Empresas

Nuevas tecnologías, apuesta de empresas para transformar sus negocios

Los empresarios son más conscientes de la necesidad de adoptar estas herramientas.

Celulares

El 72 por ciento de los hogares tienen al menos un celular.

Foto:

Vanessa Martínez/ EL TIEMPO

04 de octubre 2017 , 08:07 p.m.

Pedir información a un banco por chat y encontrarse que quien le responde es una computadora y no una persona; o empezar a recibir ofertas de aerolíneas, hoteles, restaurantes y sitios turísticos o de algún producto después de haber realizado una búsqueda por internet, o, incluso, consultar al médico a través de una app y obtener información confiable al instante son solo algunas de las facilidades que la tecnología ha puesto al alcance de todos seres humanos.

En Colombia, este tipo de servicios está en pleno desarrollo gracias a empresas que les están apostando a las tecnologías emergentes –como robots, realidad aumentada, internet de las cosas, cloud computing, 3D, big data, ciberseguridad, simulación, sistemas de integración–, que forman parte de la llamada cuarta revolución industrial, pero también, a la conectividad lograda con la cobertura de internet (la señal les llega al 98 % de los municipios) y a la apropiación de dispositivos como los smart-phones (el 72 por ciento de los hogares tienen al menos uno).

Lo más común entre los colombianos es el uso del celular inteligente para transacciones bancarias
, para pedir un domicilio, para movilizarse por las vías menos congestionadas y hasta para pedir taxi.

Y si bien ha habido un avance en la adopción de las TIC y los empresarios las consideran importantes para su funcionamiento y competitividad (el 67 % de ellos así lo piensan, según la Primera Gran Encuesta Tic), tanto empresarios como gremios y Gobierno consideran que en el ámbito de las industrias falta alcanzar mucho más, y advierten que este no es un tema del futuro, sino del hoy.

Pero, además, que es imperativo que todos nuestros empresarios comprendan lo relevante que serán estas herramientas para sus negocios, porque les permiten llegar más fácil a los clientes, eliminar intermediarios e identificar nuevos mercados, y hasta comprender las decisiones de las personas al comprar.

“No importa si su empresa es de lo digital o de lo físico, no importa si usted hace páginas web o zapatos, o hace aplicaciones o pantalones, hay que digitalizarse. ¿Para qué? Para prestarle un mejor servicio a su cliente (...)” fue el llamado, hace unas semanas, del ministro TIC, David Luna, a los industriales, al referirse a la revolución de las tecnologías.

Consciente del reto que representan las tecnologías emergentes, la Asociación de Industriales de Colombia (Andi) creó hace un año la Vicepresidencia de Transformación Digital.

Lo más común entre los colombianos es el uso del celular inteligente para transacciones bancarias, para pedir un domicilio, para movilizarse por las vías menos congestionadas y hasta para pedir taxi

La encuesta entre empresarios realizada el año pasado por la Andi reveló que el 75 % de las empresas no tienen una estrategia de transformación digital. El 25 % restante, sí; y de estas, el 47 % se veían dando ese paso dentro de 5; el 28 %, dentro de 10, y el 23 %, dentro de 2.

Santiago Pinzón, quien dirige esa vicepresidencia, considera que si bien los empresarios “están asimilando la revolución de las tecnologías”, aún falta “un cambio de mentalidad”.

Pero esa transformación debe ser desde las juntas directivas. “El presidente de una organización, no importa el tamaño, debe estar convencido de que su gran competencia es no estar en un entorno digital”, dice.

Una opinión similar tiene Felipe Jaramillo, presidente de Procolombia, para quien “el uso de las TIC ya no es una opción, sino una necesidad, es decir, quien no esté en el mundo digital estará fuera del juego”.

El otro reto que tiene el país es que la apropiación de las nuevas tecnologías llegue a las medianas y pequeñas empresas. Paola Restrepo, presidenta de la Federación Colombiana de la Industria de Software y TI (Fedesoft), dice que “aún falta una apropiación masiva de la industria, especialmente en las mipymes” y que la dificultad es porque “se ve la tecnología como una barrera, no como una oportunidad”.

De acuerdo con Jorge Caldas, director del Centro de Excelencia y Apropiación en Big Data y Data Analitics, las grandes compañías son las que más han avanzado con las nuevas tecnologías, en especial de los sectores de banca, servicios financieros, seguros y comunicaciones, que claramente son aventajadas en el desarrollo de big data (análisis de grandes volúmenes de información) y analítica (obtener información de diferentes fuentes).

“El reto más importante es cómo vamos a bajar la vara del nivel para que los beneficios de la analítica también los puedan disfrutar las medianas empresas”, advierte Caldas, quien dice que la big data y la analítica son temas en los que el país está en “una fase exploratoria”.

Líderes de la revolución industrial

El ‘Informe global de tecnología de la información 2016’, presentado en el Foro Económico Mundial, ubicó a Finlandia, Suiza, Suecia, Israel, Singapur, Países Bajos y Estados Unidos a la cabeza de las naciones que más invierten en las TIC, y como los líderes de la llamada cuarta revolución industrial.

Según el informe, estas economías demuestran que la adopción de las TIC –junto con un contexto propicio, con una normativa sólida, infraestructura de calidad y un suministro constante de conocimientos, entre otros factores– pueden allanar el camino hacia unos mayores beneficios.

Además, el informe revela que Singapur es el país que tiene más conectividad.

‘Empresas que exportan tienen una ventaja’

Así como el acceso a las nuevas tecnologías les han permitido a las personas estar conectadas de manera permanente con el mundo y mejorar la calidad de vida, las compañías que logren dar el paso de lo análogo a lo digital pueden acceder a los beneficios que esas herramientas ofrecen para potenciar los negocios e incluso descubrir nuevos mercados.

Pero también para transformar el modelo de negocio, eliminar la intermediación y para analizar en poco tiempo grandes volúmenes de datos y de información, según explicó la Vicepresidencia de Transformación Digital de la Andi.

“La tecnología permite acercar la empresa al cliente, la trazabilidad del negocio, información al instante y un análisis de datos y de mercado más ágil, para entender las necesidades de consumo de los clientes. También genera nuevos espacios comerciales”, dice Jaramillo, quien asegura que las empresas exportadoras “tienen una ventaja” porque “están en constante contacto con las mecánicas del comercio global, que hoy están inmersas en la cuarta revolución”.

Paola Restrepo, por su parte, señala que “a través de las tecnologías, los estudios de mercado para ingresar a nuevos países son más efectivos y más rápidos”, y cita, por ejemplo, que las nuevas plataformas de comercio electrónico facilitan los sistemas de ventas locales y externos.

Y dentro de las empresas, la apropiación de las tecnologías se traduce –afirma– en un aumento “notable” en la rentabilidad, en el desempeño de los empleados, por la ayuda que representa en los procesos de productividad y en la medición de indicadores y, en general, en innovación.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA