Finanzas Personales

Guía práctica para cambiar la vieja nevera y ahorrar algo de dinero

Un electrodoméstico nuevo de estos baja el consumo de energía de un hogar entre el 15 y el 35 %.

Refrigerador

Tenga en cuenta que una de las condiciones para acceder al beneficio tributario es pertenecer a los estratos 1,2 y 3 y esto se demuestra con los recibos de los servicios públicos.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / ETCE

10 de mayo 2018 , 07:14 p.m.

Si usted es de los que aún conserva en su casa una nevera de más de 10 años de antigüedad y uso, llegó la hora de sustituirla por otra que le permita no solo ahorrar en consumo de energía sino también en el costo de la misma.

Solo en la compra del nuevo electrodoméstico de entrada pagará 14 por ciento menos del Impuesto al Valor Agregado (IVA) toda vez que en la reciente reforma tributaria (Decreto 2143 del 2017) quedó establecido que, quienes adquieran este tipo de artículos amigables con el medio ambiente pagarán solo un 5 por ciento de IVA.

La medida se introdujo para estimular el cambio de esos viejos electrodomésticos por otros de mayor tecnología que tengan el menor impacto posible en el medio ambiente.

Se espera que con esta iniciativa más de 1 millón de colombianos aprovechen el beneficio en los próximos cinco años, dijo Mauricio Cárdenas Santamaría, Ministro de Hacienda.

“La nevera representa cerca del 40 por ciento del consumo de energía de un hogar de estratos bajos. Una nevera nueva consume la mitad de la energía que consume un refrigerador viejo. Con la tarifa preferencial del IVA, se estimula el cambio a neveras eficientes”, indicó el funcionario.

La nevera representa cerca del 40 por ciento del consumo de energía de un hogar de estratos bajos

Los pasos

Para acogerse a dichos beneficios tenga presente los siguiente pasos:

1. Tenga en cuenta que una de las condiciones para acceder al beneficio tributario es pertenecer a los estratos 1, 2 y 3. Esta condición se prueba con los recibos de los servicios públicos, cuya dirección debe coincidir con el lugar al que se llevará el electrodoméstico nuevo.

2. Bajo ninguna circunstancia la persona se puede quedar con la nevera antigua, la cual tendrá que ser entregada una vez se adquiera la nueva.

3. El costo de la nevera nueva no debe ser superior a las 30 UVT (Unidad de Valor Tributario), es decir, unos 1’183.669 pesos (IVA incluido).

4. La nueva nevera debe estar en los rangos A, B, o C, de acuerdo con la clasificación de eficiencia energética establecidos.

El impacto

Cálculos del Ministerio de Minas y Energía, indican que el consumo de energía de los hogares que sustituyan su nevera antigua se reducirá entre 15 y 35 por ciento, teniendo en cuenta que este es el electrodoméstico que más electricidad consume en una vivienda.

Para la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), además del beneficio del IVA diferencial, el comprador verá reflejado en su factura un ahorro cercano al 27 por ciento de su consumo anual de energía eléctrica.

En el caso por ejemplo, de un hogar de estrato 3, el ahorro sería de unos 125.000 pesos anuales.

De otro lado, el proceso de sustitución de ese millón de neveras que menciona el ministro Cárdenas Santamaría, “supondría para el sector de refrigeración doméstica un incremento del 20 por ciento en la utilización de su capacidad instalada de producción nacional y un incremento proporcional de la demanda de materiales como plásticos, aceros, cartón y pintura, entre otras materias primas, lo que incrementará la mano de obra directa en 2.000 nuevos empleos y más de 10.000 indirectos”, prevé la Andi.

Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, las neveras viejas entregadas se someterán a un proceso de desmonte de sus partes, algunas de las cuales podrán ser reutilizadas.

Así, una vez la nevera usada se entrega a un agente autorizado, es llevada a las instalaciones de una empresa con licencia ambiental, especializada en el manejo de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

Allí, explica la entidad, se separan todos los materiales susceptibles de ser reciclados para convertirlos en materias primas. Se calcula que el 75 por ciento del peso de una nevera lo constituyen materiales reciclables o reincorporables a otros procesos productivos.

Los elementos no aprovechables, como gases refrigerantes, espumas de poliuretano y aceites, se extraen de manera segura y se gestionan para que no generen impactos negativos al planeta.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA