Sectores

Barcelona y Madrid vendieron más del 93 % de su ‘stock’ de vivienda

Estas ciudades apenas tienen un inventario de 4.114 casas nuevas para la venta.

Mercado inmobiliario en España

En Madrid (foto) y Barcelona, actualmente hay menos inventario para comercializar. Se vuelven a ver proyectos nuevos en construcción. 

Foto:

123rf

20 de mayo 2018 , 09:00 p.m.

En los últimos dos años, el grueso de la oferta de vivienda de Madrid y Barcelona se puso en venta y, por ello, actualmente hay menos inventario para comercializar.

De hecho, apenas hay 4.114 viviendas nuevas (9.920 en las dos ciudades). Además, ya no se trata de casas terminadas, como en los años de crisis, sino de construcciones listas o que se ofrecen sobre planos, cuyos precios han crecido tanto desde el 2016 que el stock de casas y apartamentos de menos de 150.000 euros es insignificante.

Dada la escasez de obras, la oferta nueva podría agotarse en ocho meses en el caso de la región madrileña (unos nueve en la capital) y en 14 meses en la provincia catalana, algo que va a acelerar el aumento de precios de los últimos meses”, dice la Sociedad de Tasación (ST), que elaboró un censo de promociones pendientes de vender.

En los últimos dos años, ambos mercados han dado un vuelco y no solo por el alza de los precios. En la comunidad de Madrid, el stock de vivienda nueva se ha agotado un 93,7 por ciento desde el 2016, según la ST, que contabilizó una oferta actual de 6.319 viviendas, para un aumento del 15,8 por ciento con respecto al 2016.

En esa cuenta se incluyen 346 viviendas que ya estaban en venta ese año y que no se vendieron, más 5.973 nuevas unidades.

Dada la escasez de obras, la oferta nueva podría agotarse en ocho meses en el caso de Madrid

La ‘movida’ en Madrid

Más dinámica fue la absorción en Madrid. Allí, salieron más del 97 por ciento de la oferta en dos años, de forma que ahora hay en venta 3.067 viviendas (3.007 de ellas son unidades nuevas), un 42,1 por ciento con respecto a 2016.

El 98 por ciento de su oferta son inmuebles que salieron al mercado en los dos últimos años. En este nuevo ciclo inmobiliario perdió peso la oferta terminada, que representa en Madrid el 7,5 por ciento del total, frente al 58,1 por ciento del 2014.

Además, el 60,5 por ciento está sin iniciar y el 32 por ciento, en construcción.
En concreto, lo que hay disponible actualmente acabado se redujo 75,8 por ciento con respecto al censo del 2016 y la de inmuebles en obra se incrementó un 54 por ciento, mientras que aquellas sin iniciar trabajos aumentó 75,1 por ciento.

El caso de Madrid es muy significativo. De hecho, el inventario residencial concluido se redujo frente al del 2016 un 81,8 por ciento; por su parte, las casas y apartamentos en desarrollo y sin iniciar se incrementaron 137,2 por ciento y 76,3 por ciento, respectivamente, frente a los datos de hace dos años.

En Barcelona, en tan solo 24 meses se vendió el 89,6 % de la oferta disponible

En la provincia de Barcelona la absorción del stock –es decir, de las que ya están en poder de los inversionistas– fue de 89,6 por ciento en tan solo 24 meses. Además, de 289 casas de oferta remanente del 2016, se han detectado 3.312 nuevas unidades, lo que en total arroja una oferta actual de 3.601 viviendas, un 28,9 por ciento más con respecto al 2016.

Y en la capital catalana se ha presentado la salida del 93,4 por ciento de la oferta en dos años y hoy la oferta actual es de 1.047 viviendas. El 93,2 por ciento está compuesto por inmuebles puestos a la venta en los dos últimos años.

También aquí ha aumentado el peso de la vivienda en construcción (50,9 por ciento), a costa de la oferta de inmuebles terminados, que representa el 12,4 por ciento del total del stock en el área metropolitana, frente al 29,9 por ciento que suponía en 2016.

En concreto, la oferta actual de vivienda terminada se ha reducido un 53,6 por ciento con respecto al censo del 2016 y la de inmuebles en construcción ha crecido un 65,7 por ciento, mientras que la oferta de viviendas sin iniciar se ha incrementado en un 54,8 por ciento.

En Barcelona (capital), la oferta inmobiliaria residencia terminada, pero que está sin iniciar, disminuyó 22,8 y 13 por ciento, respectivamente, frente a la del 2016, mientras las viviendas en construcción aumentaron 7,6 por ciento.

Con más área y precios altos

Otra de las características del nuevo ciclo inmobiliario es que las viviendas en venta son más grandes y más caras que hace dos años. En la región madrileña hay más casas con áreas de entre 100 y 150 metros cuadrados. En el 2016 participaban con el 45,8 por ciento del total; ahora representan el 62,2 por ciento.

En cambio, las de menos de 100 metros pasaron de 36,1 por ciento a 22,1 por ciento. En cuanto al precio, disminuyeron las de menos de 150.000 euros: de ser el 25,6 por ciento de la oferta en la región madrileña, ahora solo son el 15,2 por ciento, mientras que en la capital son el 9,7 por ciento (antes fue del 13,6 por ciento).

En cambio, hay más viviendas entre 150.000 y 300.000 euros. En el área metropolitana de Barcelona, las de menos de 150.000 euros pasaron del 15,9 por ciento del stock a solo el 4,8. Y en la ciudad, no hay oferta de menos de 150.000.

© SANDRA LÓPEZ LETÓN Ediciones El Pais, SL 2018 @el_pais

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA