Empresas

Mintransporte propone vetar para siempre en Colombia a Odebrecht

Germán Cardona dijo que "es el mínimo castigo que se puede dar a una empresa que hizo tanto daño".

Germán Cardona

Germán Cardona, ministro de Transporte.

Foto:

Abel Cárdenas

21 de julio 2018 , 10:00 p.m.

Uno de los mayores logros del gobierno Santos, en sus dos periodos, es el desarrollo de la infraestuctura vial de la nación.

Para el ministro de Transporte, Germán Cardona, “se cambió la historia de Colombia en carreteras”.

Cardona revela que deja listas, no adjudicadas, varias licitaciones de trascendencia para el próximo gobierno y pide que nunca más nuestro país vuelva a otorgar licitaciones a la firma Odebrecht a la que consideró responsable del “más grande daño que se le ha hecho a Colombia”.

Estoy satisfecho: de la mano del presidente Santos trasformamos la contratación. Impusimos la estructuración antes que la ejecución; establecimos las licitaciones sin anticipos, los pliegos tipo para evitar las corrupción, transformamos Invías, acabamos con el Inco y creamos la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), creamos dos viceministerios, el de infraestructura y el de transporte; les dimos vida a las alianzas público-privadas APP y creamos entidades tan importantes como la Agencia Nacional de Seguridad Vial y la Financiera de Desarrollo Nacional, y lo manejamos todo con absoluta transparencia”.

¿Cómo logró usted superar las ‘tentaciones’ de Odebrecht?

Odebrecht me visitó desde el primer día, fueron respetuosos, pero siempre me pidieron que les ampliara la Ruta del Sol 2, especialmente el tramo desde Puerto Berrío hasta el río Magdalena; les manifesté que no lo haría porque era concesión de tercera generación y había sido adjudicada un año antes de comenzar el gobierno del presidente Santos.

Este gobierno nunca tuvo que ver nada con el escándalo de Odebrecht: eso nació con una concesión del año 2009, con el viceministro del expresidente Uribe, el señor Gabriel García Morales

Les dije que íbamos a dar vida a las concesiones de cuarta generación, donde todos los recursos los tiene que poner el inversionista privado, o sea el concesionario. A partir de eso no volvieron a pedir nada; jamás me propusieron absolutamente nada doloso. Este gobierno nunca tuvo que ver nada con el escándalo de Odebrecht: eso nació con una concesión del año 2009, con el viceministro del expresidente Uribe, el señor Gabriel García Morales.

Él confesó, ¿no es cierto?

Claro, pero si este señor, en su momento, le hubiera dicho al ex- presidente Uribe que estos señores le estaban ofreciendo 6 millones y medio de dólares para torcer ese contrato de la Ruta del Sol número 2, estoy seguro de que el expresidente no solo lo rechaza sino que lo denuncia.

Actualmente, ¿qué pasa con Odebrecht en Colombia?

Dicen que quieren llegar a un acuerdo con el Gobierno.

¿Un acuerdo sobre...?

Que ellos quieren indemnizar y que quieren volver a contratar en Colombia, pero en los 15 días que me quedan en el Ministerio, que ni pierdan el tiempo; nos hicieron un daño tan grande, que ese debería ser el mínimo castigo.

¿No volver nunca a contratar a Odebrecht?

Le aclaro que con este gobierno no lo hicieron.

Pero digo, ¿en adelante?

Ojalá ese castigo sea para siempre. Pero eso lo decidirá el próximo gobierno.
Odebrecht también estaba comprometida con las obras del río Magdalena…
Sí, a través de una empresa que se llamaba Navelena, que también le incumplió al Estado y hubo necesidad de liquidar ese contrato. Estamos ya próximos a sacar una convocatoria para una nueva concesión.

¿Odebrecht debe indemnizar al país por el daño causado?

Sin duda. Así lo han hecho en todos los demás países afectados en el continente.

¿En qué estado se encuentra la Ruta del Sol 2?

Acogimos la solicitud de la procuraduría y del Tribunal de Cundinamarca. Ese contrato se liquidó. Odebrecht ejecutó más o menos el 50 % de la obra, bien ejecutada. Ahora, a través del Instituto Nacional de Vías haremos más o menos un 10 % adicional mediante cinco contratos de obra pública que se encuentran en proceso de adjudicación para llegar al 60 % de la obra. La ANI alista pliegos para invitar a firmas nacionales o extranjeras para terminar ese proyecto mediante una APP.

¿Lo que ya está construido tiene doble calzada?

Hay más o menos 300 kilómetros ya en doble calzada.

¿Y cuántos kilómetros tiene la obra?

550 kilómetros aproximadamente.

En resumen: la Ruta del Sol 2 queda interrumpida, pero adjudicada...

Sí, señor, a través de Invías y luego adjudicada a un nuevo concesionario.
Abrieron cinco licitaciones para la Ruta del Sol, ¿ninguna queda cerrada?
Ninguna, todas están abiertas; se cerraron los procesos, ya se presentaron los contratistas y la adjudicación la debe hacer el nuevo gobierno.

¿En qué estado se encuentra el problema de La Línea?

La Línea no es el túnel, como erróneamente lo piensa la mayoría del país. La Línea es el cruce de la cordillera Central, obra mal adjudicada en el año 2008.

¿Por qué dice usted que “mal adjudicada”?

Porque tomaron la decisión de hacerla mediante un esquema absolutamente atípico, que lo llamaron ‘llave en mano’, que es como decirles a los contratistas “presén-
tenme propuestas y el que se la gane le van a dar un 50 % de anticipo”; entonces, al señor que se ganó ese contrato le entregaron el 50 % de anticipo, el hombre recibió una cantidad de dinero, compró un montón de maquinaria que hoy es un montón de chatarra, que la tenemos arrumada allá en unos patios en el sector de La Línea y empezó a hacer las obras; y cuando llegamos al Gobierno vimos que eso no iba por buen camino y finalmente en el año 2016 se tomó la decisión de declararle la caducidad; lo cual me parece que fue perfecto, pues ese señor contratista nunca iba terminar esa obra. Hoy, los nuevos contratistas tienen 2.000 empleados en todo ese corredor, el cruce de la cordillera Central.

Pero yo he pasado por ahí, y no se ven…

No se ven porque están trabajando en el túnel principal, que tiene 8,6 kilómetros, y en más o menos 20 túneles cortos, en casi 20 o 24 viaductos que también se están construyendo y en todas las obras adicionales. Lo tienen Conconcreto y Solarte. Estamos terminando de pavimentar y revestir ese túnel para poder instalar los equipos electromecánicos y ponerlo en operación.

¿Usted ya recorrió el túnel principal?

Sí, señor. Lo he cruzado como tres veces de lado a lado. No se puede utilizar aún porque se está pavimentando y se está acabando de revestir.

¿Usted diría que el anterior contratista fue un desastre?

El contratista anterior hacía cosas tan absurdas que había un puente a la salida del túnel hacia Cajamarca por debajo del cual no podía pasar un camión grande, porque o se caía el puente o se destrozaba el camión. Hubo que demolerlo. Lo tienen que volver a hacer y lógicamente este contratista tendrá que responder.

El contratista fue Collins. ¿Un desastre?

Sí, señor, desafortunadamente así fue.

Y ahora, todo corregido, ¿cuándo deben entregar toda la obra?

A mediados del próximo año; los nuevos contratistas trabajan con eficiencia.

¿Qué va a pasar con Navelena?

Con esa firma, de Odebrecht y Gerlein, se hizo una alianza para hacer el dragado del río Magdalena, ese proyecto se adjudicó en este gobierno y, a raíz de todos los problemas, los contratistas lo abandonaron. Lamentablemente, son tan abusivos que me han informado que alistan una demanda millonaria contra el Estado dizque porque ellos tenían derecho a que les devolviéramos mucho más dinero por el incumplimiento del contrato.

El Gobierno va a hacer hasta lo imposible para demostrar que eso no es así y que ese dinero que piden no se pague

El Gobierno va a hacer hasta lo imposible para demostrar que eso no es así y que ese dinero que piden no se pague.

Y, entonces, ¿qué va a pasar con el dragado del río?

Este gobierno ya aprobó nuevos recursos al proyecto para abrir nueva licitación.

¿Abre licitación este gobierno?

No. Dejamos todo listo para que el nuevo gobierno abra esa licitación.

¿Y la vía Armenia-Buenaventura?

Esa obra tiene tres sectores que faltan por construir de doble calzada; uno es en el sector entre Calarcá y La Paila; ya existen los estudios y los diseños para poder abrir esa convocatoria y terminar la doble calzada. Hay otro tramo que va desde Buga hasta Media Canoa, con estudios y diseños listos. Y hay un tercero, que va desde Calima hasta Loboguerrero, que también falta por terminar la doble calzada.

¿Y la vía Cali-Buenaventura?

En el sector Mulaló-Loboguerrero desafortunadamente no se han podido iniciar las obras porque falta la licencia ambiental.

¿La vía Armenia- Buenaventura queda pendiente de alguna licitación?

De unas concesiones, no de obra pública, sino concesiones a través de la ANI para adjudicar cuando el gobierno entrante lo quiera hacer.

¿Y vía nueva de Cali a Buenaventura?

La vía nueva Cali-Buenaventura en el tramo que falta ya lo tiene un concesionario que es Corficolombiana.

¿Y Bogotá-Villavicencio?

Pues tenemos ahí el gran problema del puente de Chirajara. Desafortunadamente con este invierno se han presentado unos deslizamientos, pero la vía hoy es responsabilidad del concesionario Coviandes. El concesionario está trabajando intensamente para tratar de solucionar todos los problemas que hay en esa vía.

¿Qué va a pasar con el puente de Chirajara?

Es una responsabilidad 100 por ciento del concesionario. Ya demolieron la estructura por mal diseño y tengo entendido que invitaron cinco grandes firmas de ingenería, nacionales e internacionales, y están próximos a adjudicar la construcción del nuevo puente; con algo adicional que le quiero contar: la cimentación del puente que se estaba construyendo no falló, esa cimentación quedó en perfecto estado, entonces ellos pueden empezar a construir el nuevo puente de la cimentación hacia arriba y calculo que lo estarán entregando en un año y medio.

¿Bucaramanga-Barranca?

Esa es la ruta del cacao. Está marchando. Hay algunos problemas de suelos, se presentan deslizamientos, pero el concesionario estudia si hay necesidad de hacer algunas modificaciones al trazado, pero se está trabajando y está funcionando.

¿Cuántos kilómetros de doble calzada recibió usted al iniciar el gobierno?

Desde la conquista de Colombia hasta el año 2010 había un poco más de 700 kilómetros de dobles calzadas. Durante este gobierno hemos construido 1.400 nuevos kilómetros para llegar a más de 2.100 km. Y, además, estamos dejando contratados más de 900 nuevos km de doble calzada. Todo esto comprometiendo solo 2,5 % del producto interno bruto. Menos de la mitad de lo que se comprometió en los anteriores gobiernos.

Usted fue ministro de Transporte al comenzar el gobierno Santos y volvió a serlo al terminar. ¿Qué experiencia le deja su paso por ese despacho?

Que este país apenas se está empezando a desarrollar en infraestructura, o sea el legado del gobierno Santos en infraestructura quedó para la historia y por eso es que lo llamamos la revolución de la infraestructura y yo le puedo garantizar a usted que esos 100 billones de pesos, más de 33.000 millones de dólares, que se están invirtiendo hoy en infraestructura a lo largo y ancho del país cambian la historia de esta nación que antes solo tenía dos o tres autopistas y lo demás eran caminos de herradura.

Lo que se está haciendo se está haciendo bien. No le puedo decir que nosotros ya hicimos todo, pero sí que empezamos. El Foro Económico Mundial dijo que si el gobierno entrante sigue manejando esto con buen criterio y mucha responsabilidad, como lo hizo el actual, dentro de 3 años Colombia puede estar en el top de la infraestructura en América Latina.

YAMID AMAT 
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA