Conflicto y Narcotráfico

En 2017 la coca se disparó a por lo menos 180.000 hectáreas: Gobierno

Crecimiento es de 34 mil hectáreas frente a 2016, lo que representa un crecimiento de 23 por ciento.

Erradicación de coca en Tumaco.

Erradicación de coca en Tumaco.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

14 de junio 2018 , 09:00 p.m.

En el 2017 los cultivos ilícitos crecieron en Colombia al menos un 23 por ciento, hasta llegar a las 180 mil hectáreas.

Así lo reconoció este jueves el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien confirmó informes publicados por este diario desde abril sobre el desbordado crecimiento de las siembras ilegales con respecto al 2016, cuando el Sistema de Monitoreo de las Naciones Unidas reportó 146.000 hectáreas.

Villegas presentó el plan de acción coordinado con los Estados Unidos para reducir en un 50 por ciento la coca en Colombia en los próximos cinco años. Ese plan será presentado al nuevo gobierno a partir de la próxima semana, y parte del reconocimiento de que desde el 2013 la guerra contra los cultivos se está perdiendo. En efecto, en estos cinco años el área sembrada con coca se multiplicó por 4, pese a los esfuerzos de erradicación manual adelantados por la Fuerza Pública.

En el 2023, la meta para Colombia será tener 90.000 hectáreas. Esa cifra es casi el doble de la que registró el país en 2012, cuando se logró el registro más bajo desde que se llevan las estadísticas: 47.790 hectáreas.

El Gobierno dice que este año, y en los siguientes cuatro, las brigadas de erradicadores de la Policía y el Ejército destruirán al menos 70 mil hectáreas en promedio. También plantea redoblar esfuerzos para evitar la resiembra (hoy calculada en un 20 por ciento) y mantener los esfuerzos en materia de interdicción, que han llevado a que cada año las incautaciones de cocaína sean mayores.

Se plantea que, en cualquier caso de resiembra, sea la Fuerza Pública la encargada de tomar acciones. “No hay ni habrá tolerancia con la resiembra de los cultivos de coca”, aseguró el ministro Villegas. Esto, porque en muchas zonas del país en donde se lograron acuerdos de sustitución con las comunidades en el pasado (como en el Catatumbo en el 2013), los cultivos no solo no desaparecieron sino que se multiplicaron. Según las cifras oficiales, la sustitución de cultivos, a la fecha, va en 42 mil hectáreas, de las que han sido certificadas 14 mil por Naciones Unidas. En este frente hay grandes retrasos, pues se suponía que a finales del año pasado se habrían alcanzado las 50 mil hectáreas sustituidas.

El Gobierno plantea que a partir de este año entrarán a reforzar las labores de erradicación 60 nuevos pelotones (unos 2.500 hombres) y que ese pie de fuerza saldrá de los soldados profesionales recién egresados, que pasarán los siguientes tres meses en tareas contra la coca antes de ir a zonas de combate. Habrá un plan de choque para destruir antes de que termine el 2018 6.300 hectáreas en Antioquia, Nariño, Caquetá y Putumayo.

La estrategia plantea reforzar la presencia de uniformados y de componentes de apoyo (como helicópteros artillados) en Tumaco (el municipio con más coca en el país, con al menos 25 mil hectáreas); el Catatumbo (que podría desplazar a Nariño como zona con más narcosiembras); San José del Guaviare (zona de influencia de la mayor disidencia de las Farc) y en Caucasia (nordeste antioqueño).

Como lo reveló este diario, el plan contempla la utilización de drones para la fumigación aérea de narcocultivos. Se denominan ‘equipos de aspersión teledirigida a baja altura’ y tendrán la capacidad de destruir hasta 13 hectáreas por día.

Según el Gobierno, se necesita mayor colaboración internacional para que, superado el conflicto, Colombia deje también de ser el primer proveedor de cocaína a nivel mundial.

En todo caso, el nuevo gobierno tendrá en su portafolio la posibilidad de revisar la conveniencia de regresar a la fumigación aérea de cultivos, que se suspendió desde mayo del 2015 por orden de la Corte Constitucional pero que podría reanudarse previo cumplimiento de algunas condiciones, según un fallo posterior del mismo tribunal.

El informe oficial con las cifras de la coca en Colombia, elaborado por el Simci de Naciones Unidas, se revelará oficialmente en las próximas semanas. Sin embargo, sus mediciones son la base de la cifra reconocida anoche por el Gobierno Nacional.
Estados Unidos y sus agencias tienen sus propios cálculos, que ubican los narcocultivos por el orden de las 220 mil hectáreas y que coinciden con los de Simci en la notoria tendencia al alza.

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA