Empresas

Los errores que un consultor detectó en Reficar hace dos años

Entre otros menciona que el proyecto comenzó con un presupuesto extremadamente reducido.

Reficar

Otro factor clave detectado fue la mano de obra sin experiencia.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

04 de agosto 2017 , 02:31 p.m.

Mientras los organismos de control adelantan las respectivas acciones por los sobrecostos y fallas en la modernización de la refinería de Cartagena (Reficar), que comenzó con un alcance muy inferior al que tuvo, los errores se vieron desde octubre del 2015, cuando la consultora Jacobs le presentó un informe a Ecopetrol con las razones técnicas, operativas y gerenciales de dichas fallas.

Según el documento, “muchos de los problemas se originaron en la falta de recursos adecuados de gestión de proyectos durante la etapa inicial, y en la filosofía original de forzar la marcha a los planes originales a pesar de la realidad del proyecto. Así, la ampliación y modernización de Reficar tuvo múltiples inconvenientes en su desarrollo, con problemas y cambios de condiciones internas y externas.

“Las mayores fuentes de errores y fallas en proyectos a menudo se remontan a deficiencias en la definición del proyecto, cambios en el alcance, enfoque de gestión, experiencia y disciplina del personal y contratistas”, indica en su momento el documento.

“Uno de los problemas iniciales en el proyecto fue comenzarlo con un presupuesto extremadamente apretado. El contratista (Glencore) no tenía experiencia de construcción en el área de Cartagena y por lo tanto asumió una mayor productividad de la mano de obra de construcción que la que era posible alcanzar”, agrega Jacobs.

También indicó en ese entonces que muy pocos contratistas en el mundo pueden ejecutar solos y con éxito un proyecto de esta envergadura, y por ello la mayoría de estas iniciativas son ejecutadas a menudo por una combinación de contratistas.


Pero tras la renuncia de la firma Tecnip y la imposibilidad de reemplazarla “por condiciones de mercado”, Reficar se convirtió en la obra más grande del contratista Chicago Bridge and Iron (CB&I), y es probable que “algunos de sus problemas de rendimiento se relacionen con tener sus sistemas abrumados por el tamaño del proyecto”.

Otro factor clave fue la mano de obra sin experiencia, pues por el afán de cumplir el exigente cronograma se quiso imponer horarios que no eran compatibles con las costumbres de la mano de obra local.

Así, agrega que Reficar no pudo tener una política eficaz que equilibrara las necesidades del cronograma con las de la idiosincrasia de la gente de la zona, y por ello nunca se cumplieron objetivos de productividad y hubo un desafío continuo para contratar suficiente mano de obra para completar el trabajo.

Así mismo, otro aspecto determinante fue la huelga de la Unión Sindical Obrera (USO) en el 2013, que demoró aún más las obras.

Los sindicalistas, además de sabotear en la noche los trabajos que otros operarios contratados hacían de día, bloquearon el acceso a la refinería. Esto llevó a que Reficar contratara embarcaciones (no yates) para transportar por la bahía al personal que laboraba en la modernización de la planta.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA