Presidenciales

¿Quién definirá la elección: maquinaria o sectores de opinión?

Algunos académicos estiman que esta vez podría prevalecer el voto de opinión.

Candidatos a la Presidencia de la República

Candidatos a la Presidencia de la República en las elecciones de 2018.

Foto:

ELTIEMPO.COM

29 de abril 2018 , 12:58 a.m.

La campaña presidencial en curso va a estar marcada, en su recta final, por la expectativa de si en el resultado de la contienda pesará más el voto de las estructuras partidistas o el voto de opinión.

Esta discusión cotidiana en los pasillos de las campañas pero también en los medios de comunicación y en las tertulias familiares se acentuó ante el ranking de Gustavo Petro y Sergio Fajardo (segundo y tercero, respectivamente en casi todas las encuestas sobre intención de voto) y el cuarto lugar de Germán Vargas Lleras.

Algunos académicos, como Rubén Sánchez, veterano profesor de ciencia política, estima que esta vez podría prevalecer el voto de opinión.

El voto de maquinaria se impone sobre todo en las regiones donde la principal fuente de empleo es el Gobierno

“El voto de maquinaria se impone sobre todo en las regiones donde la principal fuente de empleo es el Gobierno. Pero en esta contienda puede imponerse la opinión, porque la población urbana es cada vez más grande y allí el control de los políticos es más difícil”.

El tema es recurrente, porque Petro, quien ha estado creciendo en la intención de voto, tiene su fortaleza electoral principalmente en los sectores de opinión. En los independientes.

Como estructuras partidistas, Petro apenas cuenta con el apoyo de un sector del Polo y otro de Alianza Verde. También con un bloque fuerte de los sindicatos que tienen aparatos sólidos con capacidad de organización y movilización.

Fajardo, quien pasó del primer al tercer lugar en la intención de voto entre diciembre y abril, solo tiene a su favor parte de las estructuras del Polo y de los ‘verdes’.

Germán Vargas, quien cuenta con la mayoría de las estructuras de Cambio Radical, el Partido Conservador, el partido de ‘la U’ y un sector liberal, pero también con un sector de opinión, no sube en las encuestas que miden la intención de voto. Se mantiene de cuarto.

Yann Basset, otro profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, tiene un criterio similar a Sánchez.

En una elección presidencial hay más opinión que maquinaria, porque los candidatos son personas que todo mundo conoce y sobre las que la sociedad en general tiene una opinión



“En una elección presidencial hay más opinión que maquinaria, porque los candidatos son personas que todo mundo conoce y sobre las que la sociedad en general tiene una opinión, una percepción más directa, por eso prevalece el llamado voto de opinión. Además, uno no podría comprar los votos suficientes para elegir un presidente”, dijo Basset.

Jorge Enrique Vélez, presidente de Cambio Radical, considera que “el que no tenga combinación de voto de estructura y de opinión no puede llegar a la Presidencia”.

Hasta hace poco las elecciones presidenciales habían estado determinadas fundamentalmente por las fuerzas de los partidos políticos. Pero hay que aceptar que las cosas han ido cambiando. Que las reformas políticas (la Constitución del 91), el aumento de la influencia de las redes sociales y el mayor acceso de las personas a la educación y la información han empoderado más a los ciudadanos de a pie, con desmedro de la influencia histórica de los partidos políticos en las urnas.

El antecedente más reciente y más significativo de un fenómeno electoral de opinión medible ocurrió en 2010, cuando Antanas Mockus, candidato presidencial anclado fundamentalmente a sectores de opinión, alcanzó a liderar la intención de voto en las encuestas.

La última semana de abril de 2010, es decir, un mes antes de la primera vuelta presidencial, Mockus llegó a tener el 38 por ciento de intención de voto frente a Juan Manuel Santos quien apenas llegaba al 29 por ciento. Y en esos mismos sondeos, en segunda vuelta, Mockus derrotaba a Santos de lejos.

Pero mientras Mockus tenía su fuerza principalmente en la opinión, la fortaleza de Santos estaba en las estructuras partidistas.

Y todo cambió en un mes. En primera vuelta, Santos obtuvo 6’802.043 votos y Mockus, 3’134.222 votos.

En la segunda, vuelta la diferencia fue mucho mayor: Santos consiguió 9’004.221 votos y Mockus, 3’588.819.

La capacidad de crecimiento de los sectores de opinión no fue ni siquiera parecida a la de las estructuras partidistas.

Hoy las cosas son diferentes. El candidato Iván Duque, quien tiene respaldo tanto en estructuras partidistas (Centro Democrático y un poco de los conservadores y de ‘la U’) y también de opinión, lidera de lejos todas las encuestas sobre intención de voto.

Pero Vargas Lleras le compite a Duque en estructuras de partido y también cuenta con algunos sectores de opinión. Por eso algunos creen que, aunque las encuestas releguen al exvicepresidente al cuarto lugar, podría ser el competidor de Duque en segunda vuelta. Ese es el dilema.

La discusión sobre el mayor peso de la maquinaria o de la opinión en esta elección ha surgido más a propósito de Vargas y Petro, para pasar a segunda vuelta. A Vargas las cuentas de los apoyos partidistas más la opinión le dan, según algunos análisis, para pasar a segunda vuelta con Duque. Pero también hay que admitir que Petro ha seguido creciendo.

POLÍTICA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA