Congreso

‘La corrupción es una enfermedad contagiosa’: Mockus

Antanas Mockus regresa a la arena electoral como número uno de la lista al Senado de los ‘verdes’.

Antanas Mockus, candidato al Senado

Para Mockus, candidato al Senado, se necesita pedagogía para entender las leyes.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

18 de diciembre 2017 , 12:15 a.m.

Siete años después de casi haber conquistado la presidencia, Antanas Mockus se volverá a medir en las urnas.

En diálogo con EL TIEMPO, Mockus afirmó sentirse en condiciones de salud para retornar a la lucha política y que en materia de corrupción, “es mejor” utilizar “el garrote de la culpa o la vergüenza” que la cárcel.

Después de siete años, ¿por qué decidió a regresar a la política?

Porque el siete es un número bonito (risas). Habermas cree radicalmente en la discusión pública y racional, argumento va y argumento viene. De un modo u otro, sabía que iba a terminar pasando por el Congreso. Allí, la gente hace el mayor esfuerzo por argumentar y señalar los problemas y las posibles soluciones.

¿Se siente en condiciones de salud para ser congresista?

Sí. Es curioso, pero el trabajo me ayuda a controlar los efectos de la enfermedad, y el neurólogo estuvo de acuerdo en que me meta.

¿Para usted, la política es más corrupta hoy día que hace siete años, o es igual?

Pedagógicamente hay que evitar al máximo que la gente diga ‘todos los políticos son corruptos’. No solo porque me caería a mí, y a mí sí me jarta que me digan corrupto. Hay que tratar de no ser injustos con nadie. En las acusaciones de corrupción, uno puede ser muy injusto, y, obviamente, la acusación sirve si es precisa.

¿Cómo se ataca la corrupción?

El problema de la lucha contra la corrupción es combatir los cuentos que se echa la gente corrupta para poder serlo. La corrupción es una enfermedad que es contagiosa. Se presenta un caso y aumenta la posibilidad de que haya otros alrededor.

La corrupción es una enfermedad que es contagiosa. Se presenta un caso y aumenta la posibilidad de que haya otros alrededor

¿Lo mejor es el castigo?

La lucha contra la corrupción es el combate contra sus justificaciones. Si a mí me creen honrado, esa creencia influye mucho en mi comportamiento. Ahora, el castiguito también sirve, pero puedo imaginarme que si cometo alguna falta la gente me va a juzgar y yo tengo mucho para perder en términos de mi autoestima.

¿Cree que el corrupto llegue a sentir culpa?

Cuando uno actúa mal se despiertan culpas y vergüenzas. En el equipo con el que hemos venido trabajando en estos últimos años hemos llegado a la conclusión de que es mejor utilizar el garrote de la culpa o la vergüenza que el de la cárcel, y procurar que los momentos de reconocimiento por buen comportamiento sean más frecuentes.

POLÍTICA
redaccionpolitica@eltiempo.com.co
En Twitter: @PoliticaET

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA