Sectores

Con plan de seguridad definido, Santos ordena reabrir la vía al Llano

Transportadores esperaban una subida en los fletes de más del 70 %.

Vía Bogotá Villavicencio

Los transportadores debieron esperar durante varias horas la habilitación del paso en la vía.

Foto:

Óscar Bernal / EL TIEMPO

02 de febrero 2018 , 12:04 a.m.

Luego de una reunión con el concesionario Coviandes y el ministro de Transporte, Germán Cardona, el presidente Juan Manuel Santos ordenó reabrir lo más pronto posible, y con todas las medidas de seguridad necesarias, el paso de vehículos en la vía entre Bogotá y Villavicencio.

En medio del malestar que originó en la región y en los sectores productivos el cierre total ordenado el miércoles por el Ministerio de Transporte, el primer mandatario se reunió este jueves con las dos partes para evaluar la medida y los riesgos que para la seguridad de los usuarios pueda representar la estructura remanente del puente atirantado de Chirajara.

En un trino, Santos dijo que “después de reunirme con @MinTransporteCo y el concesionario, y de evaluar un plan de medidas de prevención y seguridad presentado por Coviandes, he dado la orden de reabrir la vía al Llano para beneficio de los llaneros y todos los usuarios de este importante corredor”.

En dicho encuentro, Coviandes se comprometió a presentar el plan para garantizar la circulación en la vía al Llano, región que es una de las principales despensas de alimentos para el país, sobre todo para Bogotá, y donde se da gran parte de la producción petrolera nacional.

Solamente en el departamento del Meta se concentra casi el 50 por ciento de la producción de petróleo del país, según los datos más recientes de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Este jueves, tanto pobladores, comerciantes y dirigentes de las regiones afectadas como los sectores productivos y la concesión Coviandes alertaron por los fuertes impactos en las diferentes actividades económicas por la medida.

En efecto, debido a las rutas alternas habilitadas por el Ministerio de Transporte, la Federación de Empresarios del Transporte de Carga (Fedetranscarga) calculó que el viaje desde Bogotá hasta Sogamoso, para luego llegar a Aguazul (Casanare) y enrutarse hacia Restrepo y Villavicencio, encarecería los costos por lo menos un 50 por ciento.

En carta enviada al ministro de Tranporte, Germán Cardona, el presidente de Fedetranscarga, Henry Alberto Cárdenas, advirtió que el costo del flete por cada tonelada de carga seca tendrá un aumento del 71 por ciento, toda vez que su valor pasaría de 70.000 a 120.000 pesos.

Por su parte, la Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga por Carretera (Asecarga) estimó que, además de los vehículos livianos, a diario se movilizan entre Bogotá y Villavicencio unos 2.000 camiones, de los cuales cerca de 800 son sencillos y transportan productos como carne, frutas, arroz, plátano y yuca, mientras que hay unos 1.200 tractocamiones, de los que casi 400 atienden la demanda del sector de hidrocarburos y aceite de palma.

Se calcula que cada día se mueven un poco más de 4 millones de galones en diluyente para el crudo pesado, equivalentes a cerca de 100.000 barriles diarios.

La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), que preside Jorge Enrique Bedoya, mostró una gran preocupación por los efectos para el sector palmicultor, toda vez que en aceite de palma se mueven cada semana alrededor de 14.000 toneladas, por un valor cercano a 35.000 millones de pesos, lo que ocasionaría una importante pérdida a este segmento clave para la mezcla de los biocombustibles, entre otros.

Vía Bogotá Villavicencio

Ayer, este era el panorama de la mayoría de negocios ubicados en la vía entre Bogotá y Villavicencio.

Foto:

Óscar Berrocal

Gran despensa

Adicional a todo esto, según la SAC, en los Llanos la industria avícola tiene más de 86 granjas con una capacidad de alojar más de 2.500.000 aves, la mayoría de ellas para engorde, y una planta de beneficio de carne de pollo ubicada en Cumaral, que pasarían a sentir los efectos de que los viajes pasen de tres a 10 horas, aumentando los costos de producción en cuanto a combustibles y peajes y restringiendo las materias primas para la elaboración de alimento de las aves

Asimismo, el encarecimiento de los fletes también tendría impacto en el bolsillo de los bogotanos y habitantes de la Sabana, ya que el 51 por ciento de carne de cerdo que se consume en la ciudad de Bogotá proviene de los Llanos orientales, desde donde cada semana arriban 350 camiones con 12.000 toneladas. Y, en ganado bovino, esta región del país abastece, de acuerdo con el gremio, aproximadamente el 65 por ciento del total de la demanda de Bogotá, es decir, unas 8.650 reses a la semana, mientras que los arroceros de la zona tendrán problemas con el despacho de los inventarios existentes en el departamento del Meta, cuyo envío semanal a la capital es cercano a las 3.600 toneladas equivalentes, transportadas por cerca de 60 camiones semanales.

“La SAC entiende la decisión del Gobierno. Sin embargo, llama la atención sobre lo inusitado de la medida, la indeterminación del periodo de cierre y la ausencia de planes de contingencia para los productores, que se verán afectados por tener que utilizar vías alternas en mal estado para traer sus productos a la ciudad de Bogotá”, indicó el gremio.

Fuerte malestar regional

En la región, el cierre total de la vía fue calificado de “pésimo tratamiento” del Gobierno, por el Comité Intergremial del Meta.

Este jueves, el panorama de los comercios de la zona fue desolador. Muchos restaurantes y otros locales comerciales estuvieron prácticamente vacíos. En la zona esperaban que se reactivará el paso por la arteria vehicular lo más pronto posible.

A su turno, la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, y el alcalde de Villavicencio, Wílmar Barbosa, catalogaron el cierre como un atropello a los intereses del departamento. Antes de que se reversara la medida, dijeron en un comunicado que la clausura “arbitraria e inesperada” impidió a las autoridades regionales generar un plan de contingencia que minimizara “el impacto negativo de grandes proporciones que tendría para media Colombia”.

Bajón en ventas de los negocios en la carretera

En gran parte de los locales en la vía al Llano se sintió fuerte el impacto del cierre de la vía. En Guayabetal (Cundinamarca), Sara Vergara, dueña del restaurante La Vieja Sara, que vende al día unos 1'500.000 pesos, dijo que las ventas bajaron 90 por ciento y debió decirles a dos empleadas que no fueran a trabajar.

Había negocios abiertos pero sin gente que les comprara, restaurantes sin comensales y la algarabía de los estudiantes no galopó por el pueblo, porque no hubo transporte.

Muchos aprovecharon para hacer aseo y lavar estufas y asadores de carne y arepas.
Andrea López contó que a las 10:30 de la mañana no había vendido su primera arepa, cuando en un día normal a esa hora ya tiene vendidas 100.

REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS Y DE LLANO SIE7E DÍAS
redaccioneconomicas@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA