Sectores

Arquitectura de jóvenes colombianos conquistó China

Tres jóvenes ganaron el concurso SkyCity Challenge que busca equipar el edificio J57, en Changsa.

Biblioteca de Dan Gamboa

Propuesta ganadora de Dan Gamboa para edificio en China, una biblioteca para los niños, en la cual, a través de la lúdica y dependiendo del grado y su progreso, van escalando niveles.

Foto:

Cortesía: Dan Gamboa

13 de abril 2018 , 07:36 p.m.

Los constructores del rascacielos J57 de Changsa, en China, y los arquitectos colombianos Dan Gamboa, Linda Gallego y Juliana Quiñónez, tienen algo en común: la rapidez.

Edificio J57

El concurso SkyCity Challenge abrió la convocatoria para equipar el edificio J57 ubicado en Changsa (China).

Foto:

Cortesía. SkyCity Challenge

Los primeros desarrollaron en tan solo 19 días la imponente torre de 208 metros de altura y 57 pisos, que quedó lista en el 2015. Y los segundos, por su parte, atendieron la convocatoria del premio SkyCity Challenge que buscaba dotar una parte de la edificación y diseñaron sus proyectos en tiempo récord.

Gamboa se tomó 48 horas cuadrando la propuesta de una innovadora biblioteca, mientras que ellas consolidaron su iniciativa contra la disgregación social y la ausencia de zonas verdes en dos semanas. EL TIEMPO habló con estos jóvenes arquitectos, que estuvieron en el grupo de 17 ganadores de 87 que se postularon al concurso.

Recordó que originalmente iba a participar con dos amigos, socios, quienes a dos semanas del plazo para entregar la propuesta abandonaron la idea. Con tan solo 48 horas para salir con algo, revisó unos cuantos trazos que había rayado en mi agenda, e incluso, en una servilleta.

"Entonces, fue cuando simplemente decidí retomar mis apuntes, desarrollar la idea y cumplir el reto de entregar lo solicitado”, contó el arquitecto, quien recordó que esas 48 horas “fueron el enfrentamiento al archivo en blanco”.

Con solo 48 horas para salir con algo, revisé unos trazos rayados en mi agenda y en una servilleta.

Lo que siguió fue la transformación de las líneas y los bocetos en la propuesta de una biblioteca para los niños, en la cual –a través de la lúdica y dependiendo del grado y su progreso–, ellos van escalando niveles.

Al consultarle sobre la arquitectura como impulsor de nuevas generaciones (primera infancia, etc.) y el objetivo de darles gente (docentes) y sitios adecuados para educarse, Gamboa les hizo un reconocimiento a quienes trabajan en el país para crear edificios educativos de calidad.

“Mis respetos y aplausos a toda la generación de arquitectos colombianos que en las últimas décadas han demostrado aprecio por la calidad de su trabajo, especialmente en el ámbito educativo”, dijo, a la vez que destacó la importancia de que exista la posibilidad de participar en concursos públicos.

“La arquitectura hace parte del contexto del comportamiento humano y, en gran medida, se necesita que el nivel educativo del país sea reestructurado”, anotó.

Ahora, lo interesante es que su creación para el edificio J57 de Changsa podría reproducirse en otras partes del mundo y, aunque el reconocimiento es muy reciente, Gamboa señaló que “se siente abrumado. En China se me han abierto las puertas de par en par y deseo aprovechar el momento de la mejor manera”, enfatizó.

Me siento abrumado. En China se me han abierto muchas puertas de par en par

Las ganadoras

Por su parte, Juliana Quiñónez y Linda Gallego, las otras colombianas ganadoras, quienes aún se están formando profesionalmente, recordaron que estaban buscando material para alimentar su portafolio de arquitectura cuando llegó a sus manos un link de la reconocida publicación de arquitectura Archdaily, con las bases del concurso.

Nos pareció interesante, no solo por el enfoque futurista y ambiental que tiene, sino también por la iniciativa de hacerlo internacionalmente”, recordó Quiñónez, quien reconoció que se lanzaron sin ninguna expectativa.

“Disfrutamos el proceso de desarrollo, aunque este se haya dejado para las últimas dos semanas antes de la fecha de entrega. Por eso, obviamente, fue una grata sorpresa enterarnos que éramos parte de los 17 equipos ganadores”, señaló.

Proyecto sostenible

Proyecto sostenible de Juliana Quiñónez y Linda Gallego para el edificio J57.

Foto:

Cortesía: Juliana Quiñónez y Linda Gallego

Como estudio previo al proyecto identificaron dos problemas principales que –según ellas– presentan y presentarán los megaedificios dentro de las crecientes megaciudades: “La disgregación social y la ausencia de zonas verdes. Estas, afectan nuestro estilo de vida y nos desconectan de nuestro medio”.

Por esto, la propuesta busca hacer del atrio del edificio J57 un espacio para que los futuros usuarios interactúen con la naturaleza y, a la vez, promuevan un espíritu abierto, dinámico, versátil y sostenible dentro de las dinámicas que se ven en una plaza de mercado.

“Nuestro concepto se basa en crear una arquitectura que, además de darle al patio del J57 identidad, pueda enseñar acerca de los cultivos sostenibles del futuro, mientras existe la posibilidad de participar activamente de la producción de nuestro propio alimento”, concluyeron.

Dan Gamboa

Dan Gamboa, arquitecto, fotógrafo y viajero.

Foto:

Cortesía. Dan Gamboa

‘He perdido el miedo’

El arquitecto Dan Gamboa considera que, además del aporte de los arquitectos con sus obras, el Estado tiene un papel determinante. En el caso de la educación, sea pública o privada, debe velar por su calidad, a través de la elaboración y observación de los programas educativos que sirvan para formar ciudadanos críticos, emprendedores, respetuosos y, sobre todo, responsables. “Un ciudadano bien formado no tendrá problemas en respetar a los demás, en entender que la violencia no es el camino, en comprender que del emprendimiento nace el desarrollo y que en la crítica nace el conocimiento.

Gamboa, que además de la arquitectura se dedica a la fotografía y a viajar por el mundo, considera que el contacto con otras culturas le ha permitido “perder el miedo. Lanzarme al mundo me ha dado una valentía inexplicable dentro de mi timidez. Le he perdido el miedo a los extraños y a decir y mostrar lo que creo. Y en un mundo plagado de malas noticias, necesitamos muchas personas que se atrevan a mostrar su talento, sus ideas, sus pasiones para evitar que mueran en una servilleta”.

Juliana Quiñónez y Linda Gallego

Juliana Quiñónez, arquitecta de la Universidad de Liverpool (Inglaterra) y Linda Gallego, estudiante de ingeniera civil de la Javeriana.

Foto:

Cortesía: Juliana Quiñónez y Linda Gallego

‘Estar entre los ganadores fue una sorpresa’

Con respecto al futuro del proyecto, Juliana Quiñónez y Linda Gallego señalaron que la fecha de su construcción es aún incierta, ya que el edificio continua deshabitado, y el proyecto sin gente no tendría sentido. “Sin embargo, esperamos que este pueda ser adecuado en otros espacios, ya que es un concepto práctico que puede adaptar a cualquier contexto”.

Las dos reconocen que disfrutaron el proceso de desarrollo, aunque este se haya dejado para las últimas dos semanas antes de la fecha de entrega. “Por eso, obviamente, fue una grata sorpresa enterarnos que éramos parte de los 17 equipos ganadores”, señaló Quiñónez, quien empieza a sumar, con su compañera de proyecto, el crecimiento profesional que les da el contacto con las grandes ligas de la arquitectura mundial.

GABRIEL E. FLÓREZ G.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA