Deportes

Yulieski Gurriel casi deserta en Cartagena 2006

La historia desconocida del cubano que se tituló campeón con Astros de Houston en la Serie Mundial.

Yuli Gurriel

Yuli Gurriel

Foto:

AFP

04 de noviembre 2017 , 09:18 p.m.

Once años atrás, Yulieski Gurriel, la joya del béisbol cubano que el miércoles pasado contribuyó a que Astros de Houston alcanzara el primer anillo en una Serie Mundial, estuvo a punto de desertar en Cartagena, durante el desarrollo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2006.

Detrás de él, según la información que este periodista de EL TIEMPO supo en el cubrimiento de esas justas, había intermediarios extranjeros que aseguraban que el equipo de Grandes Ligas de Nueva York, Yankees, ofrecía 40 millones de dólares por su firma.

El segunda base y considerado mejor pelotero aficionado del mundo, entonces con 21 años, aceptó las conversaciones, pero exigió que, debido a las extremas medidas de seguridad en su delegación, el contacto fuera con personas diferentes para evitar cualquier sospecha.

“Nunca dos veces con la misma persona. En el equipo se hace inteligencia”, dijo el jugador.

La primera persona en contactarlo, luego del debut del Dream Team de los Juegos --como cabeza del Grupo B, en Turbaco (Bolívar), el 16 de julio de ese 2006--, fue un puertorriqueño vinculado al deporte.

El hijo de Lourdes, legendaria figura del seleccionado de su país, le solicitó que debía indicarle de inmediato quien era la segunda persona. Como el puertorriqueño no tenía a nadie de confianza, optó por entregar el nombre de un amigo suyo colombiano, también vinculado al deporte.

El problema era que ese colombiano carecía de credencial para ingresar a los escenarios y a la Villa Olímpica. La delegación de Cuba ocupaba el gran edificio ubicado a la orilla del campo de fútbol de la Base Naval, a la entrada del barrio Bocagrande.

Utilizando su influencia con la organización, ese colombiano consiguió una credencial de libre acceso a todo y contactó al integrante del seleccionado cubano que ese año había ocupado el segundo lugar en la edición inicial del Clásico Mundial de Béisbol.

Le entregó mil dólares y un celular con un número de una mujer que él debía llamar una vez estuviera afuera. Era la esposa del segundo contacto, también colombiana. Se escogió a ella por si sospechaban o descubrían el plan. La coartada era perfecta: el número telefónico de una novia.

El plan era llevarlo en carro de Cartagena a Barranquilla y después trasladarlo al exterior, como ocurrió luego del contacto que en esos mismos Juegos hizo el promotor de Miami, Tony González, con tres boxeadores cubanos: Yulieski Gamboa (el único en llegar a campeón mundial y vencedor del colombiano Darley Pérez), Yan Bartelemí y Odlanier Solís, quienes finalmente en enero de 2007 se fugaron en Venezuela, llegaron a Barranquilla y sus derechos deportivos fueron adquiridos en un millón de dólares cada uno por la empresa alemana Arena Box.

En unos Centroamericanos y del Caribe, afectados por la lluvia, Cuba, con jonrón y doblete de Gurriel, venció en la final a República Dominicana, por 7 carreras a una. Antes del juego, en el estadio Once de Noviembre, el contacto colombiano se acercó a un compatriota periodista y le explicó la situación, ofreciendo un dinero para que le dijera a Gurriel que podía llamar, pero el comunicador se negó a involucrarse a la operación.

Otro periodista panameño, enterado de la situación, pero no autorizado para contactarlo, le hizo un comentario al pelotero y remató con una pregunta: “¿estás listo?”.

La estrella cubana desapareció horas después de Cartagena. En el último viaje que este periodista hizo a Managua, en octubre de 2014, se enteró que esa tarde beisbolistas nicaragüenses, ubicados en un edificio de la Villa, justo frente al de Cuba, dijeron que Yulieski se había fugado, información confirmada por otros atletas cubanos. Un helicóptero sobrevoló la Base Naval, y peloteros cubanos dijeron a amigos 'nicas' que se había habilitado un fuerte dispositivo de seguridad.

La selección de béisbol de Cuba regresó sin Gurriel. El pelotero apareció en La Habana dos días más tarde, el 28 de julio, negando las autoridades cubanas que hubiera desertado él y el también pelotero Eduardo Paret.

Con el paso del tiempo, se supo que Gurriel palideció con aquella pregunta del periodista panameño y le dio temor. A su regreso dijo que se había quedado de farra en Cartagena con una novia.

Los contactos de hace 11 años en Cartagena dejaron de ganarse cuatro millones de dólares, cifra inferior a la que seguramente por Yulieski y su hermano menor Lourdes --también integrante de la selección isleña-- recibieron quienes colaboraron con sus fugas en República Dominicana, durante la participación de Cuba en la Serie del Caribe, el 8 de febrero de 2016.

Yulieski firmó cinco meses más tarde por cinco años y 47,5 millones de dólares con los Astros de Houston y el miércoles pasado, con gran aporte suyo, festejó el primer título de esa franquicia en Serie Mundial de béisbol a expensas de los Dodgers de Los Ángeles.


Estewil Quesada Fernández
Editor general ADN
Barranquilla
En twitter: @EstewilQ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA