Sectores

Tren de carga de Santa Marta a La Dorada y Bogotá- Belencito va firme

ANI definirá consorcio que hará obras finales para revivir la red central para este transporte.

Tren de prueba de Santa Marta a La Dorada

El tren de prueba de Santa Marta a La Dorada mostró que la línea es operable y esperada por la gente.

Foto:

Cortesía ANI

15 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

La apuesta del Gobierno Nacional de revivir el tren para el transporte de carga sigue rodando, en firme, para el corredor férreo que es hoy el más importante para el sistema multimodal, la economía y competitividad del país: la red central de 1.124,3 kilómetros, que va de Santa Marta a Chiriguaná y llega a La Dorada, y el ramal de Bogotá-Belencito.

Ahora, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) aspira a adjudicar este martes la licitación que por 154.408 millones de pesos contratará a un consorcio que se encargará de administrar, operar, mantener, vigilar y, sobre todo, reparar los puntos críticos faltantes en dos corredores que se juntan para esta contratación: el de Chiriguaná-La Dorada y el ramal Bogotá-Belencito.

La idea de la agencia es que los 876,61 km que suman los dos trayectos queden finalmente aptos y seguros para que desde comienzos del 2018 o a más tardar en agosto del próximo año se reinicie oficialmente el transporte de carga por esta vía.

Hoy esta columna vertebral de la red ferroviaria nacional tiene 1.061 km en condiciones operables, de los cuales 642 vienen usándose para algún transporte: en 245 km de Santa Marta a Chiriguaná, el concesionario Ferrocarriles del Norte de Colombia (Fenoco) mueve carbón; en 257 km de la línea Bogotá-Belencito se transportan pasajeros y entre La Dorada y Chiriguaná hay un tramo de 140 km por donde carromotores movilizan habitantes de Barrancabermeja, Grecia y García Cadena.

Con la nueva contratación que la ANI hará por 14 meses, con recursos totalmente del Estado, se espera que una vez se cumpla este plazo el 100 por ciento de las dos líneas estén disponibles para mover carga con regularidad, como alternativa de transporte menos costosa para llevar productos a los puertos del Caribe y al interior del territorio.

La reactivación del tren es un propósito del Gobierno Nacional que ha despertado interés en el sector.

La ANI, por ejemplo, tiene en estudio 15 propuestas y en el último año le llegaron 9. Para la licitación de este martes pujan cuatro proponentes: los consorcios Ibines Férreo, Ferroviario de los Andes, Vías Férreas Centrales y Unión Temporal Corredores Férreos.

Obras prioritarias

El que resulte ganador en este proceso deberá administrar e intervenir, por un lado, 558,3 km distribuidos entre la línea Chiriguaná-La Dorada (521,2 km), Puerto Berrío-Cabañas (33,1 km) y el ramal de Capulco (4 km).

Aquí tendrá prioridad la atención de siete puntos críticos, uno de ellos, por caída de la banca y otro, por hundimientos en un sector de la vía férrea. Además, requiere la construcción de un nuevo apartadero en la estación Argelia (Antioquia), antes de llegar a Puerto Berrío, y la instalación de 10.000 traviesas nuevas, según el pliego de condiciones de la licitación.

Para mirar previamente la viabilidad de la operación ferroviaria desde Santa Marta hasta La Dorada, en octubre del año pasado rodó un tren de prueba con carga de la compañía de origen inglés Holdtrade Atlantico. Los resultados fueron positivos. El presidente de esta empresa, Diego Martínez, dijo que se verificó la continuidad y conectividad a lo largo del corredor, inclusive entre Chiriguaná y La Dorada.

Aquí se observó que era necesario cambiar las traviesas y mejorar unos pasos para optimizar el tránsito de la carga. Y es lo que se va a hacer ahora.

La línea se había recuperado, tras décadas de olvido, en los tres últimos años, con trabajos, principalmente, en 48 puntos críticos, a través de un contrato de obra pública que la ANI firmó con la Unión Temporal Ferroviaria Central (UTFC) y que costó 114.000 millones de pesos.

En cuanto al otro trayecto, el que gane la licitación deberá asumir los 318,3 km del ramal Bogotá-Belencito, que incluye 297,9 km de Faca-Bogotá-Belencito y 20,4 km de La Caro a Zipaquirá.

Es una red donde deben instalarse más de 10.000 metros de riel nuevo y atender 13 puntos críticos pendientes. Este ramal sufrió graves daños con la ola invernal 2010-2011. La ANI comenzó a rehabilitarlo también en el 2013 mediante un contrato con Dracol Líneas Férreas, por 128.000 millones. Recuperó 58 puntos críticos. Esto permitió el transporte de estudiantes, un tren turístico y que el año pasado pudiera moverse por ahí cemento.

Como las condiciones de las dos líneas permiten mover carga, expertos de la ANI indicaron que quien gane la licitación tendrá plazo de dos meses para entregar un plan de operación, si está interesado en mover carga, en el tiempo del contrato.

En caso contrario, el corredor queda abierto para que un tercero –operador habilitado– inicie allí el transporte de carga y de pasajeros. Y uno de los interesados en hacerlo es Holdtrade Atlántico, que está comprando ya el material rodante.

Hay 4 grupos en la puja

Los cuatro consorcios que se presentaron a la licitación para administrar y reparar puntos críticos en las líneas Chiriguaná-La Dorada y Bogotá-Belencito están integrados así: Consorcio Ibines Férreo está conformado por la firma española Iberovías Empresa Constructora S.A., Infraestructura Nacional Ltda., Ingeral Compañía S. A. S y Espina Delfin Colombia.

El Consorcio Ferroviario de los Andes está integrado por la multinacional de origen portugués Mota Engil Engenharia e Construção S. A. sucursal Colombia y Rahs Ingeniería S. A. S. En el consorcio Vías Férreas Centrales participan Interandina de Ingeniería S. A. S., Logitren Ferroviaria S. A., Colombiana de Proyectos e Infraestructura S. A. S. y Sonacol S. A. S. Como asociados a la Unión Temporal Corredores Férreos figuran la compañía de origen español Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania S. A. sucursal Colombia y la firma Ferroviaria Oriental S. A. sucursal Colombia.

Lo que ha pasado en el corredor

2010-2011

La fuerte ola invernal causó destrozos en tramos de las líneas Chiriguaná-La Dorada y Bogotá-Belencito. Esto llevó a que se restringiera el transporte de pasajeros en el primer corredor, y se suspendiera la movilización de productos, sobre todo cemento, en el segundo.

2013

El Instituto Nacional de Vías (Invías) es el propietario de los 3.338 km de la red ferroviaria, de los cuales sigue a cargo de 1.725 km y los otros 1.613 km los administra la ANI, donde está Chiriguaná-La Dorada y Bogotá-Belencito, que empezó a reparar en el 2013.

2013-2015

Al tiempo que se atendían puntos críticos, tramos de la red empezaron a usarse para mover pasajeros. En dos años, por puntos de La Dorada-Chiriguaná llevaron a 222.644 usuarios; y por el corredor Bogotá-Zipaquirá, 991.199. El transporte de carga quedó suspendido.

2016

En julio, un tren de prueba cargado con cemento recorrió la línea Tocancipá-Bogotá y Bogotá-Sogamoso sin problema. Y en octubre se hizo la prueba con un tren que salió de Santa Marta y llegó a La Dorada. Tampoco hubo dificultad.

2017-2018

La licitación que adjudicará mañana la ANI permitirá que se reparen puntos críticos faltantes y que un operador ferroviario habilitado por el Ministerio de Transporte pueda empezar a mover carga, probablemente, a comienzos del 2018.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA