Sectores

EE. UU. atiza la batalla comercial con Canadá

El mercado de aviones está en el centro de las disputas comerciales entre los dos países.

Aviones

En la imagen, la planta de Boeing de Paine Field, EE. UU.

Foto:

AFP

28 de septiembre 2017 , 08:30 p.m.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos da la razón a Boeing, en la disputa que libra con el fabricante canadiense Bombardier por las subvenciones que recibe el nuevo avión CSeries.

Washington decide ahora imponer un arancel especial del 220 por ciento para compensar esa ventaja. Y lo hace además cuando se celebra en Ottawa la tercera ronda de negociaciones para la revisión del acuerdo de libre comercio.

La medida arancelaria es de carácter preliminar. La queja de Boeing se cursó en abril. Bombardier trata de competir en el segmento de los vuelos de corto recorrido con un modelo con capacidad para entre 110 y 130 pasajeros. La multinacional de Chicago considera, sin embargo, que las ayudas que sostienen el programa CSeries permiten a su rival vender los aviones a un precio muy por debajo del de mercado.

Bombardier trata de competir en el segmento de los vuelos de corto recorrido con un modelo con capacidad para entre 110 y 130 pasajeros

El bimotor de pasillo único aspira a darle un bocado a un mercado que cubre los modelos más pequeños de la familia B737. El CSeries tiene entre sus primeros clientes más potentes a la aerolínea Delta, que precisamente en abril cerró pedido de 75 aviones. La táctica que emplea Bombardier, según la denuncia de Boeing, es muy similar a la que recurre su rival europea Airbus para hacerse con pedidos.
“Estados Unidos valora la relación con Canadá”, afirma el secretario de Comercio, Wilbur Ross, “pero incluso nuestros aliados más cercanos deben jugar siguiendo las reglas”.

“Los subsidios que dan los gobiernos extranjeros a sus productos es algo que la administración de Donald Trump se toma muy en serio”, reitera. Las primeras entregas del CSeries para la flota de Delta están previstas para el año próximo.
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, advirtió la semana pasada que si Boeing seguía adelante con sus quejas, se vería obligado a cancelar el contrato para la compra de 18 cazabombarderos F-18 F/A Super Hornet, valorado en 5.200 millones de dólares.

La británica Theresa May también estudia medidas porque Bombardier produce las alas del CSeries en una fábrica en Irlanda del Norte.

El pedido de Delta tiene un valor muy próximo a los del Super Hornet. El CSeries cuesta unos 80 millones de dólares la unidad, pero las aerolíneas están recibiendo descuentos del 50 por ciento.

Para que el arancel que se propone a Bombardier entre en vigor, debe haber un dictamen favorable también de la Comisión Internacional de Comercio de EE. UU. Su dictamen podría tardar en llegar aún unos meses.

SANDRO POZZI
Ediciones EL PAÍS, SL 2017​

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA