Tenis

Giraldo cumple en 5 sets y Colombia empata 1-1 con Croacia en la Davis

Venció a Franko Skugor 6-4, 4-6, 5-7, 6-4, 6-1, en largo juego de 3 horas y 49 minutos.

Copa Davis

Santiago Giraldo venció a Franko Skugor en 3 horas y 49 minutos, en La Santamaría.

Foto:

EFE

15 de septiembre 2017 , 05:50 p.m.

Nadie dijo que ganar en tres sets o cinco sets marcaba una diferencia, lo importante era llevarse el triunfo. Y así fue como Santiago Giraldo le da un poco de esperanza a Colombia de ganarle el cupo al Grupo Mundial de la Copa Davis, tras vencer en el segundo partido de la serie a Franko Skugor 6-4, 4-6, 5-7, 6-4, 6-1.

Con la presión al máximo y la importante misión de no perder, Giraldo, raqueta número uno de Colombia, saltó a la cancha de la Plaza la Santamaría a estar con sus cinco sentidos bien puestos y con la cabeza bien aterrizada para vencer a Skugor, el doblista que se vio obligado a jugar este partido de sencillos para Croacia, y poner el empate 1-1 en la serie.

El tenista pereirano tuvo un primer set muy inteligente. Manejó el timing para atacar la bola en el momento preciso y poner en aprietas al croata. Nunca se vio mal acomodado con los saques de su rival y los errores que cometió fueron a causa de malas devoluciones y posicionamiento de la raqueta.

Fue así como quebró para ponerse 3-1 arriba y desde ahí manejar el partido sin presiones. Skugor intentaba poner a su drive algo de slice para complicar las devoluciones de Giraldo, pero el colombiano estaba metido en su partido. Decidía ponerlo a jugar contra el fondo de la cancha y bien a las esquinas y así él definir desde la red.

Además, su primer servicio fue muy destacado. Tuvo un 90 por ciento de efectividad en los puntos ganadores con el primer saque contra un 73 por ciento del croata. Además no tuvo una gran cantidad de errores no forzados. Eso sí, el lunar de Giraldo fue no cerrar el set cuando estaba 5-3 y una triple oportunidad de quiebra. Salvo eso, se impuso 6-4.

El segundo set fue una guerra de poder a poder. Los dos tenistas sacaron sus mejores armas. La variedad en el primer servicio comenzó a predominar. Ambos le metían mucha potencia y los cambiaban a las esquinas. Sorprendían y se mantenían. No se dejaban quebrar, porque sabían que de hacerlo les podían pasar por encima.

Giraldo tenía opciones claras. Skugor no era capaz de responder cada vez que las bolas se las tiraban abiertas. Sufría para llegar, pero el colombiano no aprovechó esas circunstancias que su oponente le brindaba.

Sin embargo en un claro punto de quiebre, Giraldo falló cuando no lo podía hacer. Sacaba 5-4 y tuvo tres devoluciones planas, al centro de la cancha, con poca fuerza. Skugor solo tuvo que aprovechar ese banquete que le había dejado servido su rival sobre la mesa para contraatacar. El colombiano perdió 6-4 el segundo set y los murmullos en la Plaza la Santamaría comenzaban.

El partido era una montaña rusa. Quebraba uno y recuperaba el otro. No eran capaces de mantener el juego y los nervios ya aparecían. Ahí fue cuando Giraldo aprovechó su experiencia para irse de largo. Le ganaba el saque a Skugor y mantenía el suyo para comenzar a perfilarse como el ganador del set.

Pero las cosas no fueron así. Sacando 5-4 y con todo para volverse a ir arriba en el marcador, Giraldo se llenó de miedo y algo en su cabeza hizo un cortocircuito que contagió a todo su cuerpo y movimientos. Dejó pasar la oportunidad y Skugor metió sendos drives abiertos a mitad de la cancha en los que el colombiano se quedó sembrado.

Aquel que deja sus tareas a medias siempre va a tener una mala calificación futura y todo se le cobrara. Y así fue. Giraldo no tuvo ninguna de la jerarquía de la que se había exaltado toda esta semana y terminó sucumbiendo ante la arremetida de un Skugor, que no dejó de aprovechar todos los errores del colombiano. 7-5 perdió el tercer set y el momento era más que delicado.

El cuarto set, el más delicado de todos pasó muy rápido. Giraldo demostró más consistencia y su revés mejoró para poner bolas más a las esquinas. Skugor comenzó a sentir la altura y su capacidad física se fue acabando. Eso sí, el colombiano cometía algunos errores que lo llevaban a salirse del partido en algunos momentos del encuentro.

Al igual que sucedió en la tercera manga, Giraldo tenía la responsabilidad de cerrar el set con su saque y un 5-4 a su
favor. En esta oportunidad no falló. Aprovechó que el croata no pudo encontrar ese servicio potente, que siempre encontraba gran eficacia. Así ganó 6-4 y el quinto set definía todo.

Con todo el apoyo de los aficionador y un Skugor totalmente desgastado. El tenista colombiano se fue con toda la agresividad posible. El croata fallaba en su primer saque y siempre Giraldo anticipó su segundo servicio. El golpe moral se estaba asentando. Rápidamente se puso 3-0 arriba y la ilusión crecía.

El desgaste se fue incrementando en el croata que venía como Giraldo se llevaba los puntos con mucha facilidad. Skugor intentaba a punta de fuerza rematar, pero la bola se le iba a cualquier lado. El final estaba al caer.

Giraldo ya tenía todo para ganar y el grito de gloria finalmente se dio con un poderoso drive a la esquina tan grande como la ilusión que mantiene Colombia por clasificar al Grupo Mundial de la Copa Davis.

FELIPE VILLAMIZAR M.
felvil@eltiempo.com
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @felipevilla4

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA