Finanzas Personales

Colombianos gastaron $ 61,5 billones en 'tarjetazos' el año pasado

Gastos con tarjeta de crédito aumentaron $ 10 billones; deben a la banca $ 26,1 billones.

En 2016, el gasto de las personas con sus tarjetas de crédito aumentó en 10 billones de pesos.

En 2016, el gasto de las personas con sus tarjetas de crédito aumentó en 10 billones de pesos.

Foto:

Archivo particular

27 de febrero 2017 , 08:16 a.m.

El año pasado no fue el mejor para los colombianos: la economía creció un discreto 2 por ciento, mientras la tasa de desempleo alcanzó el 9,2 por ciento. Sin embargo, esto no impidió que el gasto de las personas con sus tarjetas de crédito aumentara en 10 billones de pesos, hasta alcanzar la cifra récord de 61,5 billones de pesos.

Significa que cada tarjetahabiente gastó en promedio cerca de 6,6 millones de pesos con sus plásticos el año pasado, cifra que en algunos casos es mayor si se tiene en cuenta que hay quienes cargan dos, tres y hasta cuatro tarjetas en sus billeteras.

Ese ritmo de consumo tiene hoy a 9,4 millones de tarjetahabientes debiéndoles a los bancos más de 26 billones de pesos, de los cuales cerca de 2 billones están en mora, un nivel que, en opinión de Gerardo Hernández, superintendente Financiero saliente, no es preocupante, entre otras razones debido a los niveles de provisiones que mantienen las entidades sobre la cartera de consumo.

Lo que llama la atención no solo es el nivel de deuda que vienen adquiriendo los colombianos para financiar su tren de gasto en medio de una coyuntura económica complicada, sino la posibilidad de que esas obligaciones continúen elevándose, toda vez que esos mismos tarjetahabientes tienen disponibles y listos para utilizar en cualquier momento otros 42 billones de pesos.

Esos recursos forman parte del cupo total que las entidades financieras les otorgaron al aprobarles sus tarjetas e implica que de cada 100 pesos aprobados, los usuarios ya se han gastado 40 pesos.

El tema no ha pasado desapercibido para el ente de vigilancia y control, que advierte que las tarjetas de crédito son apenas una parte del universo del crédito de consumo que toman los colombianos, al que también pertenecen las deudas para compra de vehículo, las libranzas, los créditos de libre inversión y los rotativos, entre otros.

“Con una economía creciendo tan bajo y unas expectativas inciertas en el campo del empleo, el crédito de consumo se vuelve un elemento fundamental de análisis, porque a diferencia de lo que sucedió con la cartera comercial, que cerró el año en terreno negativo, el consumo tuvo una buena dinámica del orden del 7,04 por ciento real”, explica Hernández.

Lo que está viendo la Superfinanciera es que el riesgo de deterioro de la cartera, en especial la de consumo, se puede acelerar en medio de la coyuntura actual.

De hecho, advierte que en el último año (2015-2016), el deterioro de la cartera de libranzas pasó de 16,6 a 17,8 por ciento; en tarjetas de crédito, de 26,6 a 27,4 por ciento; en vehículos, de 13,7 a 14 por ciento, mientras que libre inversión se mantuvo en 31,2 por ciento.

La cartera vencida de consumo creció, en términos generales el año pasado, cerca del 20 por ciento.

Por eso, la discusión de los elevados cupos asignados en las tarjetas de crédito debe plantearse de nuevo, por el momento que pasa la economía, dice Hernández, quien señala además que el llamado de atención no va solo en dirección a las entidades financieras, que tienen la obligación de asignar dichos cupos teniendo en cuenta la capacidad real de endeudamiento de las personas, sino hacia los mismos clientes para que sepan administrar esos créditos con la debida responsabilidad para evitar problemas a futuro.

“El mensaje para todas las entidades es: ojo con este tipo de créditos, pero también es importante que las personas entiendan que esos cupos son para ser usados ante una verdadera emergencia y no ser utilizados hasta el tope”, agrega el funcionario.

Tarjetas de crédito

Tarjetas de crédito

Foto:

EL TIEMPO

En qué están endeudándose

Las compras siguen siendo el principal motivo de uso de las tarjetas de crédito por parte de los colombianos, pues de cada 100 pesos de consumo con estos plásticos, 76 pesos corresponden a pagos en punto de venta.

Los 24 pesos restantes, según cifras oficiales, son avances en efectivo, un recurso que viene en aumento pese a que su costo es más elevado desde el punto de vista de la tasa de interés que se les aplica, muy cercano al límite de usura establecido y que hoy está en 33,51 por ciento efectivo anual.

En promedio, cada mes, los colombianos hicieron avances en efectivo con sus tarjetas por 1,3 billones de pesos, un monto que aumenta año a año.

Así, mientras las compras con tarjetas crecieron el año pasado a una tasa real de 11,7 por ciento, los avances lo hicieron al 14 por ciento.

“Es común que en coyunturas difíciles, cuando los bancos limitan el acceso a otro tipo de créditos, las personas y algunas empresas echen mano de los cupos que tienen habilitados en sus tarjetas para hacer avances y así cumplir con sus obligaciones, incluso, muchas veces, el pago de la misma cuota mensual de esa tarjeta para no entrar en mora”, explicó Alfredo Barragán Montaño, especialista en banca de la Universidad de los Andes.

Un reciente estudio de Credibanco indica que, en materia de compras, los mayores usos de las tarjetas se suelen presentar en los supermercados, con un crecimiento del 10 por ciento frente a las transacciones del 2015. El listado lo completan los almacenes por departamento con supermercado, aunque el año pasado registraron una leve disminución, y el sector de vestuario, donde además hubo un crecimiento de 7 por ciento el año pasado.

“Los que más aportaron al crecimiento marginal son las categorías de segmentos no tradicionales, entre los cuales están TV por suscripción, comidas rápidas y droguerías”, señala el informe.

El Superfinanciero dice que pese a que el indicador de calidad de la cartera de consumo, que incluye la de las tarjetas, está en 4,99 por ciento y que por cada 100 pesos en mora hay 137 listos para respaldar esa situación, “están muy pendientes de lo que sucede en ese frente, porque con una economía creciendo tan bajo no se puede ignorar la evolución de la cartera”.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA