Presidenciales

El nivel de participación se mantuvo en la segunda vuelta presidencial

Abstención (46,96 %) fue casi la misma de la primera vuelta y la más baja en dos décadas en segunda.

Participación ciudadana

El registrador calificó de “histórica” la participación en la jornada, superior al 53 %.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

17 de junio 2018 , 09:57 p.m.

A diferencia de lo que sucedió en tres de las cuatro segundas vueltas anteriores, esta vez la abstención aumentó levemente respecto de la primera vuelta. Mientras que el 27 de mayo el 46,62 por ciento de los colombianos habilitados para hacerlo no cumplieron con su deber de votar, ayer esta cifra alcanzó el 46,96 por ciento.

Aunque la variación entre ambos comicios fue mínima (menos de medio punto porcentual), esta tendencia al alza no se veía desde las elecciones del 2010, cuando la abstención se incrementó casi cinco puntos entre las dos vueltas.

En el resto de los casos (2014, 1998 y 1994), la abstención en segunda vuelta se redujo frente a la primera.

Cabe recordar que la segunda vuelta presidencial fue instituida por la Constitución de 1991, y que en el 2002 y en el 2006 no hubo, porque en ambos casos Álvaro Uribe obtuvo más de la mitad de los sufragios en la votación inicial.

La de ayer fue la abstención más baja en segunda vuelta desde 1998 (ver gráfico), cuando el conservador Andrés Pastrana venció al liberal Horacio Serpa.

“La participación ya era muy alta desde la primera vuelta (de hecho, la del 27 de mayo fue la más alta desde 1974 si se tienen en cuenta solo las primeras o únicas vueltas). Que se haya mantenido en un nivel parecido es un poco sorpresivo, porque se anticipaba una caída, se pensaba que los electores de los candidatos eliminados se iban a desmovilizar, que a los votantes de centro no los convencería ninguna de las dos opciones extremas que llegaron a la segunda vuelta. Sin embargo, estos electores sí eligieron, quizá bajo la lógica del mal menor”, comenta Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario.

En su opinión, los electores de centro no se refugiaron masivamente en el voto en blanco, en contravía de lo que les sugirieron algunos de sus líderes, como Sergio Fajardo.

“El nivel de participación (superior al 53 por ciento) es una buena noticia, porque no era un día fácil –reconoce Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral (MOE)–. Nosotros estábamos muy preocupados por la abstención que podían generar los partidos del Mundial (ayer hubo tres, incluidos los debuts de Brasil y Alemania, dos de los favoritos). Lo que yo creo que pasó es que el tema de la presidencia de la República ha estado tan debatido, desde las consultas interpartidistas del 11 de marzo y luego en la primera vuelta, que los ciudadanos se animaron a salir a votar”.

Para Barrios, el nivel de participación en la jornada de ayer también tiene que ver con el hecho de que los jóvenes por fin se comprometieron con los procesos electorales –o por lo menos con las elecciones presidenciales– y con las diferencias tan marcadas entre los candidatos en contienda.

“Podemos entender por qué tanta gente salió a votar (más de 19,5 millones de personas), en la medida en que eran dos propuestas de país tan diferentes. Los colombianos fueron a las urnas con la certeza de que su voto valía, de que sí podía hacer la diferencia”, concluye Barrios.

REDACCIÓN DOMINGO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA