Sectores

Listo primer certificado Edge para vivienda social en el país

Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial y Camacol impulsan este reconocimiento.

Proyecto de vivienda social en Manizales

Alegra, en Manizales, es un complejo residencial que a pesar de que aún está en etapa de diseño, recibió el reconocimiento en esta fase preliminar.

Foto:

Cortesía: Constructora CFC

29 de junio 2018 , 06:31 p.m.

Colombia ya suma seis proyectos inmobiliarios con el certificado internacional Edge y, por primera vez, uno de ellos es de vivienda de interés social (VIS).

Se trata de Alegra, un complejo residencial que a pesar de que aún está en etapa de diseño, recibió el reconocimiento en esta fase preliminar.

Vale recordar que en la categoría de certificado final hay dos: Verde Vivo Ariza, una obra residencial en Itagüí, a cargo de Conaltura, y el hotel Conrad en Cartagena, de Inmobiliaria Karibana, que también fue certificado en su etapa de diseño.

Por su parte, en el grupo de las que tienen el aval preliminar, es decir, el visto bueno en su etapa de diseño, están dos de vivienda: el proyecto Biel en Barranquilla, de la empresa Solider, y Verona en Valledupar, de Inversiones Inmobiliarias Verona.

Se suma Alturia, una obra de oficinas en Pereira de Núcleo Constructora, y por primera vez el de VIS, que es, precisamente, Alegra.

El proyecto beneficiará a 350 familias que habitarán unidades diseñadas y construidas con procesos que involucraron prácticas de construcción sostenible (ahorro de agua y energía, entre otras).

El proyecto se destaca porque ofrece ahorrois de agua y energía, entre otros

El reconocimiento a la iniciativa arquitectónica de la constructora CFC cobra más importancia, si se tiene en cuenta que la certificación es impulsada por la Corporación Financiera Internacional (IFC), del Banco Mundial. Incluso, para lograrla, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), que representa a Edge en el país con el respaldo de SGS-Thinkstep, emitió un concepto favorable.

Entre los estándares validados están los ahorros de, por lo menos, 20 por ciento en el consumo de agua y energía, y el cuidado en la elección y el uso de los materiales.

Financiación verde

Algo relevante es que al obtener la certificación, el proyecto fue beneficiario de la línea de financiación verde que ofrece Bancolombia, con una tasa de interés menor, gracias a los recursos del primer bono verde emitido por este banco en el 2017. Los compradores, a su vez, podrán acceder a tasas diferenciales cuando tramiten su crédito hipotecario.

Para la presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, “la certificación de proyectos VIS es un logro importante, dado que uno de los retos del gremio desde que aceptó ser el socio local de IFC, ha sido validar este tipo de oferta y, de esa forma, aportar a mejorar la calidad de vida de sus habitantes en cuanto a confort y ahorro en servicios públicos”.

La directiva agregó que hay gran potencial, si se tiene en cuenta que el segmento residencial representa el 80 por ciento de las licencias del país y la vivienda social participa de forma importante: significa el 24 por ciento del total del área licenciada, es decir, aproximadamente 4,3 millones de metros cuadrados construidos por año.

A esto hay que agregarle que a la fecha, más de 400.000 metros cuadrados de 32 proyectos de construcción se encuentran en proceso de obtener su certificación, tres de ellos ya la tienen por su diseño: Alturia de Núcleo Constructora, en Pereira; Biel de Solider S.A., en Barranquilla, y Verona de Integra Gerencia y Construcción, en Valledupar.

La obra se benefició con una línea de financiación verde que ofrece Bancolombia, con una tasa de interés menor

En el sector educativo

De otro lado, instituciones de educación superior como las universidades Javeriana y Santo Tomás de Aquino, en Bogotá, decidieron implementar el sello Edge como parte integral de su infraestructura educativa.

Actualmente, nueve edificios, entre nuevos y existentes, se encuentran en proceso de certificación y esperan beneficiar a más de 40.000 de estudiantes en tres ciudades de Colombia.

Al respecto, Kristtian Rada, líder del Programa de Ciudades y Negocios Sostenibles del IFC para Latinoamérica y el Caribe, señaló que “los casos de la banca comercial y las universidades donde se está implementando Edge, son ejemplos concretos de cómo el sector privado puede realizar inversiones sostenibles; esto, con el valor agregado de que tienen alto impacto en la reducción de emisiones de carbono y, de esta forma, contribuyen al cumplimiento de las metas que se establecieron por varios países en el Acuerdo de París.

Para Rada, “el sector privado está contribuyendo cada vez más a la mitigación y a la adaptación del cambio climático de una forma inteligente, mostrando que ser sostenible es un buen negocio”.

VIVIENDA
En Twitter: @GabrielFlorezG

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA