Sectores

‘Queremos construir una agenda de crecimiento económico’: Andi

Bruce Mac Master subraya que al país se le ha olvidado que este es el pilar del desarrollo social.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi

Bruce Mac Master, presidente de la Andi.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

16 de junio 2018 , 07:49 p.m.

Con cuatro acciones centrales, siendo estas la reducción de impuestos, la estabilidad jurídica, la formalización y una gran gerencia para reducir el gasto del Gobierno, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), que representa a los renglones de la producción manufacturera, le planteará al nuevo presidente de la República, que este domingo se elige, la construcción de una agenda cuyo pilar sea el crecimiento económico.

Bruce Mac Master, presidente del gremio, revela lo que esperan del nuevo gobierno, y recalca que el crecimiento nunca ha sido la prioridad, como sí lo ha sido en naciones como China, Corea y las del sudeste asiático, que entendieron que solo así se logran los objetivos de desarrollo social.

¿Le puedo preguntar por quién va a votar?

Voy a votar por Iván Duque.

¿Y qué opina del voto en blanco?, que parece ser una tendencia importante.

Votar en blanco es legítimo, si definitivamente no se siente tranquilo con una idea o con la otra. Si no tiene en claro su voto, yo le diría vote en blanco pero vote y exprésese y dígalo.

Si, por ejemplo, el 15 por ciento de los colombianos no sintieron que se vieron representados en este par de candidatos, ellos sabrán qué hacer. Lo que sí no recomiendo para nada es votar por un candidato porque se odia al otro.

Que parece ser lo que está ocurriendo…

Es lo que está pasando. A mí me parece que ese es un error democrático muy fuerte: votar por odio. Uno puede votar por conveniencia, es una historia distinta, pero votar por odio, porque a uno le parece, no es bueno. Ese es el riesgo grande que veo hoy en día: gente que vota por Duque porque odia a Petro; y peor aún, gente que vota por Petro, no porque odia a Duque, contra quien nadie tiene nada, sino porque odia a Uribe, quien apoya a Duque. Eso no es bueno.

Como usted, el Consejo Gremial se adhirió a la candidatura de Duque. ¿Por qué?

Los 21 gremios expresaron respaldo al programa de Iván Duque porque refleja responsabilidad económica, responsabilidad fiscal y busca finanzas públicas sanas.

¿Por qué decidieron no apoyar a Petro?

Esta discusión no ha sido entre izquierda y derecha. De hecho algunos de los países más exitosos en Europa han sido socialistas, pero respetuosos de la propiedad privada, del Estado de derecho.

Allí a la industria, al comercio y a los ciudadanos les ha ido bien. Tuvimos en cuenta algunas declaraciones que hizo el candidato Petro, que nos generan preocupación sobre el cumplimiento y respeto del Estado de Derecho.

La incomodidad grande ha estado relacionada por afirmaciones que ponen en duda el respeto por la propiedad privada. Le debo decir algo: esta preocupación inclusive trasciende las ideas económicas; toca ideas constitucionales.

Afirmaciones como que su proyecto de gobierno es para 10 años, como lo dijo –y lo dijo hace muy poco–, ¿de dónde salen? Es decir, si uno quiere ser elegido por 4 años, ¿cómo es capaz de decir que el proyecto de gobierno es de 10 años?

Pero el candidato Petro aclaró que no habrá expropiaciones…

Fueron sin duda ideas que han pasado por su mente y lo dijo. Así lo haya corregido, como comunicó sus intenciones de una Asamblea Nacional Constituyente convocada al día siguiente de su elección.

Todas esas ideas sí han sido expresadas, y aunque ha tratado de rectificarlas o corregirlas, han generado preocupaciones inmensas, porque ya sabemos cómo piensa.

La producción en Colombia, en los dos últimos años, cayó significativamente.

Una de las banderas de Iván Duque ha sido la de bajar impuestos y subir salarios. ¿Es posible sin disparar inflación?

Es posible y le voy a decir por qué. La producción en Colombia, en los dos últimos años, cayó significativamente.

En el caso de la industria decaímos 0,9 por ciento; el año pasado en 1,2 por ciento. En la construcción en el último trimestre caímos 8 por ciento y habíamos caído también el año pasado, pero el aparato productivo está listo. Fíjese en el aumento del crecimiento industrial del 10,5 por ciento en este primer trimestre.

¿A qué lo adjudica?

Hay varias razones. Hubo una mayor refinación petrolera, lo que marca en mi opinión una reversión clara de la tendencia negativa que traíamos.

¿Qué debe hacer el próximo gobierno para rebajar el déficit fiscal si no crea nuevos ingresos al Estado?

Reducir el gasto. El Estado debe ser más austero de lo que ha sido durante los últimos años. Nosotros vamos a hacer unas propuestas muy fuertes para congelar en términos reales, muy rápidamente, el gasto del Gobierno.

¿Recomendarán recortes en la burocracia?

Hay una gran cantidad de espacios en los cuales se puede ahorrar. En eventos, en contratistas, en contratistas externos y sin duda en lucha contra la corrupción.

Y ahorrar en viajes. Fíjese el ejemplo de Ecopetrol en los últimos dos años: logró ahorrar cerca del 30 por ciento de gastos administrativos y operativos sin reducir la planta de personal y al mismo tiempo aumentar la producción de petróleo. Eso se puede hacer. Se necesita una gran gerencia del Estado, que verdaderamente permita hacerlo. Se deben realizar programas de control de la evasión.

Pero todos los gremios dicen que la evasión la origina el exceso de impuestos…

Si usted baja la carga tributaria a todo el mundo, se logra reducir la evasión inmediatamente. Si baja la carga tributaria, aumenta la formalización.

Hoy por hoy, en Colombia el 48 por ciento de los trabajadores está en condición de informalidad.

¿Cuánto paga realmente una empresa en Colombia por un peso de salario?

Por cada peso de salario el costo final es de 1,5 pesos. Y para que haya efectivamente una meta de formalización grande, Colombia va a tener que tomar decisiones valientes y creativas: bajar la carga prestacional a las compañías nuevas que se formalicen. Por ejemplo, que al que decide volverse formal se le ponga una tasa de impuestos muy muy baja, y que poco a poco se le vaya subiendo hasta que las compañías tengan la viabilidad suficiente.

¿Y en impuesto de renta?

Sí. En impuesto de renta, por ejemplo, del 5 por ciento o 10 por ciento a cambio de que facturen electrónicamente y de que formalicen a sus trabajadores. Eso es valiente desde el punto de vista fiscal y es creativo también, y nos permite a todos hacer que la economía sea cada vez más formal.

¿Y qué debería hacer el próximo presidente, sea quien sea, para subir el crecimiento económico?

En Colombia se nos olvida que el desarrollo social solo se logra con crecimiento económico. Queremos construir con el nuevo presidente una agenda de crecimiento económico. El crecimiento nunca ha sido la prioridad de los gobiernos colombianos. Vea usted el caso de China, Corea, del sudeste asiático. Todos asumieron unas políticas donde el crecimiento es la más alta prioridad; entendieron que solo si hay crecimiento económico se logran todos los otros objetivos de desarrollo social. Esto implica un cambio de prioridades y que las políticas públicas realmente sean diseñadas para que haya gran crecimiento económico.

¿Qué debe entenderse por crecimiento?

Es el crecimiento de la actividad industrial y comercial, de la producción de las empresas de todos los tamaños, el crecimiento del empleo formal. Es el aumento de la producción del país, del aporte del sector privado y de los trabajadores para aumentar su bienestar y que el Estado logre desarrollar una gran política social.

¿Cuáles son los elementos básicos para aumentar la producción?

Tenemos que lograr mayores tasas de inversión.

¿Pública o privada?

Privada primordialmente. Y mayor inversión local y más inversión extranjera. Más inversión de emprendedores jóvenes y más inversión de empresarios grandes.

¿Cuáles son las normas que debería tomar el próximo gobierno para elevar el crecimiento actual del 2 por ciento?

Muchas. Primero, dar certidumbre jurídica. Planeación Nacional publicó un estudio donde revela que durante los últimos 16 años se dictaron 96.000 normas, lo que afecta la actividad empresarial. Eso tiene que cambiar, no podemos seguir manteniendo esa incertidumbre tan grande alrededor del tema jurídico; y debe haber acompañamiento desde el punto de vista tributario.

¿Qué llama acompañamiento?

Es necesaria la reforma tributaria que incentive inversión nacional y extranjera. Costa Rica, Chile, Brasil o México nos compiten.

Colombia tiene condiciones correctas para invertir pero la excesiva carga tributaria bloquea esa inversión.

¿De qué condiciones está hablando?

Condiciones para que los inversionistas en Colombia puedan pagar un nivel de impuestos similar al del resto del mundo. En Estados Unidos es 21 por ciento; en México, 28 por ciento, en el Perú, el 27 por ciento.

El nuestro hoy día es del 37 por ciento, más una sobretasa que nos lleva al 40 por ciento, solo en impuesto de renta. Usted me ha preguntado qué esperamos del próximo presidente. Esperamos eso y eso hay que materializarlo.

¿Primero rebaja al impuesto de renta y segundo...?

Incentivos a la inversión para estimular el crecimiento de la producción.

¿Cuáles deberían ser las prioridades del presidente que hoy se elige?

Este domingo es la primera elección después de dos periodos muy largos de presidentes que duraron 8 años cada uno. Adicionalmente tendremos el primer presidente después de que el actual firmó un acuerdo de paz y será también el primer presidente en una revolución industrial que va hacia lo digital y hacia el nuevo emprendimiento.

Debemos tener una muy buena combinación de gente que venga con ideas nuevas, con sangre nueva, con visión y conocimiento del mundo digital, con la visión de planeta sostenible, de globalización.

La economía tiene que ser manejada de forma muy responsable: impulsar el crecimiento; gran disciplina fiscal, finanzas públicas sanas. Para eso se requieren personas que tengan experiencia.

¿Cómo estimular la producción de bienes exportables?

Si tuviera la posibilidad de hablarle al oído al presidente, le diría que no busquemos tener más TLC.

Que los que tenemos hoy en día nos falta explotarlos más profundamente. Si al TLC de los Estados Unidos, por ejemplo, le quita petróleo y le quita minería, nosotros importamos el doble de lo que exportamos. De la Unión Europea importamos el doble de lo que exportamos.

YAMID AMAT
Especial Para EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA