Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 09:27 p.m. - domingo 20 de abril de 2014

Gente 07:54 p.m.

Julio Sánchez Cristo, el rey de la radio colombiana

Julio Sánchez Cristo, el rey de la radio colombiana

Julio Sánchez Cristo recibe el premio Rey de España de manos de la reina Sofía.

Foto: Efe

Es el periodista con más premios internacionales en este medio y un referente de la mañanas.

“Un poco de cosquilleo”, dice Julio Sánchez Cristo que sintió el año pasado cuando entrevistó al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que estaba en plena campaña para su reelección.

Por La W, la emisora que dirige, se oía al encargado de la Casa Blanca que le iba a poner al teléfono al mandatario estadounidense dándole indicaciones. Y de pronto, la voz de Obama ‘apareció’ con un “ Hi , Julio”.

Ese, dice Sánchez Cristo, ha sido su único momento de temor al aire. “De resto, normal”, afirma el periodista, que el pasado jueves recibió el Premio Rey España en la modalidad de radio por segunda vez (ya lo había ganado en 1998).

En esta ocasión, el galardón lo obtuvo por su entrevista a Dania Londoño, la sanandresana que protagonizó un escándalo tras un encuentro sexual con uno de los agentes de seguridad que acompañaron al presidente Obama a Cartagena en la Cumbre de las Américas, celebrada el año pasado.

El jurado del Rey de España argumentó que el premio se le otorgó a Sánchez Cristo por “la maestría y delicadeza mostradas a la hora de plantear una entrevista difícil y con la que consigue mantener en vilo a la audiencia durante todo el programa”, en la que además participaron periodistas de distintos países que querían conocer de primera mano las incidencias del escándalo.

Además, el año pasado Sánchez Cristo también obtuvo el Premio Ondas por su trabajo en La W, adonde llegó en el 2003, para convertirse en el periodista colombiano con más galardones en la radio internacional. Con 40 años de carrera, cuenta que, oficialmente, empezó en la Semana Santa de 1973, cuando hizo su primer programa en Emisoras ElDorado. Se llamaba Skylab, el laboratorio musical, con Jhonny Greiffestein, hijo de otro hombre de radio, Otto Greiffestein. “Desde ese momento estoy al aire”.

Al aire y con mucho aire, porque con él se levantan millones de oyentes en América y otros que atardecen en España. Desde este último país, donde reside, coordina periodistas en varios lugares del mundo.

Hijo de Julio Sánchez Vanegas, impulsor de la radio y la televisión colombianas, se puede decir que no tenía una opción distinta a estar en los medios, pues en su casa ese era el tema diario, “con sus historias y protagonistas”.

Y hoy, a los 54 años, dice que sus primeros recuerdos de la radio son “los interminables corredores de Emisora Nuevo Mundo, en la calle 19, en el centro de Bogotá. Acompañaba a mi padre y a sus amigos. Allí se hacían programas clásicos, había radioteatro y una inmensa sala de grabación, que la manejaba Enrique París. El lugar tenía un piano”.

Madrugador, porque desde que entró a la radio tuvo que hacerlo, dice que ahora, que vive en España, no ha cambiado de costumbre. “Ese reloj se me quedó para siempre. Pero ¿sabe?, la noche de la mañana (llegar a trabajar en la madrugada) tiene una magia única. La gente que a esa hora esté en la calle tiene una razón para hacerlo y lleva, por lo general, historias maravillosas. Las ciudades huelen distinto y está la neblina, que contrasta con los tímidos primeros rayos de luz, que son únicos”.

Claro que la cosa no es tan bonita. Sánchez Cristo ha dicho que trabajar desde tan temprano le impidió desayunar con sus dos hijas, María y Daniela, y con su esposa, la cartagenera Letty Martelo. Aunque ahora, claro, con un poco más de tiempo, de lo que más disfruta es de sus “tres amores”, como las llama.

Ese faltante del desayuno familiar lo transformó en un poder que además de utilizarlo para contar y analizar las noticias, y entrevistar a sus invitados, lo usa para construir lo que considera “una sociedad mejor”.

De eso dan fe los soldados heridos en combate a los que cada año, gracias a una campaña de recolección de dinero, les regala en diciembre una buena cantidad de plata, en una fiesta a la que asiste desde el Presidente de la República hasta cantantes como Carlos Vives y Juanes, actrices como Amparo Grisales, modelos de temporada y famosos varios.

También, los oyentes que llaman desesperados pidiendo ayuda, y los que no tienen quién los oiga y Sánchez Cristo les conversa un rato. Otros no tienen tanta suerte, pero igual, ‘salen’ en radio, un medio que, según Sánchez Cristo, es tan importante, que es “a colores”, como dijo en alguna ocasión.

En televisión también estuvo, pero “un gobierno de no muy grata recordación replanteó una licitación vigente de este medio y la programadora familiar (Producciones JES, que hacía musicales, dramatizados y espacios de opinión importantes) se asfixió”.

Durante algún tiempo trabajó en los dos canales privados, “pero el noticiero de radio (ha estado en las dos grandes cadenas, RCN y Caracol) tomó una fuerza inesperada y ya no era un simple hobby , sino un programa de buena aceptación que requería mucha atención”. Entonces, agrega, “la radio me adoptó y no me quejo”.

La entrevista con Dania Londoño

A través de un amigo –contó Julio Sánchez Cristo cuando fue anunciado como ganador del Rey de España– logró contactar a Dania Londoño en los Emiratos Árabes, a donde la sanandresana se había ido luego del escándalo de Cartagena. El lío estalló porque uno de los integrantes de la seguridad del presidente Obama no le pagó por sus servicios sexuales y ella lo acusó. Sánchez Cristo agregó que la llevó a España y, en los estudios de la Cadena Ser, “miré sus ojos para tratar de adivinar su alma”.

Sobre la entrevista, que duró 105 minutos, dijo que “no siempre los más famosos, bonitos y buenos son los más interesantes para el público”.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar