Presidenciales

Preescolar debería ser la prioridad del próximo presidente

La mayoría de expertos consultados aseguran que es fundamental invertir más en la primera infancia.

Preescolar

Por un peso invertido en un niño, las sociedades se ahorran entre 7 y 21 pesos en el futuro.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

08 de mayo 2018 , 12:22 p.m.

Son muchos los problemas que hay que solucionar en materia de educación, así como muchas las herramientas para hacerlo y las opiniones sobre el cómo.

Sin embargo, al consultar a expertos en la materia sobre lo principal que el próximo presidente debería hacer, varios de ellos coincidieron en dos puntos: que la educación debe ser la prioridad y que se debe crear una política educativa fuerte, bien estructurada y con recursos suficientes en torno a la primera infancia. Es decir, llegar a los niños entre los 0 y los 5 años de edad.

José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, expresó que se debe hacer un gran esfuerzo en aumentar la cobertura y la calidad de la educación preescolar y la atención a la primera infancia.

Se han descuidado estos primeros años, que son fundamentales para el desarrollo de nuestros niños

“Se han descuidado estos primeros años, que son fundamentales para el desarrollo de nuestros niños. Esa debe ser la prioridad del próximo Ministerio de Educación”, aseguró.

Con su postura coincidió Francisco Cajiao, rector de la Fundación Universitaria Cafam y reconocido experto en educación, quien aseguró que Colombia está muy rezagada en la atención a la primera infancia y se debe fortalecer y expandir en todo el país.

Por su parte, Alfredo Sarmiento, profesor de economía de la Universidad de los Andes y experto en educación y desarrollo social, afirmó que el próximo presidente debería establecer como política de Estado la educación desde los tres años. Es decir que en los colegios oficiales se creen los grados de preescolar.

Si el proceso educativo empieza desde pequeños, se logran compensar las debilidades que por razones de nacimiento no se han desarrollado”, explicó.

Y es que, según Julián de Zubiría, rector del Instituto Alberto Merani y asesor en temas de educación de la Unesco, lo que se invierte en los niños más pequeños se verá reflejado en el futuro, en un mejor país.

La afirmación de De Zubiría se sustenta con el informe ‘La inversión en la primera infancia en América Latina’, elaborado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el cual sostiene que la importancia de invertir en primera infancia radica en que el cerebro, durante los primeros años, se desarrolla a un ritmo que no vuelve a repetirse en ninguna otra etapa de la vida.

Por ejemplo, el premio nobel de economía James J. Heckman indica: “Invertir en la educación durante la primera infancia es una estrategia rentable para el impulso del crecimiento económico”.

Por su parte, el Banco Mundial estima que mejorar la nutrición básica puede impulsar el PIB de un país pobre en un 2,3 por ciento cada año, y que cada año adicional que un niño permanece en la escuela puede incrementar sus ingresos potenciales en un 10 por ciento a lo largo de su vida.

Estos mayores ingresos se traducen en más crecimiento económico para todo el país.

Otros puntos necesarios

No es suficiente quedarse solo con la primera infancia, sino que el nuevo presidente de los colombianos deberá además abarcar otros puntos fundamentales de la educación. El consejo que da Cajiao es que se acoja al Plan Decenal de Educación 2016-2026.

Durante más de un año se estuvo discutiendo qué es lo que necesita el país en términos de educación, y quedó consignado en ese documento. En este hay 10 desafíos importantes”.

El primero, según explica el experto, es la primera infancia. Otro muy importante, la articulación del sistema educativo: “Entre las instituciones no se coordinan, y cada cual tira para su lado”.

Otro reto es mejorar la calidad educativa en todas sus etapas. “Hay que hacer reformas estructurales y complejas. Los candidatos ahora hablan de la Jornada Única, pero sin tener en cuenta la calidad”, dice Cajiao.

Al respecto, Restrepo opina que la jornada única se debe trabajar con cuidado; se debe invertir en infraestructura, construir más aulas, pero principalmente con los docentes y los currículos para así aprovechar en verdad las horas adicionales de estudio.

Se debe trabajar mucho con los maestros. Dignificar la profesión y capacitarlos mejor, pero, a la vez, exigirles más”, dice Restrepo.

También, dicen los expertos, se debe mejorar la calidad de la educación técnica y tecnológica, y articularla con el sector productivo. Además, invertir en las universidades públicas e incrementar la cobertura, pero especialmente en investigación y desarrollo.

Intervenciones aisladas no son suficientes’

Según Diana Rodríguez, profesora de la facultad de Educación de la Universidad de los Andes, el próximo presidente debe diseñar soluciones para el sector educativo, reconociendo su naturaleza sistémica.

Esto quiere decir que intervenciones aisladas de corta duración (el tiempo de su mandato) no son suficientes para lograr que la educación en Colombia sirva como herramienta de transformación social.

Esta mirada implica que el presidente comprende que el ejercicio pedagógico en el aula de clase está conectado con las decisiones que toman los coordinadores y los rectores, pero también los funcionarios públicos de los niveles municipal, departamental y nacional, y, por lo tanto, junto con su gabinete diseña estrategias que impactan los múltiples niveles del sistema”, aseguró Rodríguez.

POLÍTICA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA