Conflicto y Narcotráfico

¿Qué busca el 'clan del Golfo' con el plan pistola contra la Policía?

En 11 días, las acciones han cobrado la vida de ocho uniformados y dejado a cinco heridos 

Clan del Golfo

Las acciones en contra de la Policía serían en retaliación del ‘clan’ por los golpes propinados por las autoridades.

Foto:

Cortesía de la Policía

11 de mayo 2017 , 04:50 p.m.

Entre la vida y la muerte se debate el auxiliar bachiller de la Policía Ramón Vicente Bovea Castro, de 18 años, quien en la noche del miércoles recibió un impacto de bala en la cabeza mientras prestaba su servicio en un CAI de Ciénaga, Magdalena.

Bovea es la más reciente víctima del 'plan pistola' que viene adelantando el ‘clan del Golfo’ desde el 4 de mayo y que ha cobrado la vida de ocho uniformados y dejado a cinco más heridos.

“Sí hay una amenaza del ‘clan del Golfo’ que ha sido exitosa en casos que nos duelen mucho, pero que no van a quitarle el entusiasmo a la Fuerza Pública para perseguir a esa organización. Les vamos a echar mano, que eso no lo duden”, afirmó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, sobre la estrategia criminal.

La Policía, además de perseguir a los sicarios, está tomando medidas. Así, en las videoconferencias con las cuales los mandos se comunican cada mañana con sus hombres en todo el país, se imparten recomendaciones de autoprotección como llegar y salir de las estaciones vestidos de civil, andar en parejas, abstenerse de comunicarse por aplicaciones –ya que eso los distrae– y pedir apoyo ante cualquier anomalía.

La muerte de nuestros uniformados es una retaliación del ‘clan’ por los golpes que le hemos propinado, como la muerte de ‘Pablito’ (uno de sus principales jefes) o la incautación de 94 toneladas de cocaína”, afirmó el director de la Policía, general Jorge Hernando Nieto.

En los últimos 13 días, han sido ocho los uniformados muertos. Además de las seis víctimas del 'clan', otros dos fueron asesinados por ‘los Pelusos’ y el Eln.

En los últimos 13 días, han sido ocho los uniformados muertos. Además de las seis víctimas del 'clan', otros dos fueron asesinados por ‘los Pelusos’ y el Eln

Pero ¿qué pretenden los Úsuga?

Eventualmente, los ataques contra la Fuerza Pública –algo que no era usual entre los paramilitares, grupos de cuyos restos surgieron, hace una década, las bandas de hoy– tendrían la intención de lograr la imagen de organizaciones levantadas en armas contra el Estado.

Como se recordará, buscar algún tipo de beneficio político similar al que alcanzaron los paramilitares en la negociación con el gobierno de Álvaro Uribe es una estrategia sostenida de la banda. Pero, señala Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, lo que está pasando en este momento correspondería más a un plan de amedrentamiento que suele usar el crimen organizado "para obligar a los comandantes locales de la Policía a incurrir en actividades ilícitas a su favor, para dejarse corromper". "No creo que sea una estrategia como la utilizada por Pablo Escobar, con la que buscaba no ser extraditado”, afirmó.

La estrategia también mostraría a las comunidades de sus zonas de influencia que la violencia del 'clan' no se para en miramientos, pues es capaz de tocar a los agentes del Estado.

Al respecto, el exdirector de la Policía Rosso José Serrano dice que a los colombianos les falta solidaridad con sus policías y soldados, pues los matan en su defensa y nadie se pronuncia ni rechaza los crímenes.

“Yo propondría un proyecto de ley que incremente las penas para quienes agredan o asesinen policías, como sucede en otros países más desarrollados. Donde se pierde el respeto a la autoridad, hay caos”, dijo el general.

¿Quiénes son los uniformados asesinados?

El intendente Jaime Leonel Mariño Quintero, de 44 años, 21 de estos en la Policía, se desempeñaba como comandante de la estación de Teorama en Norte de Santander. Un francotirador de ‘los Pelusos’ le disparó el pasado 29 de abril.

El patrullero Oswaldo Antonio Lance Gómez, integrante del Escuadrón Móvil de Carabineros, fue asesinado en Caloto (Cauca), el primero de mayo, en acción atribuida al Eln.

El patrullero Carlos López Gómez fue asesinado mientras patrullaba en Carepa, (Antioquia). Su compañero Adrián Gómez Almanza quedó herido el pasado 4 de mayo, en hechos relacionados con el 'plan pistola' del 'clan del Golfo'.

Ese mismo día en Chigorodó fue asesinado el subintendente Elkin Gonzalo Echeverry y resultó herido otro policía. El mayor Carlos Augusto Hurtado, comandante del Gaula Cesar, fue asesinado en medio de un operativo contra extorsionista que delinquió para el ´clan’.

En Chocó, el 7 de mayo fue asesinado el patrullero Jefferson Saavedra Pabón, de 29 años de edad y padre de tres hijos. Otro policía, Héctor Barrera Monroy, resultó herido mientras patrullaban el municipio de Acandí.

Al siguiente día, en Pie de Pepé, Medio Baudó, un francotirador asesinó al patrullero Edwin Jackson Mosquera Mosquera, de 24 años. Era padre de dos niños.

El martes 10 de mayo fue asesinado el patrullero César Orlando Chávez González. Un compañero quedó herido cuando prestaban seguridad a un camión que transportaba agua al corregimiento de Pueblo Bujo, en Montería (Córdoba).

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA