Sectores

Modernización tecnológica, ahora en la actividad petrolera

Los avances en la cadena industrial han permitido que los procesos sean más ágiles y precisos.

Extracción de petróleo

Extractor de crudo en válvula para pozos petroleros en Barrancabermeja.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

29 de abril 2018 , 12:19 a.m.

La industria petrolera en estos primeros 100 años de operación en Colombia ha registrado una serie de avances tecnológicos, los cuales están ligados a la misma evolución que ha tenido el sector a nivel internacional.

Si nos remontamos a antes de 1918, los exploradores que iniciaron el negocio petrolero en el país eran comerciantes que obtenían manaderos de petróleo para venderlos a otras compañías, como sucedió con el campo La Cira Infantas, el cual Roberto De Mares, traspasó los derechos que había adquirido de este yacimiento a la Tropical Oil Company (Troco), para que lo explorara, labor que se efectuaba de forma rudimentaria.

“En esa época no se hacían estudios geológicos, lo que se buscaba eran los charcos de petróleo en la superficie y después se perforaba. En el proceso se usaban instrumentos operados por cable, la broca era un moñón que se subía a una altura y se dejaba caer, esto trituraba la roca y se avanzaba. Con este tipo de perforación no se podía ir muy profundo”, dice Néstor Fernando Saavedra, experto en perforación del Instituto Colombiano del Petróleo (ICP).

Con el paso del tiempo, las técnicas para desarrollar esta labor fueron perfeccionándose. Las herramientas de cables fueron sustituidas por la perforación rotatoria, que taladraba a mayor profundidad y en menor tiempo.

Según Julio César Vera Díaz, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), los retos del ambiente influyeron para llegar a esta tecnificación “a medida que los yacimientos someros se iban agotando, surgió la necesidad de perforar más profundo y con ello afloraron problemas tales como los influjos de agua y presencia de gas, lo que exigió que los procesos y dificultades empezaran a analizarse de forma ingenieril”.

Posteriormente aparecieron equipos más robustos mecánica y tecnológicamente, que garantizaban la estabilidad de los pozos perforados y el almacenamiento de los hidrocarburos en contenedores, que aseguraban, no solo el transporte sino también la seguridad de todas las personas involucradas en las operaciones y la protección del medioambiente.

“Con esto, se inició el proceso de almacenamiento y conducción en carrotanques y luego la aparición de oleoductos, gasoductos y poliductos que hacían más fácil, económico y seguro el transporte de hidrocarburos y sus derivados”, observa Vera.

Los avances

En 1951 revierte la concesión De Mares y se crea la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol). Como era muy poco el conocimiento que esta entidad tenía del negocio hizo un contrato con la International Petroleum Colombia Limited (Intercol), para que administrara la refinería y en los campos de producción se dedicó a mantener y operar los equipos.

Este modelo se mantuvo hasta 1961, cuando se necesitó ampliar la refinería de Barrancabermeja, porque se debía modernizar ya que estaba algo obsoleta. En esa época toda la actividad petrolera se centraba entre este municipio y Tibú, observa Saavedra.

Para 1966 se requiere duplicar esta destilería de petróleo de 35 mil barriles por día, que estaba en ese momento, a 75.000 barriles por día, y es aquí cuando Ecopetrol empieza a contratar ingenieros para atender los nuevos procesos en esta planta.

De acuerdo con el ingeniero de petróleos Sergio Lopera, profesor asociado en la Universidad Nacional de Colombia, hacia 1974 hubo una reforma al régimen petrolero y se pasó del de concesión al de asociación, lo que le permitió a Ecopetrol asociarse con otras petroleras.

Otro logro dentro de todo este proceso, fue la creación del ICP el 11 de junio de 1985, para prestar apoyo tecnológico a la industria nacional y para la reducción paulatina de la dependencia tecnológica externa en el campo de los bioenergéticos y conexos, en este momento de la historia se formaliza el proceso de innovación en Ecopetrol y de Colombia.

Para Lopera, “este es un sector que ha venido ganando en la curva de conocimiento, en la parte de tecnología, se han logrado desarrollar equipos y apropiar técnicas adaptándolas a las necesidades del mercado colombiano, para utilizarlas en los campos petroleros. Tenemos mucho por aprender, pero se ha avanzado bastante”, enfatiza.

Nuevas tecnologías

Con respecto a este punto, el ingeniero Saavedra destaca que dentro de los nuevos sistemas y herramientas para extraer petróleo, están las desarrolladas para obtener y transportar crudo pesado en el país.

Aquí vale la pena resaltar los avances conseguidos para diluir y reducir viscosidades. Es más, en este momento se sigue innovando porque antes Ecopetrol transportaba este producto en un límite de 300 centistokes (cSt) y actualmente lo hace hasta 900 cSt, observa Saavedra.

Otra fortaleza es el desarrollo de técnicas para controlar el hurto de combustible y la marcación de la gasolina, la cual ha venido dando buenos resultados para frenar este delito, tanto así que en este momento se está negociando esta tecnología para llevarla al mercado mexicano.

También se viene impulsando el modelamiento del proceso integrado de Ecopetrol, lo cual se hace a nivel de computador, en donde se está modelando toda la empresa, allí se incluye la producción, transporte, refinación y se pueden hacer predicciones y proyecciones de lo que puede pasar a nivel país.

Aportes

La industria petrolera ha aportado a la evolución de las tecnologías y se ha adaptado a las necesidades, al abrir fronteras y pasar de la tierra al agua e iniciarse en el proceso de perforación costa afuera (offshore), en el cual ha tenido que sortear grandes retos naturales y de la ingeniería como tal, la movilización de grandes cantidades de hidrocarburos en buques y el transporte a sitios remotos del gas.

Esta industria ha requerido que sus profesionales cada vez estén mejor preparados, no solo en temas propios de la ingeniería de petróleos, sino también en aspectos de medioambiente, sostenibilidad y optimización de procesos para hacerlos más amigables con la naturaleza”, sostiene Vera.

De esta manera se ha permitido que se estructure una serie de normas, para poder producir energía con los más altos estándares técnicos, sociales, ambientales y de forma sostenible.

EL TIEMPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA