Presidenciales

Jorge Antonio Trujillo, el pastor que hace campaña a puerta cerrada

El equipo de este líder cristiano lucha para que sea conocido más allá de su comunidad.

Jorge Antonio Trujillo, candidato presidencial

A Trujillo, candidato por Todos Somos Colombia, lo acompaña su familia en las reuniones de campaña. Aquí junto a su esposa, Sulamita Satirio Dos Santos.

Foto:

Cortesía Campaña Trujillo

29 de abril 2018 , 09:27 a.m.

Un grupo de experimentados reporteros de ELTIEMPO acompañó a los candidatos presidenciales en sus correrías políticas para ver sus estilos, sus énfasis, quiénes son las personas claves en su estructura y cómo los recibe la gente cuando se encuentra con ellos ‘en vivo y en directo’. Retratos de las campañas a menos de un mes de la primera vuelta para elegir al sucesor de Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño.

Le recomendamos leer: Así son las campañas presidenciales por dentro

Un día en la campaña presidencial del candidato Jorge Antonio Trujillo puede consistir en cuatro reuniones y, cuando los jornadas son más provechosas, hasta seis. Todas son a puerta cerrada, con pastores y fieles cristianos.

La reunión con mayor audiencia fue quizás hace dos semanas, en Ibagué, Tolima. No se trató de un mitin político, sino de un encuentro para el culto cristiano, la religión que profesan Trujillo y las cerca de 5.000 personas –entre voluntarios y asesores– que lo acompañan, según Alex Patiño, el gerente de la campaña.

En ese escenario para la fe, Trujillo aprovechó para dar a conocer allí, entre unos 2.000 fieles, su plan de gobierno si llega a la Casa de Nariño. Como siempre, les pidió que oraran por él.

La gente de la campaña siente que su candidato no solo ha sido discriminado en los debates presidenciales, pues no ha sido invitado a ninguno, sino también en las encuestas, ya que –argumenta la misma campaña– a la gente no se le ha preguntado si votarían por él.

En palabras de Trujillo, su ausencia en la plaza pública también se debe a otra discriminación. “El Consejo Nacional Electoral nos niega el desembolso de recursos para la campaña porque nuestro movimiento es muy nuevo. Se pegó de un vacío legal para discriminarnos religiosa y racialmente, porque mi vicepresidente es de raza negra”, dice, con acento nortesantandereano el candidato por Todos Somos Colombia.

Ese movimiento político que lo avaló se autodenomina “pluriétnico”.

Su candidatura se dio a conocer el 22 de marzo, cuando su foto y la de su fórmula vicepresidencial, Fredy Obando Pinilla, apareció en la casilla quinta del tarjetón para la primera vuelta. Ese día en el que se sortearon las posiciones en la tarjeta electoral, Trujillo fue el único candidato presente, acompañado de una comitiva fiel.

Tras conocerse su nombre, fue más recordado porque calificó de “castigo divino” la ola invernal que vivió el país a inicios de esta década, que por su trabajo en el Congreso. Entre el 2009 y el 2010 ocupó la curul en el Senado que dejó Juan Carlos Martínez tras ser condenado por ‘parapolítica’. Lo hizo por el partido Opción Ciudadana, antiguo PIN.

Trujillo, nacido en Zulia hace 50 años, al igual que su fórmula, es un pastor cristiano evangélico.

Dos años atrás fundó la iglesia Monte de Sión, que su familia tiene a cargo y que hasta el momento cuenta con cerca de 600 fieles. Pero durante 18 años, y hasta hace cuatro años, trabajó en la Casa de Reino, iglesia en el occidente de Bogotá que agrupa unos 4.000 creyentes. Llevó las riendas de ese centro con el auspicio de un pastor muy reconocido entre la comunidad cristiana, el colombobrasileño José Satirio Dos Santos, su suegro y quien, “luego de Dios”, dice el propio candidato, es la persona que más cerca le habla al oído.

Aunque Satirio no es propiamente su asesor político, Trujillo reconoce que le ha dado el consejo más importante, no solo para esta campaña, sino para su vida: “Que ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, espíritu, fe y pureza”, recuerda Trujillo haciendo alusión al capítulo y el versículo exacto: “Timoteo 4-12”.

Toda su familia está involucrada en la campaña. Sulamita, su esposa y también pastora, lo hace de iglesia en iglesia. “Hablar con la gente es lo que más le apasiona”, cuenta Karla Tatiana, la hija mayor del aspirante presidencial, y quien a sus 20 años, acompaña a su padre en las reuniones con asociaciones de pastores y ministerios cristianos en busca de apoyos. Trujillo se concentra en conseguir esos guiños, pues en sus cálculos “cada pastor trae al menos 100 votos por pequeña que sea la iglesia”, dice.

En las últimas semanas, el lema de su campaña ‘Creemos, podemos, cambiemos’ ha recorrido varias ciudades, como Barranquilla, Atlántico, o Guateque, Boyacá. Pero para que sus propuestas lleguen a todos los departamentos, tiene al menos un delegado en cada uno de ellos.

Entre sus asesores más cercanos hay abogados, politólogos y periodistas. Uno de ellos es Patiño, quien gerencia la campaña, un abogado administrativista que se quemó en las pasadas elecciones al Senado.

Ante la falta de financiación, el proselitismo se ha nutrido de recursos propios y de donaciones de dinero, camisetas y papelería; y las redes sociales, que manejan unos siete jóvenes, han jugado un papel protagónico. Patiño dice que no va haber pauta publicitaria en vallas ni en grandes medios.

“Hemos tenido campos en un círculo de emisoras cristianas y hemos aprovechado los espacios gratuitos que se entregan en canales regionales. Pero la estrategia fuerte es pasar el mensaje voz a voz”, agrega el gerente, después de reconocer que una de las dificultades que afronta la campaña es lograr el reconocimiento nacional de su candidato más allá de la comunidad cristiana del país.

A pesar de las nulas posibilidades electorales que tiene Trujillo, uno de los principales motivos por el que su equipo lo sigue acompañando es porque ve en él la persona más idónea para defender los principios cristianos “tan vulnerados en los últimos tiempos”.

Consciente de que no tiene probabilidades, de una cosa Trujillo sí está convencido: “Si no pasamos a segunda vuelta, si Dios quiere, por lo menos vamos a definir quién va a ser el próximo presidente. Los cristianos contamos por millones”.

JUAN CAMILO PEDRAZA
juaped@eltiempo.com
En Twitter: @JCamiloPedrazaM

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA