Congreso

Falta de tarjetones para consultas, el gran lunar en estas elecciones

A mesas solo se envió 50 % de tarjetones para cada consulta. Bogotá y Medellín, donde hubo más líos.

Indignación por falta de tarjetones a consultas presidenciales

En Medellín se tuvo que recurrir a las fotocopias para atender la demanda de tarjetones de la consulta de la derecha.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

12 de marzo 2018 , 02:47 a.m.

Según la Registraduría, el problema de la falta de tarjetones para las consultas interpartidistas en las mesas de votación, que se presentó este domigno, solo afectó 26 de los 11.229 puestos a nivel nacional, esto es el 0,23 por ciento del total.

Que un solo ciudadano no pueda ejercer su derecho al voto es grave pero, a la luz de estas cifras, el daño parece menos trascendental. Sin embargo, el episodio lo magnificó el hecho de que la falla se diera principalmente en zonas de votación tradicionales de Bogotá y Medellín, que tienen alta atención mediática.

En estas dos capitales las quejas fueron, esencialmente, por la falta de tarjetones para la consulta de la derecha entre Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez.

Y desde el Twitter, Gustavo Petro, que midió fuerzas con Carlos Caicedo en la consulta de la izquierda, reportó que se habían agotado los tarjetones naranja en Corferias y Kennedy, Bogotá, y Montería y Ciénaga de Oro, Córdoba.

El problema se habría extendió en un total de 8 capitales y algunos municipios más.
Los candidatos perjudicados salieron a denunciar falta de garantías y a pedir medidas de emergencia como la de permitir votar con tarjetones fotocopiados. Incluso, Alejandro Ordóñez planteó la ampliación de la jornada electoral.

El Gobierno, a través del ministro del Interior, Guillermo Rivera, reaccionó salvando su responsabilidad y ofreció respaldo a la autoridad electoral en las decisiones que tomara.

Dado el impacto marginal del problema, estas descartaron ampliar la jornada y optaron por decisiones focales.

En el caso de Bogotá, se buscó resolver la situación enviando de urgencia 36.000 tarjetones a los puestos de Unicentro, El Bosque, Santa Bárbara y Liceo Francés.

También se autorizó el traslado de consultas a otras mesas y votar con fotocopias.
El hecho, de todos modos, dejó una imagen de precariedad organizativa y logística que luce imperdonable.

El origen del embrollo está en que no hubo en las mesas un tarjetón por cada votante potencial para cada consulta, Habría sido necesario imprimir 36 millones de tarjetones para cada una y no 15 millones como se hizo.

La decisión de ahorrarse una plata, según la Registraduría, se tomó teniendo en cuenta que “los análisis técnicos presupuestaron que no habría una participación que superara los 15 millones por partido” y que en la consulta liberal de finales del 2017 tan solo participaron 744.373 ciudadanos en todo el país.

Pero la distribución de los tarjetones por mesa resultó deficiente. Según el registrador, Juan Carlos Galindo, mandaron el 50 por ciento de tarjetas en cada una de las mesas de votación porque no “había históricos para decir en esta mesa han votado generalmente de esta tendencia u otra”, y para mantener también el equilibrio.

Galindo dice que no se imprimieron más tarjetones por asuntos presupuestales, pero el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, fue enfático en negarlo. “Este año se destinó un 76 por ciento más de dinero del que se giró hace cuatro años”, destacó. La Registraduría, dijo Cárdenas, recibió 26.450 millones de pesos para imprimir 30 millones de tarjetones, como lo había solicitado.

“En ningún momento la Registraduría dijo que con estos recursos no se lograba el objetivo que ellos mismos fijaron como el adecuado, en función del número de electores”, indicó el funcionario.

El problema seguramente terminará en una investigación. El contralor Edgardo Maya anunció que ordenará realizar, con la Contraloría Delegada para la Gestión Pública, una Actuación Especial de Fiscalización sobre la forma como se invirtieron los recursos destinados a la impresión de los tarjetones.

Ocho ciudades reportaron falta de tarjetones

Aunque antes del mediodía algunas mesas de votación habían reportado escasez de tarjetones de la Gran Consulta por Colombia, solo sobre la 1:30 p. m. la falta de esos documentos empezó a generar protestas de los ciudadanos.

En Bogotá, por ejemplo, esta situación fue reportada en Unicentro, el segundo puesto más grande de la ciudad, principalmente. Ante la falta de dichas tarjetas, algunos ciudadanos acudieron a sacar fotocopias con sus propios recursos, pero a la entrada les fueron decomisadas, porque no correspondían a las anunciadas por la Registraduría, que llegaron poco después, con lo que se superó la escasez.

El exvicepresidente, Francisco Santos, que estuvo en el lugar, dijo que quien “había salvado la patria era el gerente de Unicentro, Horacio Lince, quien puso a toda su gente a trabajar para sacar fotocopias”.

Pero además de la capital del país, la falta de tarjetones en la consulta de centro derecha también se presentó en Medellín, y un poco menos en Montería, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Cúcuta y Manizales.

En Medellín se reportó falta de tarjetones de la Gran Consulta por Colombia en la Universidad Eafit y en los colegios INEM y Palermo, principalmente. En este último, al mediodía, los votantes comenzaron a gritar y los jurados de mesa no tenían respuestas. El espacio comenzó a taponarse de gente que decidió quedarse hasta que aparecieran los tarjetones, y afuera la fila se alargaba varias cuadras.

Mientras, el director del Centro Democrático en Antioquia, Andrés Guerra Hoyos, señalaba que iban a entregar 2 millones de fotocopias que el jurado y el presidente de mesa estaban obligados a firmar, la Policía intentaba alcanzar las fotocopias que pasaban de mano en mano. Los funcionarios de la Registraduría, entre tanto, llamaban a la calma. Finalmente llegaron las fotocopias y el tenso ambiente se calmó. Según el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, la falta de tarjetones fue más grande de lo que se reportó oficialmente. Se presentó en otros 35 puestos y afectó a más de 1.000 mesas.

La falta de tarjetones también se registró en varias ciudades de la costa Caribe. En Barranquilla, el senador Jaime Amín señaló que en el colegio Biffi La Salle, uno de los más importantes de la ciudad, se acabaron los tarjetones de la consulta de la centroderecha. “Esto es un golpe duro a la democracia en el Biffi”, dijo Amín. Este puesto es uno de los más importantes en Barranquilla.

Este hecho se presentó también en el Gimnasio Vallegrande y en la Universidad Luis Amigó, en Montería; en Santa Marta, Magdalena, y en Cartagena, Bolívar. En estos últimos el incidente se superó cuando llegaron las fotocopias o las mesas a las que les sobraban tarjetones les facilitaron estos documentos a las que se les había agotado. Un hecho similar sucedió en Cúcuta, Norte de Santander, y en Manizales, Caldas.

A diferencia de Bogotá y Medellín, aunque en estas otras ciudades se rechazó esa situación, las protestas no pasaron a mayores.
Por ejemplo, la secretaria del Interior de Cartagena, Yolanda Wong, dijo que la falta de tarjetones no alteró el orden público.

EL TIEMPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA