Congreso

Más de 9,6 millones de colombianos participaron en las consultas

La información del 98,4 por ciento de las mesas arrojaba una abstención del 51,4 por ciento.

Elecciones de congreso y consultas en Bogotá 2018

En la consulta de la derecha participaron 6 millones de colombianos.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

12 de marzo 2018 , 02:48 a.m.

Las elecciones legislativas celebradas este domingo volvieron a demostrar que Colombia es un país en el que al menos la mitad de los ciudadanos prefieren no ejercer su principal derecho político: el de elegir.

Con base en la información del 98,49 por ciento de las más de 104.000 mesas de votación dispuestas en todo el territorio nacional, se puede hablar de una participación del 48,59 por ciento en las elecciones del Senado de la República. Esta cifra es ligeramente superior a las registradas en los comicios del 2014 y del 2010: 44,20 y 44,24 por ciento, respectivamente.

Cabe recordar que, desde la promulgación de la Constitución de 1991, las legislativas han sido las elecciones con el promedio de participación más bajo (41 por ciento hasta las del 2014), seguidas por las presidenciales, con 44,3 por ciento, según los análisis de la Misión de Observación Electoral (MOE).

Caso aparte fue el del plebiscito por la paz (2016), que registró una participación de apenas 37,44 por ciento y en el cual se superó por primera vez la barrera de los 20 millones de personas que se abstuvieron de votar, algo que no ha vuelto a ocurrir.

“El hecho de que las elecciones presidenciales y las legislativas se celebren el mismo año es un problema, porque las primeras opacan a las segundas. La gente sabe quién es el presidente, sabe a quién hay que exigir. En cambio, los congresistas, en general, son caras que no conocemos y eso hace que la gente no se anime a salir a votar”, opina el experto español Mario Aller, profesor de política y relaciones internacionales de las universidades Sergio Arboleda y Javeriana.

La gente sabe quién es el presidente, sabe a quién hay que exigir. En cambio, los congresistas, en general, son caras que no conocemos

“Una participación del 48 por ciento es mala para cualquier país, pero así está el mundo: damos la democracia por sentada, no nos preocupamos por votar”, agrega Aller.

Y mientras la participación aumentó, la proporción de votos en blanco, la de votos nulos y la de votos sin marcar se redujeron. En los comicios para la Cámara, los sufragios nulos disminuyeron 3,7 puntos porcentuales, al pasar del 13 por ciento del total en el 2014 al 9,26 este año. Y el voto en blanco retrocedió del 6 al 4,5 por ciento entre el 2014 y el 2018. Y los votos sin marcar, del 5,8 al 4,8 por ciento.

Los votos no marcados y los nulos sumaron esta vez más de dos millones, un poco más de lo que obtuvo para el Senado el Partido Conservador, la tercera fuerza con más curules en la cámara alta.

En cuanto a las consultas interpartidistas, lo primero que hay que decir es que la participación en ellas, aunque masiva, no es comparable con la que se registra para elegir al Congreso de la República. En primer lugar porque, en teoría, no tienen por qué interesar a los votantes de vertientes políticas distintas a las que están en disputa. Por ejemplo, alguien que ya sabe que votará por Sergio Fajardo para la presidencia no tendría por qué sufragar en las consultas de este domingo.

Por supuesto, eso no se cumple en todos los casos. Es bastante probable que, por citar solo una de las opciones, un ciudadano que no comulga con las ideas de Gustavo Petro haya votado por Carlos Caicedo, su rival, con el fin de intentar frenar la aspiración del exalcalde de Bogotá.

Sin embargo, ese comportamiento no parece significativo a la luz de las cifras oficiales: de acuerdo con el conteo realizado este domingo por la Registraduría Nacional, solo seis de cada diez personas que votaron para el Senado lo hicieron también en una de las consultas.

Dicho de otra manera, mientras que los comicios para elegir senadores tuvieron una participación del 48,6 por ciento del censo electoral, en las consultas votó el 26,4 por ciento de quienes podían hacerlo, o sea más de 9,6 millones (en el plebiscito del 2016 votaron poco más de 13 millones).

En todo caso, es evidente que las elecciones legislativas impulsan la participación en esta clase de consultas. Basta recordar que la consulta liberal del año pasado, que no estuvo atada a ninguna otra elección, convocó apenas a unos 750.000 ciudadanos.

REDACCIÓN DOMINGO
redacciondomingo@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA