Sectores

Las familias pagan el doble al comprar una vivienda nueva

Por cada millón de pesos destinado para comprar a finales del 2003, ahora se pagan 3,69 millones.

Vivienda nueva

6,5 por ciento aumentó el precio de la vivienda nueva en el país en el tercer trimestre.

Foto:

123rf

18 de diciembre 2017 , 08:24 p.m.

La vivienda nueva vale actualmente el doble, en términos reales (es decir, quitando la inflación), de lo que costaba hace 14 años.

Esto significa que los interesados en adquirir una casa o un apartamento deben hacer el doble de esfuerzo financiero y laboral para ser propietarios.

O, en otras palabras, con el mismo trabajo o ahorro con el que se compraba una vivienda en el 2003, solo conseguirían un inmueble de la misma calidad, pero de la mitad del tamaño.

De acuerdo con el Dane, en el tercer trimestre de este año, los precios de la vivienda nueva fueron 6,59 por ciento más altos que en el mismo periodo del 2016. Sin embargo, en términos reales –descontándole la inflación de 3,97 por ciento a septiembre–, el incremento es de 2,62 por ciento.

Y en los últimos 14 años, el incremento nominal es de 269 por ciento. Es decir que por cada millón de pesos que se pagaba para comprar vivienda a finales del 2003, ahora se pagan 3,69 millones. Al descontar la inflación de 82 por ciento durante esos años, el encarecimiento real de la vivienda nueva ha sido de 104 por ciento. Los cálculos sobre aumento de precios de vivienda siempre han generado diferentes reacciones, pues unos dicen que, efectivamente, el precio aumentó pero moderó el ritmo, mientras que quienes adquirieron una casa o un apartamento recientemente aseguran que su inversión perdió valor.

Al respecto, el consultor de banca de inversión César Llano dijo que diferentes situaciones, entre ellas el aumento del IVA, los costos de algunos insumos y de la tierra (que, de todas formas, algunos analistas dicen que se han moderado), así como la variación de los salarios, han sido determinantes en la tendencia. Aun así, Llano destacó que los valores han estado cerca de la inflación.

Ajustes en los precios

Sobre el tema, la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, agregó que a pesar del ciclo de desaceleración económica y sectorial, los precios promedio de la oferta de residencia nueva han mantenido su estabilidad.

En medio de las eventualidades, anotó la directiva, “se han evitado fuertes fluctuaciones y los valores se han alineado con las nuevas condiciones de la demanda, mejorando la accesibilidad y, lo más importante, preservando la estabilidad y el respaldo en los recursos de patrimonio de los hogares y, como colateral, en las operaciones de crédito hipotecario. Ese es uno de los beneficios del modelo de preventa y su respuesta a cambios en el mercado”.

Llano también le dio otra lectura a la situación: “En el caso de la oferta nueva, los ajustes han desplazado a los especuladores que compraban con la expectativa de revender a precios demasiado altos; hoy, la mayoría de quienes adquieren una casa lo hacen porque van a habitarla”, explicó. Para verificar esta afirmación, basta con mirar el reciente estudio de demanda de Camacol, regional Bogotá, en el que destacó –luego de analizar 321 encuestas en salas de venta de la capital y Soacha (al sur de la ciudad)– que 89,1 por ciento de las personas compran su inmueble para vivir. Un dato relevante que sirve para medir la tendencia nacional, si se tiene en cuenta que participan con más del 50 por ciento de lo que se edifica en el país.

Pasto, con el valor más alto

El Dane también dio a conocer el incremento del precio del metro cuadrado por ciudades en el tercer trimestre del año frente al mismo periodo del 2016, y la más cara fue Pasto: aumentó 21,6 por ciento, sin descontarle la inflación.

Por encima del promedio nacional (6,59 por ciento) también están Cúcuta, con un alza de 15,5 por ciento; Cali, 13,72 por ciento, y Medellín, 9,28 por ciento, entre otras.
Por debajo del dato nacional están Cartagena, con un alza de 5,66 por ciento, y Bogotá y Cundinamarca, que al incluir los municipios de Cajicá, Chía, Cota, Facacativá, Funza, Fusagasugá, La Calera, Madrid, Mosquera, Soacha, Sopo y Zipaquirá, creció 4,40 por ciento.

Confianza para consumir sigue en terreno negativo

La confianza del consumidor permaneció en noviembre en terreno negativo, de acuerdo con la más reciente Encuesta de Opinión del Consumidor realizada por Fedesarrollo.

Según la medición, en el penúltimo mes del año, la confianza empeoró con respecto al mismo periodo del 2016, mientras que tuvo una mejoría frente al mes inmediatamente anterior, aunque no le permitió pasar al terreno positivo.

El índice que mide Fedesarrollo muestra un balance negativo del 10 por ciento, lo que significa 0,6 puntos porcentuales más frente al resultado del mes anterior, pero 5,4 puntos menos que en noviembre del 2016.

Esta mejora respondió a que el índice de condiciones económicas actuales mejoró, contrarrestando la disminución del índice de expectativas del consumidor.

“La disposición para comprar vivienda disminuyó frente al mes anterior en todos los estratos y en cuatro de las cinco ciudades en las que se desarrolló la encuesta (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga)”, señaló Santiago Gómez, analista económico de Fedesarrollo.

La Encuesta evidenció además que la disposición a comprar bienes durables aumentó.

“Los balances para las preguntas relacionadas con la valoración del hogar se encuentran en niveles positivos y son levemente inferiores a los observados en octubre. Por su parte, la valoración del país disminuyó en noviembre y permanece en terreno negativo. Finalmente, la disposición a comprar bienes durables aumentó respecto al mes anterior y frente a los trimestres precedentes, alcanzando el nivel más alto en lo corrido del año”, indicó Fedesarrollo.

Aunque la confianza de los consumidores permanece en terreno negativo, los gastos de los hogares vienen creciendo desde junio, y en noviembre completaron medio año de repunte, según la firma Raddar.

Sin embargo, dicho gasto creciente aún no registra un efecto en las ventas del comercio al por menor, que en octubre tuvieron una caída de 0,6 por ciento, de acuerdo con el Dane.

En lo corrido del año, hasta octubre, también se registra una caída de las ventas al detal de 0,2 por ciento que contrasta con un aumento de 0,6 por ciento el año pasado.

En medio de esa debilidad económica, el Banco de la República redujo en 2,75 puntos su tasa de interés entre diciembre del año pasado y noviembre de este, al 4,75 por ciento.

ECONOMÍA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA