Elecciones Colombia 2018

Riesgo electoral extremo creció en 14 municipios del país

Bogotá y otras siete capitales están en el listado del mapa de la Misión de Observación Electoral.

08 de febrero 2018 , 11:12 p.m.

El nivel de riesgo electoral subió en 14 municipios del país y otros 156 también presentan algún factor de inseguridad por fraude o por violencia, según reveló un informe presentado el jueves por la Misión de Observación Electoral (MOE).

Aunque la investigación encontró que disminuyeron algunos indicadores de riesgo electoral para estos comicios y que el proceso de paz con las Farc influyó en ello, ocho capitales presentan señales preocupantes, incluyendo a Bogotá.

A la capital se suman Cartagena, Cali, Ibagué, Bucaramanga, Popayán, San José del Guaviare y Santa Marta, como ciudades con alta posibilidad de fraude electoral en Cámara y Senado, así como índices de violencia. Otros 65 municipios tienen riesgo alto y 41 están en riesgo medio.

Informe MOE

El municipio de Soledad, Atlántico, es el único de ese departamento con nivel de riesgo electoral alto.

Foto:

Carlos Capella / EL TIEMPO

El mapa se presentó a menos de un mes de las elecciones de Congreso y a poco más de cien días de la primera vuelta presidencial, que se realizará el 27 de mayo.

“Esta noticia de Bogotá no es nueva, pero ahora parece ser más visible. El fraude electoral en la capital ha ocurrido en muchas elecciones y el ejemplo más claro es el trasteo de votos”, explica a EL TIEMPO Angélica Bernal, profesora de Ciencia Política de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Bernal además agrega que antes el cubrimiento de medios y de analistas estaba sobre las regiones más golpeadas por el conflicto o en zonas de corrupción. Tras el acuerdo de paz y la disminución de violencia en varios lugares del país el foco parece, dice, estar sobre otras temáticas.

“Todos los informes estaban orientados hacia el tema de violencia y, especialmente sobre el foco de las Farc, por eso no se volteaba a ver sobre la compra y venta de votos que en Bogotá también se ha dado”, indica.

En cambio, el exregistrador nacional Carlos Ariel Sánchez contradice el informe y asegura que no hay fuentes que permitan mostrar resultados tan contundentes como los de la MOE.

“Me parece un despropósito concluir que Bogotá está en riesgo extremo. Uno no ve gente armada en las esquinas, ni grupos violentos por las calles. En Bogotá nunca se presentó algo así. No descarto denuncias sobre compra de votos, pero no constreñimiento al elector y menos trashumancia”, afirma.

De los poco más de 36 millones de personas que componen el censo electoral, 5'700.000 están en Bogotá (casi el 16 por ciento), lo cual la convierte en el primer bastión electoral del país. Además, la ciudad tiene altos índices de participación y por tanto es una zona apetecida para cualquier político.

Si Bogotá está en riesgo extremo tendríamos que suspender las elecciones porque eso supondría que la Registraduría no tiene los medios para garantizar un resultado cierto. De hecho, deberíamos ver cuáles son los mecanismos y alertas que están tomando las autoridades electorales. Y esto no es nuevo. En Bogotá hay mucho clientelismo y maquinarias que operan en muchas localidales”, afirma Nicolás Liendo, PhD en Ciencia Política y profesor de la Universidad Sergio Arboleda.

Por su parte, Camilo Vargas, coordinador del observatorio político electoral de la MOE, explica que “en el caso de Bogotá se evidenció que concentró muchos factores de violencia, especialmente en el último año. Y que hay reportes de comportamientos atípicos”.

No obstante, Vargas matizó su afirmación: “No es que no haya garantías en estas ciudades. Este mapa es más bien una alerta especial para las autoridades. Lo que la MOE dice no es que haya pruebas de delitos. Más bien, pedimos ver con lupa todos los municipios en riesgo”.

Otro aspecto del informe es la victimización de líderes sociales: en la presente campaña electoral, 62 han sido objeto de violencia. De ellos, 20 han sido amenazados, 11 han sufrido atentados y 31 han sido asesinados.

Finalmente, la MOE asegura que las actuales elecciones presentan el menor nivel de riesgo de violencia desde que se hace esta investigación, en 2007.

Las elecciones de 2018
registran el menor nivel de riesgo de violencia desde hace
11 años, cuando la Misión de Observación Electoral empezó a hacer esta medición

Antioquia y Norte de Santander, otras alertas

Según el informe, el departamento con más municipios con riesgo extremo es Antioquia, seguido por Norte de Santander, Chocó, Nariño y Córdoba. Muchas de estas zonas coinciden con la presencia de grupos armados, 'bacrim', disidencias de las Farc y además, sonados escándalos de corrupción.

Los municipios de Ituango (Antioquia), El Tarra y Hacarí (Norte de Santander) son los que tienen mayor nivel de riesgo. Los tres tienen índices de violencia extremos, así como alta probabilidad de fraude en las elecciones de Senado. Solo en una de las categorías, la de votación para la Cámara, el nivel baja de extremo a alto.

En Ituango, por ejemplo, se han registrado varios ataques armados entre la disidencia del frente 36 de las Farc y la banda el ‘clan del Golfo’. De hecho, el pasado lunes, una niña de 3 años murió tras un ataque con granada contra un integrante esa banda criminal.

De igual modo, El Tarra y Hacarí han sido por años centro de disputa de los grupos armados y de narcotraficantes.

El informe de la MOE solicita, además, una “vigilancia especial” sobre 20 municipios por un aumento inusitado del nivel de riesgo (ver PDF), hasta el nivel de ‘extremo’.

Según la investigación, los factores indicativos de fraude, tanto en Cámara como en Senado, han presentado leves disminuciones. Mientras que para las elecciones de 2014 había 410 municipios en riesgo para Senado y 386 para el Cámara, en 2018 la alerta bajó a 379 municipios para Senado y 355 en Cámara.

“Estamos viendo una leve disminución del riesgo asociado a las prácticas políticas locales. No obstante, los niveles de municipios con índices extremos de riesgo subieron, lo que implica que las autoridades deben mantener acciones preventivas sobre posibles delitos e irregularidades electorales”, explicó en rueda de prensa Alejandra Barrios, directora nacional de la MOE.

El documento también analizó cuánto influyó el proceso de paz en el riesgo electoral. Según sus conclusiones, en al menos 79 municipios del país, el acuerdo con las Farc eliminó ese indicador.

CINDY A. MORALES
Subeditora EL TIEMPO.COM
Correo: cinmor@eltiempo.com
En Twitter: @CinMorAleja

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA