Sectores

No es momento para equivocarse al prestar, dice Superfinanciero

Actuar con racionalidad y prudencia, llamado que hace a sus vigilados Jorge Castaño.

No es momento para equivocarse al prestar, dice Superfinanciero

Jorge Castaño G. asumió como superintendente financiero el pasado 22 de mayo.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

31 de mayo 2017 , 07:48 p.m.

El deterioro de la cartera de la banca puede llegar este año al 4,5 por ciento, y a pesar de que los demás indicadores del sistema financiero (provisiones, solvencia, liquidez e inversiones) lucen saludables, tanto las entidades crediticias como los deudores deben actuar con racionalidad y mucha prudencia.

El llamado es de Jorge Castaño Gutiérrez, recién posesionado Superintendente Financiero a sus vigilados ante las alertas que se encienden en el sector, en medio de un difícil proceso de reacomodo económico. Por eso se los reiterará en la instalación de la Convención Bancaria n.° 52, que empieza este jueves en Cartagena

“Las alertas que vemos no nos van a llevar a una crisis sistémica, pero el llamado sí es a que las entidades sean muy racionales en la colocación de nuevos créditos, mientras que los usuarios deben medir muy bien su capacidad de endeudamiento. Equivocarnos en este momento tendría un costo muy alto”, le dijo a EL TIEMPO el funcionario en su primera entrevista como Superintendente.

¿Cómo encuentra el sector financiero, a su regreso a la Superfinanciera?

Es fundamental reconocer que el sistema financiero se ha venido preparando para enfrentar escenarios que pueden ser más o menos estresados, pero este es un ciclo en el que las condiciones a las que estábamos acostumbrados han cambiado, y en ese sentido, la capacidad de los bancos de adaptarse es clave.

Queremos hacer énfasis en que las entidades deben tener capacidad de reacción y de adaptarse a esas nuevas condiciones, no que cierren las puertas del crédito, sino que tomen decisiones basadas en una mejor información, porque el objetivo es preservar siempre la estabilidad del sistema financiero.

¿Le preocupa lo que pasa con la cartera del sector?

La cartera es uno de los principales activos, pero no el único. Si revisamos las inversiones, allí vemos que ha habido valorizaciones importantes que juegan un papel clave en la estabilidad de una entidad. Si bien hay un ajuste en la cartera, este obedece al nuevo entorno económico de menor crecimiento y ahí es donde la Súper está atenta para que el crédito continúe fluyendo, pero de forma equilibrada frente al riesgo que asume cada una de las entidades, porque una cosa es generar apetito de riesgo cuando la economía crece mucho y otra, movernos en la originación de crédito cuando la economía se está en un proceso de readaptación.

¿Pero el deterioro de los créditos sigue creciendo?

Nadie quiere que la cartera se deteriore, es normal que esto suceda y nos hemos preparado para esto. Claro que hay preocupación, uno quisiera que los indicadores fueran lo más sanos posibles, pero tenemos la tranquilidad de que el esfuerzo de supervisión está enfocado a ese ejercicio de readaptación del negocio para garantizar que los depósitos del público estén bien resguardados.

¿Cuánto más se puede dañar la cartera este año?

Hoy tenemos un nivel de calidad por mora del 4 por ciento y puede llegar a 4,5 por ciento, pero es claro que estamos dentro de unos rangos históricos. Es una alerta, pero no un anticipo de que está en riesgo la estabilidad del sistema. Por ejemplo, en la última década el promedio de la cartera por mora ha sido de entre 3,5 y 3,7 por ciento y el más alto observado 5 por ciento. Hay que ver qué tantas herramientas tiene cada entidad para soportar ese deterioro. Para el supervisor es clave el tema de provisiones y en este momento estas alcanzan los 21,5 billones de pesos, de los cuales 3,5 billones son contracíclicas, mientras la morosidad suma 16,5 billones.

¿Cree que la morosidad se está focalizando?

Hay una clara necesidad de evaluar algunos grandes deudores sobre los cuales hay que hacer un análisis diferente, porque, a pesar de tener buen respaldo, si se llegan a siniestrar esto impacta duro al sector, como fue el caso de Electricaribe, que tuvo que provisionar una cartera de 1,8 billones de pesos. No hay un sector específico, sino casos muy puntuales. En consumo, la preocupación es que no haya sobreendeudamiento; es importante entender el esfuerzo de los hogares para pagar las deudas con la banca, por eso creo importante que cada entidad evalúe bien a quién le presta y a quién no, según su capacidad.

¿Y la colocación de crédito sí repuntará este año?

La cartera empieza a mostrar algo de crecimiento. Si se reactiva el tema de las 4G, habrá una mejor dinámica. Con la banca el Ministerio de Hacienda y Presidencia hemos revisado las cifras y todo apunta a que al finalizar el año esos cierres financieros se agilizarán reactivando la cartera. Se viene colocando un promedio mensual de 2,4 billones de pesos, algo adecuado para el momento económico. La expectativa de crecimiento este año está cerca del 5 o 6 por ciento real, es alto si pensamos en lo que crece la economía.

El FMI y la Ocde hicieron recomendaciones frente a esas alertas, qué decirles…

Es claro que no es hora de improvisar. Ni el supervisor ni las entidades están pensando en que las cosas se mantengan tal cual como venían, creo que prepararse ha sido fundamental en materia de calidad de capital. Pero en el frente normativo también venimos avanzando y estamos a la espera de que el proyecto de conglomerados financieros salga en esta legislatura porque este nos permitirá hacer una integración de los riesgos y tener mayores herramientas para un mejor análisis de las inversiones que las entidades tienen en el exterior.

¿Cuál es ese primer mensaje a sus vigilados?

Es más una invitación a la racionalidad a la hora de hacer negocios; mientras esto no sea así, la confianza se alejará y eso es negativo para el sistema financiero. Creo que hay muchas razones y elementos de juicio para que en la administración del negocio seamos muy racionales y prudentes. Claro, hay alertas importantes, pero también nos hemos preparado para que esta situación o una más compleja se pueda manejar.

Nos preocupa que hacia adelante la tendencia actual se mantenga, por eso las entidades están en la obligación de diversificarse y no concentrar el riesgo. En un momento de reacomodo de la economía como el actual equivocarnos puede resultar muy costoso, hay que actuar con racionalidad para mantener la solidez del sistema financiero, insisto.


CARLOS ARTURO GARCÍA M
Redacción Economía y Negocios
En Twitter: @CarlosGarciaM66

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA