Empresas

‘Para crecer estoy dispuesto a aliarme con mis vecinos’

Entrevista con el gerente del hotel Intercontinental Cartagena, Raúl Bustamante.

Raúl Bustamante

Raúl Bustamante, gerente del hotel Intercontinental de Cartagena.

Foto:

Cortesía: hotel Intercontinental

21 de marzo 2017 , 02:13 a.m.

La competencia que comienza a consolidarse en la industria turística de Cartagena no es, para Raúl Bustamante, gerente del hotel Intercontinental, una barrera.

El directivo considera que es una oportunidad para aprovechar el potencial que hay en segmentos como el turismo proveniente de Europa y Estados Unidos. Para ello –afirma– hay que estar dispuesto a ofrecer paquetes corporativos y a aliarse con sus competidores.

¿Cuáles son sus metas al frente del hotel de Cartagena?

Mi misión es levantarlo un par de escalones más, porque se abrió hace un año y medio, pero esto se fue haciendo en fases. Inauguré el club ejecutivo para los clientes principales, el servicio; reestructuramos la oficina de ventas y me puse un objetivo muy alto: superar el presupuesto aprobado, que espero sea mayor en 10 puntos porcentuales.

¿Es decir, llegar a qué nivel de ocupación?

El 65 por ciento. Esto es lo que usualmente debe hacer el Cartagena Hilton, pero es mi objetivo, porque acaban de abrir el Hyatt y el Estelar. Diría que estos cuatro hoteles son los que van a tener la pelea por el mercado.

¿Cuál es la oferta del Intercontinental?

Tenemos 287 habitaciones y diferentes programas. Como en Cartagena hay tantas actividades, cada ocasión hacemos un paquete a tono con ese evento y creamos una tarifa, ya que hoy no son fijas.

En el nivel internacional, la idea es traer mucho turismo de Europa

¿Qué capacidad tienen para eventos?

Tenemos un salón para unas 500 personas, y ocho salones adicionales.

¿Qué perfil de usuario y cliente buscan?

Un turista local afluente, que conozca la ciudad y esté interesado en un muy buen servicio. También, el mercado corporativo de compañías grandes, y otro que es el de grupos, que no solo ocupan habitaciones sino que consumen alimentos y bebidas. Tenemos un 75 por ciento del mercado internacional y un 25 por ciento del local.

¿Quiere recomponer la mezcla?

Sí, pero dentro de unos parámetros de tarifa. Por ejemplo, en el nivel internacional, la idea es traer mucho turismo de Europa. Los congresos y convenciones de Estados Unidos son otros segmentos; incluso, si me tengo que aliar con mis vecinos o con uno de ellos, podemos ofrecer 500 habitaciones.

¿Cómo funcionan esas alianzas?

En Puerto Rico se hizo porque el Caribe Hilton tenía 800 habitaciones y nosotros 600, y no podíamos darlas todas. Pero si venía alguien que quería 600 habitaciones, compartíamos 300 y 300. Se da la misma tarifa para el grupo; y si tiene eventos de alimentos y bebidas, se ajustan a lo que cada hotel tiene.

¿Son comunes estas alianzas?

No. Dependen de quien lo origina y de la relación con los que reciben.

¿Cuál es el mayor reto en Cartagena?

Cartagena está entre los 10 y 15 primeros destinos turísticos del mundo. El desafío es la vía de Crespo hasta el Laguito. Hay proyectos ambiciosos que, si no se pueden hacer, implican hacerle dragado al mar.

¿El mercado está saturado?

No. Hay espacio para crecer en muchas fechas, porque en algunas ya no cabe el turismo. El otro reto es el de las playas, al ser uno de los atractivos de Cartagena. Tenemos que respetar el espacio.

¿Cuál es el mayor escollo en estas metas?

Diría que los retos siempre son cosas que no manejamos, porque es una industria muy frágil y sensible a temas macroeconómicos y geopolíticos. Un tema de tasas de cambio afecta, pero sí ayuda la devaluación, que al ser excesiva no le ayuda al país pero hace más barato el producto.

¿Hay conectividad con los otros hoteles de la marca para un cliente?

Siempre la hay, con programas de lealtad, y estos clientes buscan el hotel donde puedan tener más puntos y aumentar su bolsa, porque le permiten utilizar los hoteles en cualquier parte, a un menor precio.

¿Qué riesgo real tienen las plataformas como Airbnb para el sector?

Es algo que no está regulado. Es un intangible que está debajo de la mesa pero que carcome el ingreso de los Estados regulados en el mundo. Tengo dos o tres vecinos que son otro hotel, pero operan en manadas de a uno. En Puerto Rico hay una persona con 300 apartamentos para alquilar de Airbnb. Esto es otro hotel, y como él debe haber tres o cuatro que deben tener lo mismo.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA