Sectores

Las puertas que espera abrir Colombia al entrar a la Ocde

El país tendrá voz en diálogos globales, pero debe llenar sus vacíos en productividad y regulación.

El ingreso a la Ocde

El ingreso a la Ocde, si bien es carta de presentación para profundizar los negocios de los empresarios con el mundo, requiere seguir ajustando políticas públicas en busca del crecimiento sostenido.

Foto:

Reuters/Archivo- EL TIEMPO

30 de mayo 2018 , 12:23 p.m.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) –asociación de países en la que fue admitida Colombia el viernes– influirá en el futuro en diversos campos de las políticas públicas del país, mediante compromisos que se plasmaron en cambios normativos durante el proceso de admisión, que tardó cinco años, y en las siguientes reformas que se emprendan.

Pero también la voz del país estará presente en discusiones cuya influencia tendrá alcance global.

Tras la invitación hecha por la Ocde el viernes, este miércoles 30 de mayo, en París, el presidente Juan Manuel Santos, en compañía del secretario general, Ángel Gurría, firmaron la entrada de Colombia.

Santos

Santos, en la firma de la entrada de Colombia a la Ocde.

Foto:

Reuters

¿Qué es la Ocde y que hará Colombia?

La Ocde agrupa 36 países (antes de la entrada de Colombia) que representan, en su conjunto, 44 por ciento del producto interno bruto (PIB) mundial.

La entidad promueve la cooperación internacional e intercambio de experiencias y conocimiento en relaciones laborales, medioambiente, impuestos, comercio internacional, educación, contrabando, entre muchos otros aspectos.

Una vez en la Ocde, Colombia podrá participar en la comparación e intercambio de sus experiencias en políticas públicas con las de los otros 36 países miembros.
Esa dinámica permitirá identificar las mejores prácticas y contrastarlas con las del país, e implementarlas mediante el compromiso con altos niveles técnicos.

Esto, según el exministro de Comercio y presidente de Fasecolda, Jorge Humberto Botero, no significa que Colombia vaya a adoptar a rajatabla o mecánicamente todo lo que provenga de la Ocde.

“No hemos cedido en el ejercicio soberano del poder público”.

“No hemos cedido en el ejercicio soberano del poder público”, destacó el dirigente gremial, y precisó que se hace camino al andar y al país le espera afrontar la solución de problemas de no poca monta.

Según un documento del Ministerio de Hacienda “los países miembros comparten dos principios centrales: la prosperidad económica es esencial para la preservación de las libertades individuales y el mejoramiento del bienestar general, y la cooperación entre pares es una herramienta fundamental para alcanzar dicha prosperidad”.

Al estar en la Ocde, dice el ministerio, Colombia será visto como un país con prácticas transparentes y efectivas en todos los campos, y será considerado un país par en las discusiones sobre los diferentes temas que se tratan.

Además de que ser de la Ocde es una suerte de garantía de que se cumplen políticas públicas de alta calidad, “es una señal clara a ciudadanos, inversionistas, académicos y empresarios de que Colombia se toma en serio el buen gobierno, la estabilidad y la transparencia”, advierte la entidad.

Otro efecto que se espera de la entrada en la organización es la posibilidad de tener acceso a “la mejor asesoría posible” para formular y ejecutar las políticas.

Al formar parte de los diferentes comités y grupos de trabajo, el país participará en un intercambio permanente de experiencias y evaluaciones de lo que los otros países han implementado con éxito. También habrá acceso a las revisiones de política que tienen los otros países.

Al ser uno de los escenarios económicos internacionales más importantes, la organización tiene voz e influencia en las discusiones sobre los principales problemas globales, y ahora Colombia podrá ser parte de las decisiones y de la forma en que se toman.

Fuertes desafíos

Pero como le pasa al estudiante que se gradúa de la universidad con honores, ahora Colombia debe demostrar que es competente y que emprenderá el camino de una serie de ajustes que requiere para mejorar sus políticas públicas en pro de esa prosperidad.

El exministro Botero señala que Colombia puede sacar pecho de su institucionalidad macroeconómica (un banco central robusto, una regla fiscal para contener el déficit público y una política fiscal prudente, entre otros).

Pero de ahí para abajo, advierte que el país adolece de una mala regulación y ahí hay que apuntarle. “Es mala en muchos sectores, como por ejemplo, en electricidad, que era modélica y ha decaído sustancialmente; en el mercado laboral es pésima y nada más mal concebido que el mercado laboral colombiano”, dijo.

Resaltó que la informalidad es devastadora desde el punto de vista de productividad y no puede mejorarse si no hay empleo ni empresas formales.

Y al recalcar que este problema es más grave en el campo, la política tradicional de desarrollo rural que el país ha seguido, que consiste en altos niveles de protección contra la competencia externa y en el derrame periódico de subsidios, “está fracasada y habrá que ver si el próximo gobierno puede adoptar una política distinta”.

Como al estudiante graduado con honores, Colombia debe demostrar que es competente y que emprenderá el camino de una serie de ajustes que requiere para mejorar sus políticas públicas.

Y agregó que en materia de seguridad social en salud hay asuntos pendientes por resolver, así como en el sector de ciencia y tecnología, pues no está recibiendo los recursos que requiere, y los pocos que se necesitan “acabaron en la feria de los repartos a los gobernadores”.

Todos los candidatos nos dicen que vamos a crecer al 4 y al 5 por ciento, dicen generalidades sobre eso, pero no se meten en los detalles”, advierte Botero Angulo.

Por su parte, Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Research, sostiene que estar en la Ocde también implica que con ese ‘sello de calidad’ de hacer las cosas bien, probablemente se reducirán en algo los costos de financiamiento del país, se podrá acceder a condiciones más favorables y entrar más fácil a abrir nuevos mercados.

Algunos de los ajustes que ya se realizaron

En el proceso de admisión, Colombia adoptó varias reformas: ratificó la Convención Multilateral de Asistencia Mutua en Materia Tributaria (MAC), para intercambiar información tributaria con 115 países.

También adoptó el IVA a los servicios prestados a partir de plataformas digitales y se les pidió a los ministros salir de las juntas directivas y no participar en firmas con capital estatal.

Colombia, además, modernizó el régimen de inversión extranjera, definiendo, por ejemplo, los tipos de inversión, eliminó algunas modalidades y flexibilizó el sistema de registro y sanciones.

Uno de los principales temas en el Comité de Comercio fue el del mercado de licores. Con la Ley 1816 del 2016 se acató el mandato constitucional de expedir un régimen propio del monopolio rentístico y se atendió la recomendación de la Ocde para evitar la discriminación y fomentar las condiciones de equidad y transparencia en el mercado.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA