Empresas

Toshiba sacrifica sus joyas

Empresa debe hacer frente a agujero financiero debido a la quiebra de su filial de energía nuclear.

Toshiba

En los últimos años, Toshiba se ha visto superada por sus competidores más directos.

Foto:

Kimimasa Mayama / EFE

02 de mayo 2017 , 11:42 p.m.

El conglomerado prevé registrar unas pérdidas aproximadas de un billón de yenes, unos 8.300 millones de euros, en el último año fiscal, que en Japón terminó el 31 de marzo. De confirmarse, se trataría del peor resultado obtenido por un fabricante japonés.

¿Cómo ha llegado Toshiba a esta situación? Lo primero son los citados problemas de West-inghouse, que arrastra retrasos en sus proyectos de reactores nucleares en Estados Unidos.

Pero los analistas consideran que la propia compra de la empresa, realizada en el 2006 y por la cual el gigante japonés desembolsó 4.500 millones de euros, fue un error.

Toshiba se embarcó en la expansión de su división de energía atómica en un momento en que las perspectivas del negocio eran buenas, pero la crisis financiera internacional y el accidente nuclear de Fu­ kushima supusieron un mazazo para el sector (dos reactores de la central fueron construidos por el grupo, que se encarga ahora de su desmantelamiento).

“Westinghouse era el objetivo equivocado, el precio que se pagó fue excesivo, no hubo una apropiada auditoría de venta y la gestión posterior fue ineficaz”, dice Masao Hirano, profesor de la Facultad de Empresa y Finanzas de la Universidad de Waseda. Es este punto, la gobernanza ejercida por la alta dirección de la empresa japonesa es de donde surgen los mayores males de Toshiba.

En los últimos años, y con la excepción de algunas líneas de negocio como los semiconductores, la compañía se ha visto superada por sus competidores más directos. Sus responsables continuaron estableciendo objetivos de ventas y beneficios que satisfacían a los accionistas, pero eran difíciles de cumplir.
La rigidez, jerarquización y la estructura vertical tan presente en las empresas japonesas hizo el resto: las presiones derivaron en el maquillaje de cuentas de la firma durante años.

Prueba de que no se ha tratado solamente de una cuestión de algunas personas, sino de algo más arraigado, es que esas malas prácticas sucedieron, como mínimo y que se sepa, con tres consejeros delegados distintos.

Para enfrentar la crisis, anunció que escindirá sus cuatro principales áreas de negocio (infraestructura social, energía, dispositivos electrónicos y servicios de información y telecomunicaciones) en compañías distintas para ganar en flexibilidad.

Xavier Fontdeglòria
Ediciones EL PAÍS, SL 2017

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA