Sectores

El contenido del reglamento de la copropiedad depende de cada inmueble

Actualmente se elaboran reglamentos atípicos considerando diferentes figuras, contratos y negocios.

Foto:
24 de noviembre 2017 , 06:16 p.m.

Los dueños de apartamentos en un conjunto de uso mixto ubicado en un municipio de Cundinamarca, comentan que en el reglamento de propiedad horizontal fueron incluidas varias previsiones que no contempla la Ley 675 del 2001, varias de ellas transitorias relacionadas con las etapas que faltan por construir. Dicen, además, que el conjunto carece de una memoria descriptiva. “¿Qué hacemos, pues la primera asamblea es en los próximos días?”.

Respuesta. La Ley 675 prevé que el reglamento de propiedad horizontal debe establecer unas previsiones mínimas, como la determinación de los bienes privados y comunes, los coeficientes de copropiedad y los módulos de contribución; también está la destinación de esos bienes y lo relacionado con los órganos de administración. A quien corresponde redactar el reglamento es al propietario inicial y, por ello, muchas de las cláusulas que se consagran allí son ajustadas a la Ley 675 (en cuanto a normas de orden público). Sin embargo, otras se desprenden de la autonomía del primer propietario, a las cuales se adhieren los adquirentes de las unidades privadas cuando suscriben los actos de transferencia, pues el reglamento –que se elabora según cada inmueble– forma parte de los contratos.

La ley permite que en los reglamentos de edificios con uso comercial se incluyan regulaciones para preservar el uso efectivo y continuo de la actividad mercantil; igualmente, trata la sectorización de los bienes comunes. Y es que, por ejemplo, no es lo mismo un conjunto residencial normal que uno de vivienda turística. En la actualidad se elaboran reglamentos atípicos considerando las diferentes figuras, contratos y negocios, así como edificios que mezclan usos. A esto se suman varias normas que han modificado o adicionado a la Ley 675 y que hacen previsiones específicas.

Por su parte, las cláusulas transitorias que se estipulan son válidas y necesarias para que los adquirentes de las primeras etapas puedan conocer la forma y las condiciones cómo se integrará cada etapa de construcción. La jurisprudencia fue muy clara al señalar que las normas obligatorias de la ley son las imperativas o de orden público. En lo demás rigen las previsiones de cada reglamento, desde luego, con los límites pertinentes. Por último, la memoria descriptiva –como se llamaba en leyes anteriores–, ahora se incluye en este como “especificaciones de construcción y condiciones de seguridad y salubridad”. La norma les dio más importancia y están en un documento que se eleva a escritura pública, que se registra en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos.

NORA PABÓN GÓMEZ
Abogada, asesora externa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA