Presidenciales

Álvaro Uribe lleva 16 años reinando en las urnas

Ganó 2 veces la presidencia, allanó en 2010 el camino de Santos y fue clave para Duque.

Votaciones

Álvaro Uribe Vélez completó 16 años reinando en las urnas.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

17 de junio 2018 , 10:06 p.m.

Álvaro Uribe Vélez, a sus 65 años, es el mayor elector de Colombia. Desde el 2002, cuando se impuso en las elecciones presidenciales en primera vuelta, no ha soltado este rótulo y el domingo, con la victoria de Iván Duque, lo ratificó: 16 años seguidos rompiendo paradigmas electorales.

Previamente ya había sido senador y gobernador de Antioquia con el aval del Partido Liberal, pero desde que se declaró en disidencia hace 192 meses y se lanzó a la arena política con su propia formación, su nombre ha sido definitivo en la conformación del ajedrez político.

Y las cifras respaldan esta tesis, pues en las dos presidenciales en las que fue candidato (2002: 5,8 millones de votos, y 2006: 7,3 millones) se dio el lujo de quedarse con el solio de Bolívar en la primera vuelta.

Para el 2010, cuando una decisión de la Corte Constitucional frenó su intención de postularse a una segunda reelección, apoyó a Juan Manuel Santos y, en segunda vuelta, lo ayudó a obtener los 9 millones de votos con los que arribó a la Casa de Nariño.

Decisiones muy tempranas de quien hasta ese año fue uno de sus principales alfiles, relacionadas con la conformación de su gabinete ministerial y la viabilidad de una negociación política con las Farc, lo llevaron a convertirse en cuestión de meses en el jefe de la oposición y a sentar las bases de un partido en el que hoy sigue siendo el líder absoluto.

El discurso de Iván Duque al ganar la Presidencia de ColombiaEl presidente electo Iván Duque les habló a sus seguidores al ganar las elecciones presidenciales con más de 10 millones de votos.
Iván Duque

Estas fueron las palabras de Iván Duque al ganar la Presidencia.

En efecto, en el 2013, cuando su confrontación con Santos se volvió irreconciliable, fundó el Centro Democrático, con el que un año más tarde debutó en las elecciones para Congreso, y, con una lista cerrada que lideró y en la que Duque tuvo la casilla 7, alcanzó 2 millones de votos que le significaron 38 curules.

Y, ese mismo año, pero en las presidenciales en las que Santos buscó la reelección enfrentándose a Uribe y a su gente, el exmandatario impulsó la candidatura de su exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga. Aunque no triunfó, su aspirante ganó la primera vuelta y en segunda obtuvo una votación de casi 7 millones de votos. De nuevo dejó su impronta.

Así las cosas, y con la vitrina de tener una curul en el Legislativo, Uribe comenzó a moverse para potenciar los resultados obtenidos y hacer de su partido un jugador clave en las regionales del 2015. Ese año, el resultado no fue el esperado, pero para una colectividad que no tenía ninguna representatividad electa en las regiones fue toda una victoria.

Se hizo a una gobernación, a tres alcaldías capitales, a otras 151 municipales y a 34 diputados. En solo tres procesos electorales, Uribe puso su marca personal en varios de los estamentos de decisión de los 32 departamentos.

“Uribe es una fuerza decisiva y está vinculada a su propia figura; es el político que actualmente más votos mueve, a pesar de que genera cierta resistencia”, precisó el catedrático del Rosario Yann Basset.

¿Jefe o consejero?

El pasado 11 de marzo, en las elecciones para Congreso, el Centro Democrático logró 2,5 millones de votos que le significaron 19 curules en el Senado –incluyendo la de Uribe– y 32 en la Cámara (13 más que en 2014).

Esa fuerza, sumada al triunfo de Duque en la segunda vuelta y la forma como se le plegaron los partidos Conservador, de ‘la U’, Liberal y Cambio Radical, convierten a Uribe en el nuevo jefe de la bancada oficialista. Y varios de sus seguidores quieren que acepte la presidencia del Senado el 20 de julio, lo que le daría el derecho de poner la banda presidencial a Duque –su candidato– en la posesión del 7 de agosto. Un hecho que, de darse, tendría una alta carga simbólica.

Por eso, no pocos se preguntan sobre el papel que jugará Uribe en el nuevo gobierno: ¿será un consejero, como él dice, o jefe en la sombra, como señalan sus opositores?

Uribe es una fuerza decisiva y está vinculada a su propia figura; es el político que actualmente más votos mueve, a pesar de que genera cierta resistencia

“Hasta sus peores enemigos, como Santos, pueden dar fe de su respeto a la independencia de los poderes”, dijo el senador del Centro Democrático José Obdulio Gaviria. Y fue respaldado por su colega de corporación y partido Ernesto Macías: “Contrario a lo que dicen, Uribe es un hombre que no le gusta meterse en los gobiernos, pero sí da muchos consejos”.

Duque, intentando disipar dudas, ha dicho que no es “títere de nadie”, y Uribe ha afirmado que no es “un titiritero”. Pero como todo en política, serán los hechos los que aclaren el panorama.

Mientras tanto, y con los más de 10 millones de votos que obtuvo ayer Duque, Álvaro Uribe Vélez completó 16 años reinando en las urnas. Y quiere seguir.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En twitter: @uinvestigativa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA