Economía

'Debía trabajar más que los hombres para ser igual'

Kristalina Georgieva, directora del Banco Mundial advierte del nacionalismo y las desigualdades.

Kristalina Georgieva

Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial y ex vicepresidenta de la Comisión Europea, advierte contra el repunte del nacionalismo y recalca la necesidad de reducir las desigualdades.

Foto:

EFE

08 de mayo 2018 , 10:30 p.m.

La economista Kristalina Georgieva (Sofía, 1953) fue una de las candidatas mejor posicionadas para llegar a la secretaría general de Naciones Unidas en 2016. Hoy, como directora general del Banco Mundial desde 2017, es la responsable del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y de la Asociación Internacional de Fomento, dos instituciones del organismo que brindan financiación a los países en vías de desarrollo.

El fortalecimiento económico de las mujeres es uno de los pilares de su misión. ¿Percibe el efecto de la reciente ola de feminismo cuando va a los países en desarrollo?

A veces, de hecho, lo veo con más fuerza en esos países porque las mujeres se llevan la peor parte de las presiones económicas. Hay partes del mundo donde la desigualdad es mayor, pero el deseo de igualdad es el mismo.

¿Cree que ha habido un freno en la presencia de la mujer en puestos de poder?

Pertenezco a una generación que durante mucho tiempo fue ciega en cuestión de género. Yo rechazaba llamarme a mí misma feminista, rechazaba verme distinta de mis colegas, pero me di cuenta de que estaba equivocada, que había un grado de desigualdad, que debía trabajar más duro que mis colegas hombres para ser igual que ellos.

Ahora soy una feminista sin complejos y no vacilo en hablar de la brecha salarial o de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. En el Banco nos hemos comprometido en que el 50 por ciento de las posiciones más altas estén ocupadas por mujeres en 2020. Ahora estamos, creo, en el 45 - 55 por ciento y lo iremos logrando con los nuevos fichajes.

Hay partes del mundo donde la desigualdad es mayor, pero el deseo de igualdad es el mismo

¿Cree que la doctrina evangélica es un riesgo para este avance del feminismo en América Latina?

Posiblemente el repunte de la dependencia en la religión tiene los mismos orígenes que este auge del populismo. Lo que hemos visto aquí en el Banco es que es necesario un cambio de mentalidad hacia una mayor agilidad y adaptabilidad, que debemos crear comunidades más resistentes a estos shocks.

Ha habido esa creencia tradicional de invertir en activos físicos, infraestructuras o industrias, lo que vemos en el Banco Mundial es la gran necesidad de invertir más en la gente.

¿Diría que la ayuda internacional se ha estado destinando a los objetivos equivocados?

Lo que ha pasado en las últimas décadas es espectacular. En 1981 había 1.900 millones de personas pobres en el mundo y ahora hay 800 millones, cuando la población es de 7.500 millones y entonces eran 4.500 millones. Así que ha habido un increíble éxito en reducción de pobreza, mejora de la esperanza de vida o escolarización, entre otros.

La cuestión es cómo hacemos, con una velocidad de cambio mayor que antes, para preparar a los países para los problemas del futuro, no los problemas de ayer.

© Amanda Mars
Ediciones El País, SL 2018
Twitter: @el_pais

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA