Sectores

Colombianos, con poco gasto en el entretenimiento frente a la región

Estudio muestra que pese a brechas en los ingresos en Latinoamérica, hay crecimiento en segmentos.

Sala de cine

La asistencia a cine es uno de los entretenimientos de bajo costo, por la oferta atractiva de los exhibidores.

Foto:

Diego Santacurz / EL TIEMPO

23 de julio 2017 , 12:00 a.m.

A pesar del bajo crecimiento y las deficiencias en indicadores de bienestar de la población, Colombia es un mercado con potencial de crecimiento para el consumo de los hogares a nivel continental.

Mientras que en el 2016 el producto interno bruto (PIB) promedio de la región aumentó el 0,6 por ciento, el del país creció el 2 por ciento.

Y, aunque el tamaño de la economía resulta poco significativo a nivel mundial, pues solo representa el 0,6 por ciento, comparado con el de la región eleva su representatividad al 7,6 por ciento, y a nivel de Suramérica al 10 por ciento.

Las cifras también indican que alberga el 8,3 por ciento de la población de Latinoamérica, que asciende a 600 millones, y el 8,4 por ciento de los hogares, que son 154 millones.

Estas y otras cifras que acaba de divulgar la firma de análisis de mercados Raddar muestran que las deficiencias son oportunidades.

Por ejemplo, la brecha del ingreso per cápita de Colombia es notoria porque es de solo de 6.056 dólares anuales, la novena parte de la de EE. UU., que es de 56.054 dólares, o la mitad de la de Chile, que es de 13.416 dólares.

Incluso, el país se ubica por debajo del ingreso per cápita anual promedio de Latinoamérica, que es de 8.562 dólares, y se ubica después de Chile, Uruguay, Panamá, México, Argentina, Venezuela, Costa Rica, Brasil y Cuba.

El estudio indica además que cada habitante de América (incluidos Canadá, EE. UU. y el Caribe) tiene en promedio 25.800 dólares en ingresos anuales para gasto. No obstante, a nivel regional este monto se reduce a 8.562 dólares.

A la hora de comparar en qué gastan los hogares la plata, el estudio indica que Colombia ocupa el puesto 8 entre los que menos destina parte de los ingresos a la compra de alimentos, con el 32,1 por ciento.

A nivel de América, los países cuyos habitantes deben encauzar menos parte de los ingresos a la compra de alimentos son EE. UU., con 14,2 por ciento; Chile, con 19,2; México (21,3), Venezuela (27,8) y Brasil (28,8). Inclusive, los hogares de Ecuador destinan menos plata a la comida que su vecino del norte, con el 29,3 por ciento.
No obstante, la nación del continente cuyos hogares destinan más del ingreso a comprar alimentos es Perú, con el 48 por ciento.

El análisis indica igualmente que el 67, 9 por ciento restante de los ingresos de los hogares colombianos se reparte así: funcionamiento, 24,8 por ciento; ropa, 4,1; salud (4,9), educación (4,9), entretenimiento (3,1), transporte y comunicaciones (17,4) y gastos generales (8,7).

Comparados con los del resto del continente, los hogares criollos ocupan una posición intermedia en cuanto a nivel de gasto en transporte y comunicaciones, pues en Chile es de 24,9 por ciento; en EE. UU., de 21,2; en Brasil (21,7), en Venezuela (20,9) y en Costa Rica (20,6).

Gasto en diversión

El porcentaje de ingresos que los hogares de Colombia destinan a entretenimiento (3,1 por ciento) es bajo frente al de EE. UU., donde es 6,3 por ciento; Chile (11,2), México (13,2), Venezuela (11,4), Brasil (3,3), Ecuador (11,7), Costa Rica (7), Nicaragua (14,3), Panamá (5,7), Bolivia (6,3), Guatemala (6,1) y Perú (4,1).

Además, los hogares colombianos destinan 25 por ciento (una cuarta parte) de sus ingresos a gastos del hogar, más que otros países de la región, y solo son superados por México, con 28,8 por ciento. Un hogar estadounidense destina el 41,5 por ciento de los ingresos a gastos propios de la casa.

Baja bancarización

La penetración de la banca es otro indicador en el que el país va rezagado, pues es séptimo a nivel regional, con una participación de 39 por ciento entre la población adulta y 34 por ciento entre la femenina.

Incluso se ubica por debajo de los promedios regionales, que respectivamente son de 51 y 49 por ciento.

Según el presidente de Raddar, Camilo Herrera, la alta informalidad y manejo de efectivo en Colombia y los subsidios en servicios públicos hacen que el peso del gasto en el hogar y vivienda sea muy diferente al de otros países de la región.

Y, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Latinoamérica y el Caribe existen 127 millones de personas afectadas por la pobreza y la desigualdad, producto del trabajo informal, con una tasa del 47,7 por ciento. En la región,Colombia es el quinto país con mayor tasa de informalidad, con 56,8 por ciento, después de Honduras, Perú, Paraguay y El Salvador.

Los análisis estiman que que se necesitarían 50 años para reducir la tasa de informalidad en Latinoamérica a la mitad, es decir, al 24 por ciento.

El país menos golpeado en la región por este fenómeno es República Dominicana, con 50 por ciento, aunque no muy lejos de Colombia.

Preferencia por tiendas

No obstante tener un alto índice de penetración, con 58 por ciento, Colombia no es el país del continente que más compra en el canal tradicional (tienda de barrio) porque Venezuela, Perú y Bolivia registran, respectivamente, 85, 73 y 67 por ciento.

Los países que más compran en los supermercados (canal moderno) son EE. UU., con 85 por ciento, y Chile, con el 64. En Colombia lo hace solo el 27 por ciento de la población; el 10 por ciento prefiere el puerta a puerta, y el 5 por ciento, otros sistemas.

Los analistas de Fitch Ratings Colombia dicen al respecto que la alta participación del canal tradicional dentro del comercio al por menor en nuestro país es consistente con el alto nivel de empleo informal, el bajo nivel de ingreso y un número alto de población dispersa en el territorio.

En contraste, agregan, en medio de la elevada fragmentación del sector informal se presenta una alta concentración en el formal, con la existencia de pocos jugadores como grandes cadenas minoristas regionales y globales, que a su vez compiten con pocos o ningún minorista local formal. También consideran que las oportunidades del comercio al por menor en el país son amplias, pero existe escasez de tierra. Por ello, las marcas han optado por centros comerciales dentro de sus inmuebles, colocar un supermercado como ancla y comprar también locales en barrios y municipios.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA