobles’, que era del frente 45 en el Meta, recibió la orden de hacerse cargo del décimo y arremeter contra el entonces poderoso frente ‘Domingo Laín’.

La razón estratégica de ese movimiento era abrir una ruta del narcotráfico desde las selvas de Guaviare y Meta hacia Venezuela, que hoy sigue siendo una de las principales ‘autopistas’ de la coca.

El método que eligió fue el terror y lo mantuvo por años. En una comunicación interceptada por el Ejército en el 2007, se escuchaba a ‘Granobles’ dando las siguientes instrucciones: “La cuestión con ellos (Eln) es la siguiente: todos los que estén en fincas nuestras o que estén poseyendo fincas de las masas, mátenlos, desplácenlos o corretéenlos. ¿Copiado? Es una guerra a muerte con el Eln, (...) todos los jefes creen una inteligencia para golpear a los comandantes, líderes políticos y colaboradores”.

Cuando las Farc y el Eln acordaron ponerle fin a la guerra entre guerrillas, y con ‘Jojoy’ muerto, la posición de ‘Granobles’ en las Farc empezó a complicarse. Incluso fue público un regaño de ‘Alfonso Cano’ en el que le ordenaba regresar al país “a ejercer actividades operativas”, es decir, a intentar hacerle frente a la avanzada de la Fuerza Pública.

Para ese momento, llegaron reportes de que ‘Granobles’, al igual que otros capos de las Farc como ‘Jhon 40’ –hoy uno de los jefes de la disidencia–, estaba saliéndose de los parámetros de la guerrilla, y que realizaba grandes parrandas en las que no era inusual la presencia de prostitutas. Contra él hubo también acusaciones internas de que se estaba quedando con la plata de las extorsiones y del narcotráfico.

Su crimen más famoso

‘Granobles’ ordenó el secuestro y posterior asesinato de tres indigenistas estadounidenses que se encontraban realizando un trabajo con integrantes de la comunidad u'wa entre Boyacá y Arauca. Los cuerpos sin vida de Terence Freitas, Ingrid Washinawatok y Laheenae Gay fueron encontrados con tiros de fusil en territorio venezolano el 5 de marzo de 1999, nueve días después de haber sido secuestrados. Ese hecho, que desató una fuerte ofensiva del Ejército, lo llevó a ser citado a un ‘juicio revolucionario’ del que se salvó por influencia de su hermano el ‘Mono Jojoy’.

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA