Conflicto y Narcotráfico

Así se planean bombardeos, el arma más temida por grupos ilegales

Gobierno dio luz verde para que operaciones se usen contra disidencias de las Farc.

Avión Súper Tucano

Avión Súper Tucano utilizado en las grandes operaciones contra la guerrilla.

Foto:

Óscar Bernal / ELTIEMPO

03 de diciembre 2017 , 01:46 a.m.

Menos de 45 minutos. Eso fue lo que duró el vuelo del Super Tucano de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que en la madrugada del 1.° de marzo del 2008 marcó el giro definitivo en el conflicto colombiano.

Esos 45 minutos fueron lo que le tomó al avión salir de una base militar del suroriente del país y destruir con una bomba de media tonelada de TNT el campamento de ‘Raúl Reyes’, el ‘canciller’ de las Farc, ubicado en plena frontera colombo ecuatoriana.

Casi una década después, en buena medida gracias al poder aéreo del Estado, las Farc tuvieron que negociar la paz, su desarme y reintegro a la vida civil. Aunque las operaciones ‘Código Beta’ –que es como se denomina en el argot militar las acciones que implican bombardeos– ya no son tan frecuentes como en la década pasada, los pilotos están siempre listos para volar a donde lo requiera la seguridad de los colombianos.

Hace un mes, en su mapa de operaciones aparecen las disidencias –no más de 800 hombres en 14 grupos– que surgieron tras el proceso de paz con las Farc, dedicadas de pleno al negocio del narcotráfico.

Son definidas bajo el término ‘crimen residual’ y por su capacidad armada, su poder de afectación del orden público y el riesgo que suponen para las comunidades pueden ser bombardeadas, tal y como sucede con el Eln (hoy en una tregua bilateral con el Estado) y las bandas criminales del ‘clan Úsuga’, ‘los Puntilleros’ y ‘los Pelusos’.

Pero el despegue de un avión de guerra – los K-fir, los A-37 y el emblemático A-29 o Super Tucano– está precedido de semanas e incluso meses de labores de inteligencia. Reporteros de EL TIEMPO visitaron el Centro de Mando Estratégico en Bogotá, desde el que un experto grupo de militares, encabezados por los de la FAC, decide cuándo es viable y cuándo no una operación ‘Código Beta’.

“Las operaciones de bombardeo son las de mayor seriedad y responsabilidad en todo el Estado. Hay un protocolo, desarrollado por las fuerzas colombianas, que define el beneficio al ejecutar la operación frente a factores de riesgo por daños colaterales, en referencia a la población civil”, explica el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana, general Carlos Eduardo Bueno (ver entrevista).

La ecuación no es definitiva, pero si hay riesgo de afectación a civiles o dudas de presencia de no combatientes, la operación se aborta sin importar quién sea el blanco. Por eso algunos jefes guerrilleros solían instalar campamentos cerca de casas de campesinos.

Pero la estrategia no siempre les funciona. Antes que ‘Reyes’ cayó en un bombardeo el ‘Negro Acacio’, el gran capo de las Farc en toda su historia (septiembre del 2007). Y en el 2010 el turno fue para el ‘Mono Jojoy’, el ícono militar de las Farc.

¿Cómo se planea un bombardeo?

Se mueven sobre dos variables: la oportunidad del blanco y la inteligencia aplicada para su ubicación. Las agencias de inteligencia fusionadas de Ejército, Fuerza Aérea, Armada y, sobre todo, de la Policía, pueden pasar meses en el seguimiento de un objetivo hasta que determinan su ubicación.

“Ese tiempo puede variar hasta el momento de obtener certeza, por ejemplo, de que en un campamento no hay personas secuestradas o que no están vinculadas al grupo armado”, dice el general Bueno. En el paquete de información se incluyen coordenadas exactas del sitio (la utilización de sistemas de guiado satelital no es un mito y esas bombas se han usado en Colombia), cuántos hombres armados puede haber en el área y los diferentes cordones de seguridad y una descripción aproximada de las instalaciones, si las hubiese, de tal manera que se priorice la capacidad de fuego.

La llamada ‘información de inteligencia’ o ‘de oportunidad’ es analizada por un comité operacional en el que están todas las fuerzas y, a la vez, pasa por un asesor jurídico que se encarga de verificar que se cumplan todos los mandatos del Derecho Internacional Humanitario. Esas reglas son la no afectación de la población civil –por ejemplo, se verifica la existencia de resguardos indígenas o de colonos en el área por bombardear–; también se analizan el ‘valor del objetivo’ y la ventaja militar que le daría al Estado ponerlo fuera de combate. Un punto más para analizar el uso proporcional de la fuerza.

Cuando se cumple con ese filtro, se pasa al comité general, integrado, entre otros altos mandos, por el Comandante de la FAC, quien previa consulta con el Ministro de Defensa es el que da la luz verde para la operación. De hecho, en muchas ocasiones el bombardeo es una acción de ablandamiento previo al asalto terrestre, que en esos casos es el que tiene la misión principal.

Eso fue lo que pasó el 4 de noviembre de 2011, cuando cayó en combate ‘Alfonso Cano’, máximo jefe de las Farc. Su campamento fue ubicado en la vereda Chirriadero, entre Morales y Suárez, en Cauca. Inicialmente fue bombardeado y por tierra las Fuerzas Especiales cubrieron la zona hasta que varias horas después un comando se lo encontró de frente.

Aunque los K-fir son las naves más poderosas, las estrellas en los últimos años del conflicto han sido los Tucano y los Super Tucano (fabricados en Brasil), que son aviones turbohélices de alta maniobrabilidad y cuya velocidad les permite establecer blancos a media y baja altura. Un factor determinante para decidir qué tipo de aeronave se va a utilizar es la topografía de la zona, sumado a la temperatura y el nivel de humedad para lograr precisión sobre el blanco.

La bomba depende del radio de afectación que se busca. Por lo general se lanzan las de menor peso: 250 libras o Mark-81. Le siguen las de 500 libras o Mark-82 y las de 1.000 libras o Mark 83. Estas últimas fueron usadas para destruir el búnker en la montaña donde se refugiaba el ‘Mono Jojoy’, en el Meta.

“Tenemos bombas inteligentes y otro tipo de armas cuyo despliegue es asunto de seguridad nacional”, dice Bueno.

‘Gentil Duarte’, cabeza visible de las disidencias en el oriente del país y quien militó por más de 30 años en las Farc; ‘Jhon 40’, el gran narco, y ‘Rodrigo Cadete’ aparecen ahora en la lista de los que pueden ser blanco de bombardeos.

‘Se toman en consideración todos los factores del DIH’
CARLOS ALBERTO BUENO

General Carlos Bueno, comandante de la FAC, dice que los protocolos garantizan la precisión de los bombardeos.

Foto:

Claudia Rubio / Archivo EL TIEMPO

“Cumplimos el Derecho Internacional Humanitario al pie de la letra”, afirma en entrevista con EL TIEMPO el general Carlos Eduardo Bueno, comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), refiriéndose a los protocolos que se siguen para las operaciones de bombardeo. Bueno asegura que el avión supersónico K-fir –el arma top del arsenal colombiano– “contribuyó a minar las aspiraciones de los grupos al margen de la ley”.

¿Cuáles son los parámetros para ejecutar este tipo de operaciones?

Son la responsabilidad y seriedad con que se planean y ejecutan. Prueba de ello es que de una gran cantidad de operaciones que nosotros hemos desarrollado, en muy pocos casos, hay algún tipo de cuestionamiento. Eso se debe al profesionalismo del protocolo que desarrolló la Fuerza Aérea Colombiana. Aquí también incluimos las operaciones de ‘entrega de armas’, las que se hacen con cohetes o con ametralladoras. Cumplimos el Derecho Internacional Humanitario al pie de la letra.

Aquí no hay improvisación, esto es un asunto con mucho estudio, de análisis, y se toman siempre en consideración todos los factores del DIH

¿Cuál es el papel del Comando de la FAC ?

Normalmente agencias de inteligencia –las que ubican y verifican el blanco– tienen un procedimiento, y es que antes de asignar la operación a alguna unidad de los comandos de la Fuerza Aérea se la presentan al jefe de las operaciones aéreas y al comandante de la FAC, quien es el que da finalmente el aval.

Y usted es quien decide…

De acuerdo con el tipo de blanco y con el tamaño del objetivo se definen las unidades que van a participar. La asignación de medios depende del objetivo, de la altura y del terreno –si es muy selvático o boscoso– y se hace siempre un estudio detallado para desarrollar cada operación.

¿Qué tan milimétricos son los bombardeos?

El área para afectar o destruir tiene que ser exactamente la que se requiere, tiene que haber una gran precisión para la entrega de armamento. Hemos hecho estos ataques a 200 o 250 metros de alguna vivienda, confiados porque sabemos que no va a ver afectación por el radio de acción de la bomba.

¿Cuáles son los factores claves?

En la táctica se usan dos cosas: la altura de seguridad de nuestras aeronaves, para que no sean afectadas por fuego antiaéreo, y mantener la sorpresa. Obviamente, se busca llegar de manera sigilosa. Este fue un factor muy efectivo para enfrentar los grupos armados: realizar ataques en medio de la noche y con gran precisión.

¿Cómo se decide cuáles bombas se usarán?

Tenemos bombas de 1.000 libras, 500 y 250 libras, y nos tomamos muy en serio el tema del análisis del objetivo. Si ubicamos un búnker subterráneo, se mide ese factor. Y están las convencionales, que sabemos que son efectivas en zonas pantanosas o boscosas. Se realiza todo un análisis de uso de bomba y explosivo. Y hay unas más sofisticadas para defensa de la Nación, para guerra convencional, que tienen un nivel de reserva.

¿Qué pasa cuando el blanco está ubicado y los aviones listos?

Después de esta medición y análisis, se autoriza la operación a través de un documento escrito que recibe el nombre de ‘Viabilidad’. Aquí no hay improvisación, esto es un asunto con mucho estudio, de análisis, y se toman siempre en consideración todos los factores del DIH.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com@JusticiaET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA