Sectores

Resolver el problema de Hidroituango se retrasaría hasta dos años

A la limpieza del barro que quedará en la sala de máquinas, habrá que drenar el túnel de desviación.

Hidroituango

El proyecto hidroeléctrico de Ituango, valorado en 11,4 billones de pesos, es el más grande en la historia de Colombia.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

12 de mayo 2018 , 10:00 p.m.

A pesar de que la drástica decisión de Empresas Públicas de Medellín (EPM) de inundar el cuarto de máquinas del proyecto hidroeléctrico Ituango permitió que el río Cauca empezara a recuperar su nivel normal, las alertas siguen encendidas.

A las 7:15 p. m. del jueves se comenzó a evacuar el agua por las compuertas de esta parte del complejo y, según versiones preliminares, la estructura interna resistió el envión y el agua siguió su curso por los túneles hasta retomar su tránsito por el río.

Entre tanto, expertos de EPM y contratistas avanzan en los otros frentes de trabajo. Estos incluyen las fases normales de la obra, tasada en 11,4 billones de pesos, y el retiro del material que ocasionó el taponamiento de uno de los túneles de desviación, hecho que produjo la emergencia y puso en riesgo a las comunidades que habitan aguas abajo.

No quisiera estar en los pantalones de esos muchachos”, comentó un alto directivo de otra empresa de generación. En su opinión, teniendo en cuenta las condiciones de sedimentación y residuos del río Cauca, y el tiempo que puede tardar el arreglo definitivo del imprevisto geológico, la solución del problema puede tomar hasta dos años.

Si les va bien con el túnel y habilitan la casa de máquinas, dos años como mínimo. Afortunadamente, tienen un buen seguro de daños y de lucro cesante

“Si les va bien con el túnel y habilitan la casa de máquinas, dos años como mínimo. Afortunadamente, tienen un buen seguro de daños y de lucro cesante”, aseguró el consultado.

Si bien el gerente de EPM, Jorge Londoño, confía en que el cuarto de máquinas esté inundado el menor tiempo posible, el jueves reconoció que “es difícil ponerle una fecha a la entrada en operación del proyecto”.

El cálculo optimista de Oswaldo Ordóñez, profesor del departamento de Geociencias de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, es que la evacuación del agua, represada de forma súbita, puede tomar alrededor de un mes. Después de eso, el diagnóstico, la planeación y la ejecución de los correctivos tardarían un tiempo no determinado. “Una cosa es evacuar el agua y otra, hacer todas las reparaciones y arreglar el problema. Se tapó y no se puede dejar así, porque vuelve y se presenta mañana”, recalcó.

Otra fuente del sector eléctrico señaló que, en respuesta a una situación similar, en una hidroeléctrica de Venezuela se inundó el cuarto de máquinas. La limpieza y la reparación de los equipos demandó dos años.

En el caso de Ituango, algo positivo es que el agua no ha subido hasta los tableros de control. La unidad 4 era la más avanzada y debía entrar en operación en diciembre. Hay otras dos en montajes preliminares.

Según Jorge Londoño, la emergencia se evidenció porque uno de los túneles auxiliares presenta inundación y el otro, como se había previsto, tiene un tapón de concreto macizo de 22 metros de diámetro del que han podido volar poco menos de la mitad.

Ante las dificultades que ha tenido EPM para destapar los túneles, estuvieron buscando expertos en explosiones submarinas en el país, incluso con la Armada Nacional. Pero ante la imposibilidad de hallarlos tuvieron que acudir al mercado internacional. Todo indica que llegarán desde Noruega.

John Maya Salazar, vicepresidente de negocios de EPM, dijo que esperan que el caudal del río se estabilice hoy.

En cuanto al impacto ambiental de la decisión de EPM, Juan Fernando Morales, coordinador del equipo de gestión de recursos naturales, explicó que la inundación controlada del cuarto de máquinas estaba prevista en el plan de manejo ambiental con el cual se obtuvo la licencia, en el 2009, solo que debía ocurrir en julio, cuando comenzaría el llenado, y no ahora. Desde la contingencia se han rescatado unos 4.000 animales aguas arriba, entre reptiles, aves y mamíferos, así como unos 1.600 peces aguas abajo.

El profesor Ordóñez explica que los derrumbes que se han registrado en algunas zonas de la montaña obedecen al llenado súbito de la represa, el cual impide que el terreno se adecúe a las nuevas condiciones de presión.

Golpe al balance y al crecimiento de EPM

Mientras expertos estiman en 150 millones de dólares el costo de la inundación de toda la casa de máquinas de Hidroituango, lo cual aún no pasa, el primer impacto para EPM será, muy posiblemente, su retiro de la puja con Brookfield por el control de Gas Natural.

Esto no solo porque el lío con el proyecto hidroeléctrico no ha dejado tiempo para plantear bien la estrategia en ese proceso, sino porque el control accionario de dicha firma cuesta mínimo $ 1,4 billones, lo que sumado a la contingencia en Antioquia apretaría las finanzas de EPM.

Y como este grupo tiene que responder por la energía que debía entregar desde este año con Hidroituango, deberá comprarla en bolsa y esperar que el precio no suba mucho.

Además, si el atraso en la entrada del proyecto supera el año, EPM perdería las garantías y el cargo por confiabilidad.

De otro lado, el hecho de que la primera fase ya no alcance a entregarse en el 2018 tendrá enormes repercusiones en los proyectos regionales, debido a que el Instituto de Desarrollo de Antioquia (Idea), principal financiador de las iniciativas de la Gobernación, es el dueño del 52 por ciento de Hidroituango (el 48 por ciento es de EPM). El primer afectado sería el Ferrocarril de Antioquia.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS Y HEIDI TAMAYO ORTIZ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA