Presidenciales

Candidatos presidenciales batallan por los votos azules y cristianos

Los debates y la propaganda, claves para cautivar opiniones.

Candidatos presidenciales

A la izquierda, Humberto de la Calle e Iván Duque. Abajo, Gustavo Petro. A la de la derecha, Sergio Fajardo y Germán Vargas.

Foto:

Vanexa Romero / EL TIEMPO

07 de abril 2018 , 10:58 p.m.

Todavía quedan restos de estructuras partidistas y de opinión que representan millones de ciudadanos que no han decidido sus preferencias presidenciales y por los cuales los candidatos van a enfilar sus baterías con todas sus fuerzas desde esta semana.

El mayor botín por conquistar lo representan los conservadores, que obtuvieron 1’927.320 votos en las pasadas elecciones a Senado y hoy se debaten entre Germán Vargas e Iván Duque.

Vargas y Duque libran una dura batalla por los votos ‘azules’, que tienen una gran significación en estos momentos. Al exvicepresidente ese apoyo prácticamente le aseguraría su paso a la segunda vuelta. A Duque, en cambio, le sumarían en su firme intención de ganar en primera vuelta, lo cual es más remoto.

Desde que Andrés Pastrana dejó la Presidencia en 2002, los conservadores no se han vuelto a acercar por sí solos al poder, y se han dedicado a apoyar, a última hora, al candidato ganador, estrategia que les ha funcionado para mantener sus feudos regionales.

En 2002 y 2006, los conservadores apoyaron a Álvaro Uribe y fueron socios leales. En 2010 apoyaron a Juan Manuel Santos y ganaron. Y en 2014, cuando Uribe y Santos se dividieron, ellos también se repartieron, pero después de la elección casi todos se quedaron con Santos.

El senador electo (conservador) David Barguil le confirmó a EL TIEMPO que, por ahora, “hay una discusión interna entre los seguidores de Duque y de Vargas”, y confió en que “el partido decida en unidad”.

Duque no quiere la foto

Pero hay un par de asuntos de forma que podrían definir que la mayoría de los conservadores se queden con Vargas o con Duque: el trato, las maneras.

Si bien Duque necesita esos votos, no está muy resuelto a tomarse la foto con los congresistas de ese partido, a los que Uribe bautizó los “enmermelados”, por las dádivas recibidas de Santos.

En el uribismo creen que una foto de Duque con los “enmermelados” podría tener un gran castigo político para la campaña en sectores de opinión, que es la fortaleza de su apoyo.

Este fin de semana circuló una versión en el sentido de que Duque recibirá a las directivas conservadoras para hablar de su apoyo. “Estamos citados a un almuerzo con los congresistas y el doctor Duque el próximo miércoles en la sede del partido”, dijo el representa Óscar Fernando Bravo.

EL TIEMPO consultó al candidato uribista sobre esta cita, pero él negó esa posibilidad. “No”, respondió a la pregunta.

A algunos conservadores no les gusta que el uribismo pretenda su apoyo, pero entrándolos por ‘la puerta de atrás’, dijo uno de los congresistas.

Por ahora, los contactos entre el candidato uribista y los conservadores los ha hecho el exministro Luis Alfredo Ramos. La candidata a la vicepresidencia Marta Lucía Ramírez también ha hecho algunos llamados.

Vargas Lleras, en cambio, tiene contacto directo con muchos de los congresistas. No los rehúye.

El senador Efraín Cepeda, presidente del Congreso y una de las mayores votaciones conservadoras, es uno de sus más duros defensores.

La decisión de los conservadores podría tardar una o dos semanas más, y lo más probable es que se dividan entre Vargas y Duque.

En todo caso, esto haría que Vargas se quede con la totalidad de ‘la U’, como ya se confirmó esta semana, y con una porción mayoritaria de los conservadores, lo cual representa un gran impulso a su candidatura. Este lunes se sellará el “acuerdo programático” con ‘la U’.

Los votos cristianos

Hay casi un millón de votos cristianos (obtenidos en las pasadas elecciones legislativas) de los movimientos Mira y Colombia Justa Libres, que tampoco han escogido candidato presidencial, pero cuyos líderes sí han hablado con Vargas Lleras y con el uribismo.

En el caso de estos sectores cristianos, sus alternativas son Duque y Vargas.
Todo depende de cómo actúen los candidatos para ganar su apoyo.

Mientras tanto, el candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, quien tiene su apoyo electoral fundamentalmente en sectores de opinión, también aspira a una cuota de maquinaria, en el Polo.

Una fuente de ese partido le dijo a EL TIEMPO que ya hay “por lo menos seis congresistas del Polo trabajando con Petro”. Ellos, por temor a un castigo por doble militancia, que les costaría sus curules, no admiten esta situación en público.

La fuente dijo además que el Comité Ejecutivo del Polo debe dejar en libertad a los congresistas para apoyar a cualquier aspirante, tras el fracaso de la alianza entre los candidatos de centro. Este hecho significará un golpe electoral a la candidatura de Sergio Fajardo, líder de la coalición con ese partido.

La debacle liberal

Lo que comenzó como un enfrentamiento entre el expresidente César Gaviria –jefe del Partido Liberal– y el exministro Juan Fernando Cristo terminó en una división irreconciliable que dispersó a las fuerzas parlamentarias entre tres candidatos: Humberto de la Calle, Germán Vargas e Iván Duque.

Aunque el miércoles pasado, tras un encuentro entre Gaviria y los congresistas, se dijo que el Partido Liberal cerraría filas en torno a De la Calle, EL TIEMPO pudo establecer que esta misma semana un grupo de parlamentarios se entrevistó con directivos del uribismo para expresarle su apoyo a Duque, y otro grupo con Vargas Lleras, con el mismo propósito.

Estos apoyos liberales a Duque y Vargas se hacen por debajo de la mesa, pues la doble militancia puede acarrear la pérdida de la investidura parlamentaria.


La reaparición de Gaviria esta semana en el escenario liberal dejó a De la Calle sin las posibilidades de alianza con Sergio Fajardo, camino que había explorado de manera insistente, con pocos recursos, y con apenas un mínimo respaldo de la estructura partidista.

Por lo pronto, Vargas y Duque seguirán, cada uno a su estilo, tratando de ganarse los votos que todavía no están comprometidos. Petro buscará aumentar su caudal en los sectores de izquierda. Y De la Calle y Fajardo seguirán cabalgando hacia la primera vuelta en solitario. Y en cuanto a la opinión, los debates y la propaganda serán el mejor vehículo para cautivarla.

POLÍTICA
redaccionpolitica@eltiempo.com.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA